Por Priscila González Badilla En mi generación crecimos viendo sus cabeceos al arco, haciendo dupla con Marcelo Salas, sufriendo la decepción de la selección del Pelao Acosta, alegrándonos…