Esta semana Gemma nos cuenta cómo hacer un bálsamo labial en la casa de una manera muy simple y con ingredientes naturales. Para esto, necesitas:

cera

– Cera de abejas (la puedes comprar en herboristerías y tiendas de productos naturales).

– Aceite de oliva (puedes usar aceite de coco del que es sólido a temperatura ambiente).

– Aceite esencial de lavanda (NO sirven los aceites corporales). Puedes cambiarlo por otro aceite esencial como el de menta, el de limón o el de árbol de té. A tu gusto.

– Botes de plástico con tapa.

Opcionalmente podemos usar también cacao, canela, miel o especias para darle olor y sabor a nuestro bálsamo. Hay que tener en cuenta que cualquier alimento que añadamos, hará que se reduzca el tiempo de vida útil del mismo.

Paso a paso

Ralla o corta en trozos pequeños la cera de abejas y ponla en un recipiente de cristal que introduciremos dentro de una olla con agua (a baño maría). Lo ponemos a calentar con el fuego al mínimo. Es importante que el fuego esté lo más bajo posible, aunque tardará un poquito más en derretirse.

1
Cuando esté derretido, añade el aceite. Usa tres partes de aceite por cada parte de cera. Lo mejor es ir viendo la textura de nuestro bálsamo sobre la marcha e ir ajustando las cantidades. A más cantidad de aceite, obtendremos un bálsamo labial más blando. Remueve de vez en cuando la mezcla y deja enfriar una pequeña cantidad en una cuchara para comprobar la textura (con el dedo, como si fueras a usar el bálsamo que hay en la cuchara).

Una vez que esté a tu gusto, apaga el fuego y añade el aceite esencial. Echa unas cuantas gotas y huele la mezcla. Ajusta a tu gusto. Para el bálsamo de lavanda usé 10 gotas de aceite esencial. Los aceites esenciales se añaden al final para que no se degraden con el calor.

2
Rápidamente, vierte el contenido en los botes de plástico (antes de usarlos por primera vez, hiérvelos en agua para desinfectarlos).

Como a mi me quedó bastante cantidad de bálsamo, rellené los botes hasta arriba, jajaja.

Dejamos enfriar como mínimo 20 minutos antes de manipular los botes. Antes de usarlos es mejor dejar enfriar toda una noche.

3
Ya tenemos el bálsamo listo y solo nos queda decorar los botes. Limpia los botes con alcohol antes de decorarlos para retirar cualquier resto de mezcla que se haya derramado.

Decoré mis botes con washi tape de diferentes diseños 🙂

4
Estos bálsamos labiales son para usarlos. Vamos, que no se pueden guardar durante meses. Si quieres mantenerlos por más tiempo, añade unas gotas de aceite de árbol de té (antibacterias) y de aceite de Vitamina E (conservante). Si quieres darle algo de color a tu bálsamo, añade un trocito de tu labial favorito a la mezcla de cera y aceite.

Y si te ha sobrado mezcla, ¡no la tires! Espera a que se endurezca y úsala como una barrita hidratante para la piel, verás qué bien funciona.

Author

Wasel Wasel es el blog de Gemma, una tejedora compulsiva. En su web, además de lindos tutoriales es posible participar de sus talleres de manualidades.