Desde los bordes, al costado de las luces del reconocimiento y de la tinta, por lo general, despistada de los escribas de la prensa, y desde el centro mismo de la metropolis rioplatense, un grupo de entusiastas melómanos decidieron hace ya unos años hacer el salto de simples apasionados de la música mas recóndita y novedosa que llegaba a sus oídos para pasar a ser activos participes de una escena musical pesada, muchas veces acusada de endogámica y carente de renovación. A modo de homenaje al escritor Howard Lovecraft, decidieron bautizarse como uno de sus relatos mas emblemáticos: Zann’s Music.

La constancia a través de los años, primero mediante de su sitio web -que funciona no sólo como palanca comunicativa de sus diversos proyectos sino también, como plataforma de divulgación de sus gustos, reseñando o haciendo rankings, y luego a través de sus ediciones en cd-r- les posibilitó ganarse un lugar, pequeño pero firme, dentro de la música local, y que merece con creces un reconocimiento mucho mayor del que tienen.

Carla, Manuel y Fernando son las turbinas que impulsan Zann’s Music en Buenos Aires y explican las diversas aristas que posibilitan descifrar el secreto mejor guardado de la música argentina.

Zann’s Music, Música y Política

Manuel: La relación de Zann’s con la política se resume en nuestro pequeño “manifiesto” (énfasis en las comillas):

We believe in free music
We believe in free distribution
We believe in free access
We believe in free information
We believe

We also believe in the coming of Mighty Cthulhu

Mi relación con la política en particular es una muy sencilla: tengo una visión en particular de cómo debería ser el mundo, que no coincide con lo que es en la actualidad.

Para mí la música y el arte deben ser gratuitos y disponibles a todos lo que deseen tener contacto con él. Es por eso que una de las frases de nuestro, digamos, “manifiesto” es “we believe in free music”. Esto no significa que debamos tener un monstruo mediático disponible para la difusión masiva de nuestra música, ya que esto sería desviar el concepto hacia otras prácticas mediáticas con las que no estoy de acuerdo. Esto implica un compromiso entre dos conceptos que no son compatibles: la difusión masiva y la libertad de información. El punto de equilibrio que hemos encontrado entre estos dos conceptos ha sido el uso de servicios online gratuitos o que sean financiados por donaciones y el uso de CDr’s como formato físico preferentemente. Aclaro que a todos nos pasa, como buenos descendientes de los 80’s y 90’s nos encanta el fetiche del formato físico.

Y obviamente respeto la decisión de las bandas de abordar la edición en el formato que prefieran, dentro de ciertas condiciones, obviamente, siendo la principal evitar toda relación con SADAIC (Sociedad Argentina de Autores y Compositores), en lo posible.

Otras cuestiones políticas también son pregonadas en Zann’s pero ya son más particulares de cada artista: la guerra, los géneros, la religión, etc. Es cierto que hay ciertas ideas políticas con las que no transaríamos, obviamente, pero siempre basados en el principio de libertad enunciado al comienzo de esta respuesta.

Fernando: Creo que por un lado están las ideas y por el otro las acciones políticas. En el caso de Zann, me parece que las acciones políticas pasan por no generar ningún tipo de plusvalía con nuestras ediciones, tanto las digitales como las físicas. Tal vez sea necesario aclarar que llegamos a esa forma de manejarnos a partir de ideas más bien cercanas al anarquismo y afines, lo cual, desde ya, no nos exime de contradicciones, errores, omisiones y hasta cierta peligrosa ingenuidad.

Zann’s Music y su lugar en la escena local

zan3

Manuel: Una de las cualidades que destacan a Zann’s, aparte de las mencionadas en la pregunta anterior, es la relación establecida con las bandas con las que trabajamos: en general no tenemos un género al que el sello se dedique, sino que le damos prioridad al contacto con las bandas. Lo único que le pido a las bandas con las que compartimos nuestro tiempo y proyecto es que tengan alguna afinidad con nuestro concepto de libertad musical, es la única condición que tengo. Esto no es una condición muy restrictiva, como demuestran los 164 discos que hemos editado, los 2 DVDs, 3 soundtracks, exposiciones, shows, etc. Es más, me impresiona y alegra mucho ver que hay una gran cantidad de sellos, comunidades musicales, cooperativas, ciclos musicales y audiovisuales, emisoras de radio, espacios culturales, diseñadores gráficos, etc. que tienen una visión de la música muy parecida a la nuestra.

En mi caso particular es importante no encasillarme en un género o grupo social, no quiero ser parte de la movida stoner, ni la hardcore, ni la punk, ni la sludge, ni la metalera, ni la psicodélica, ni la noise-experimental-drone, ni la indie, ni la electrónica, o la industrial (bueno esta en particular nunca existió en Argentina), me importan poco y nada todas esas etiquetas.

Me gusta la música, todos esos géneros me encantan, pero las escenas no son lo mío. Espero que nunca lo sean. Así es que la relación que ha tenido Zann’s con el resto de la escena ha sido una abierta (aunque suene contradictorio, si lo pensás bien no lo es), al menos desde mi lado, y eso se refleja en los discos, eventos, y la gente en general con la que compartimos proyectos y actividades.

Fer: Nunca me termina de quedar del todo claro este asunto de las escenas. Por ejemplo, Manuel describe que las bandas que trabajan con Zann son amigas o gente más o menos cercana y yo me pregunto: ¿eso no constituye una escena en sí misma? O sea, muchas veces se escuchan críticas a determinadas escenas diciendo que se manejan en base a amiguismo y no por la calidad de la música (cómo si alguien pudiera determinar de manera inequívoca tal cosa) en sí misma.

A lo que voy es que creo que es inevitable hacer cierto recorte con el criterio que cada uno elija pero hay que tener presente que dicho recorte puede ser tranquilamente considerado una escena en sí misma. Porque, si bien es cierto que en Zann hemos editado discos de diversos estilos musicales, suele haber una fuerte mayoría de música ligada a sonidos extremos, por así llamarlos, y cierta experimentación, si se quiere. O, por ejemplo, si alguien ve el line-up de lo que será el próximo Zann Fest (Randolph Carter Caught On Tape, Asilo, El Caos Reptante, Bhutan, Hemisferia y Gran Cuervo), tranquilamente podría pensar que Zann está dentro de una escena Sludge/Drone/Doom/Stoner, nos guste o no a nosotros.

Zann’s Music y las nuevas formas de circulación y comercialización de la música

z2

Manuel: Creo que se desprende de lo que he dicho más arriba que no tenemos intenciones de hacer dinero. Es más ni siquiera aspiro a cubrir los gastos. Mi política al momento de editar un disco es simple: si me gusta y si conozco a los involucrados y me parecen buenas personas, entonces lo hacemos.

Paradójicamente, el recurso que más escasea en mi caso es el tiempo. Todos somos gente que trabaja, como es de esperarse, esto no se autosustenta sino no es a través de la inversión de nuestra energía, tiempo y dinero.

Esto me lleva al punto de la pregunta: los medios que usamos para la difusión de la música son los gratuitos, tratamos de evitar el uso de los recursos de las bandas o de otras personas en general, y cuando no se puede pues hasta ahí llegamos. Toda recolección de dinero va para las bandas o para cubrir gastos de equipos, micrófonos, consolas para las grabaciones etc.

Si se fijan en nuestro sitio web, todas las descargas son gratuitas y los links a descargas de otras bandas que sean pagos, están manejados por las bandas mismas. Hemos hecho merchandising, pero al igual que las ediciones físicas, son una herramienta de difusión más, las terminamos vendiendo al costo. Mientras pueda mantener esta metodología lo seguiré haciendo, cuando no pueda más, pues se acabará.
En general creo que los tres coincidimos en lo mismo: si nos genera angustia y estrés, entonces no lo hacemos.

Fer: Zann puede no existir y eso no sería (más allá de cierto sentimentalismo) un problema en absoluto. La música va a seguir existiendo, con o sin nosotros.

Zann’s Music y el futuro

Manuel: Proyectos futuros en proceso incluyen las ediciones de los discos de Desidia, Miasma, Uroboros, tres splits de Asilo que están en carpeta (con Desidia, Uroboros y Altar), The Lists, El Rancho  y el DVD del recital de Nadja, Stilte-Bhutan Big Band y Dronevil registrado en Diciembre del 2013.
Estamos armando la segunda edición del festival Zann’s Music para el 10 de Octubre de este año en el Espacio Cultural Casa Rodante, en el que van a participar Asilo, Bhutan, Hemisferia, Gran Cuervo, El Caos Reptante, Randolph Carter y Cheating Spouses Caught on Tape.
Vamos a seguir participando en los ciclos Blackdope, Ascendentes del Plano Blanco, Venado, Jock Horror Nights, etc.

Fer: Más discos de Cheating Spouses Caught On Tape, proyectos musicales nuevos (todavía demasiado verdes como para andar haciendo autobombo) y que Manuel invente de una buena vez la máquina teletransportadora.

 +

Links:

Sitio Oficial
Bandcamp
Bandas de Zann’s Music
Descargas de todos los discos de ZM
Festival Zann’s Music, Vol. 2

Zann’s Music for rookies:

Para un neofito que quiera conocer el trabajo de Zann’s Music, internarse por los 164 discos editados hasta ahora puede llegar a resultar trabajoso. He aquí algunos de los discos que me parecen más interesantes editados por ZM:

Varios – ZM 100
Nada mejor para una primera aproximación a una banda, sello, estilo que una buena compilación, bien curada y abarcativa. ZM100 fue una autocelebracion por las 100 ediciones del sello: Un cd doble, presentado en una bonita caja de madera, con temas inéditos, y rarezas de la mayoría de las bandas de sello.

Author

Helena es argentina, tiene el pelo más bonito que hayamos visto y una banda que se llama Los Galgos. En Twitter @losgalgos