Música y feminismo en el 2014 ¿se nos rodó la tuerca?

La idea de mostrarse como un objeto sexual y llevarlo al plano de lo empoderador (ya da pudor usar esa palabra) es un arma de doble filo. La cultura pop nos entrega ejemplos día a día desde hace décadas. Lo que en un comienzo -debido a su contexto- pudo haberse visto como un despate o interpretarse como un avance, ya no lo es ¿por qué? Porque las pequeñas luchas se validan también en sus tiempos. Un ejemplo ¿sería Cecilia en el 2014 un símbolo de la libertad sexual con el mismo comportamiento?

¿Por qué Madonna fue y es calificada como parte de un tipo de mujer empoderada por usar su cuerpo? Claro, ha sido y es su decisión hacerlo de esa forma pero ¿a quiénes les sirve? ¿Existe alguna diferencia entre haberlo hecho en los ochenta y hacerlo hoy?

Su carrera, por muchos años ha servido en la construcción de una industria, que tiene como base a la imagen de la mujer igualado a un pedazo de carne, con características que han variado década a década, por supuesto. Siguiendo esta lógica, muchos podrían pensar que, apuntar al uso del cuerpo como un recurso de venta, es dar un giro ciego en 360 grados, con la apropiación obscena, además, de símbolos del ghetto homosexual de los ochentas.

¿Es feminista Miley Cyrus cuando canta con Robin Thicke ‘Blurred Lines’? Una canción que muchos consideran una apología al date rape. ¿Es feminismo este video de Rihanna? En él se la ve haciendo lo mismo que todos los raperos hacen desde hace por lo menos 20 años en sus videos de música ¿Será que en eso de buscar llegar a lo mismo que los hombres, se rodó la tuerca y ya no importó siquiera evaluar antes lo que se quería alcanzar? Si un video de rap es misógino, cuando lo hace una mujer ¿se convierte en señal de protesta?

miley-cyrus-goes-completely-topless-in-controversial-naked-photoshoot-05

¿Beyoncé es feminista? Por supuesto que sí. Es una feminista desde su esfera de lujo, de pocas carencias respecto al sistema y en una posición tremendamente privilegiada. Es tan feminista como Simonetti es activista de las minorías sexuales. El problema que existe en esta cuarta ola del feminismo es lo que puede terminar de matarlo. La segmentación de audiencias reinante, es igual de grande, diversa y cada vez más específica, tal como los tipos de feminismos que están apareciendo y peleando entre sí.

Al igual que las empresas tienen incluido dentro de su presupuesto anual un porcentaje de pérdidas, el capitalismo guarda un rincón para aquellos grupos que se afirman en su contra o que critican el orden establecido. Esto no es algo que desconozcamos. Al ser el capitalismo el sistema que sustenta al patriarcado y, por lo tanto, al machismo, el feminismo tiene su lugar para ser expresado sin alterar el orden y funcionamiento del mundo en el que vivimos.

No sirve de nada -bajo este contexto- tener nociones sobre lo negativo si no se sabe cómo atacarlo. El sistema aprendió a vivir con los feministas, les dio su espacio y sus exigencias son tan oídas como a esa hormiga que te pide que no la quemes con una lupa. Bajo esa lógica ¿sigue siendo efectivo usar el cuerpo para hacer algún tipo de declaración? ¿no se habrá normalizado y -al igual que las noticias de guerra- es una imagen neutralizada que está al servicio del poder sin otro tipo de valor?

View Comments (4)

Leave a Reply

Your email address will not be published.