Now Reading
Psicóticas Inseguras: “Ser adulto es como un juego malo”

Psicóticas Inseguras: “Ser adulto es como un juego malo”

psicóticas inseguras

Hoy viernes 7 de agosto a las 21:00 vuelve Psicóticas Inseguras, webserie estrenada el año 2016 que relata la historia de Javiera y Pamela, dos mejores amigas que no han tenido suerte en su vida después de la universidad.

Psicóticas Inseguras logró en su primera temporada más de un millón de reproducciones en su canal de YouTube y se posicionó como una serie que definió e hizo sentir identificados a un grupo etario que en Chile no se sentía representado en la ficción. Y vaya que hay razón: estudiar una carrera, buscar trabajo y fracasar, intentar tener relaciones estables y sanas no es fácil. Entrar a la adultez -en un mundo que no nos prepara para ello de ninguna forma- sin duda es un paso donde las posibilidades de fallar son altísimas.

Nos encanta Psicóticas Inseguras y es por eso que, además de hacer una selección de nuestros videos favoritos, entrevistamos a Pamela Barboza y Javiera Pinto en la previa del lanzamiento de la segunda temporada, que podrás ver a través de su canal de YouTube.

-En la primera temporada hablan de cómo intentan hacerse un espacio en el mundo laboral después de terminar la universidad, de empezar a ser adulto, pero ¿Cuáles son las peleas que dan las protagonistas en la segunda temporada?

Javiera: Yo creo que en la primera estás tanteando un poco recién, desde algo previo, la adultez. La Pame vive con sus papás y yo, bueno, no se sabe dónde vivo. Ninguna tiene un trabajo, estamos recién empezando a construir eso. Pero la segunda temporada parte queriendo irnos a vivir juntas. Entonces los problemas son medios burocráticos, del sistema. Si ninguna tiene contrato, porque la Pame trabaja en un café y la Javi boleteando, clásico, y súper explotada ¿Cómo compruebas tus ingresos? ¿Cómo haces que las dos hueás sumen para poder irte a vivir con esta persona? Siempre te gana la pareja heteronormada que tiene una guagua, el concepto de familia, en esa puja. Y de ahí en adelante las discusiones son más que nada por parte de mi personaje, quiere lograr vivir de lo que se supone que quiere hacer en la vida, muy motivada por sus pasiones, que para los “artistas” (porque ella se considera una artista, no sé) es pelúo, y hay que ser súper constante. Y por el lado de la Pame es de tener un trabajo nomás, estabilidad en un trabajo o una relación, entonces son visiones de la adultez súper distintas, y van fracasando las dos, porque en el fondo ninguna se hace cargo de lo que quiere de verdad, las dos se están mintiendo a sí mismas.

Pame: Yo pensaba ¿Y qué más voy a decir? (risas). Es eso. Las distintas concepciones de adultez que tiene cada una, el cómo la están llevando. Las dos creen que están haciendo lo que es mejor para ellas, lo que creen querer, pero igual hay que ir balanceando distintas cosas, lo que quieres pero también la realidad en la que estás sumergida. Si vives en este sistema, no puedes vivir de lo que quieres hacer, entonces es como, ya ¿Y qué pesa más? ¿Adaptarte al sistema o los sueños?

-Es una tensión constante entre lo que quieres hacer y lo que puedes hacer, en el fondo. Pero ellas no saben lo que realmente quieren, que igual es algo muy de nuestra generación.

J: Yo creo que ambas tienen ideas medias cerradas de lo que quieren ¿Qué opinai de tu personaje, Pame? Yo tengo una percepción de cómo lo ve el mío.

P: Ligándolo a la primera temporada, al final se entiende que no se sabe lo que quieren, pero filo, están juntas en esto y están recién entrando a la adultez. Siento que ahora no hay tampoco un paso tan grande, todavía no se plantean bien qué es lo que quieren por las posibilidades que les ha dado la vida, no se han planteado el deseo propio, es más como “¿Qué es lo que puedo hacer? Tengo esto y sé que tengo que producir o necesito esa estabilidad para estar tranquila, pero no es lo que me hace feliz”. Pero ya siento que la felicidad pasó a muy tercer plano. Da lo mismo ser feliz haciendo lo que quieres mientras puedas sobrevivir, aunque suene como “ah, no es supervivencia” y de la pobreza. No es eso. Es como estar funcionando, no sé.

J: Sacándolo de la serie, y pensando en cuando una recién empieza a trabajar y a hacerse cargo de sí misma y te vas a vivir con amigos, es esa falsa sensación de “lo estoy logrando” y te empodera saberte dueña de tu autonomía. Pero después cuando te das cuenta “Ah, chucha, esto era, voy a seguir trabajando en esta hueá, no tengo tiempo para nada, trabajo en horario de oficina”. Una tiene una idea de la adultez de: “Cuando viva sola, voy a hacer lo que yo quiera, voy a trabajar en lo que yo quiera, voy a arrendar un departamento, voy a comer lo que quiera, voy a salir en la noche”. Un montón de cosas. Pero una idealiza esa adultez porque cuando llegas ahí y ya estás autónoma, te estai arrendando el depa y toda la hueá, no tienes tiempo, porque estás en un trabajo que te consume todo el día, el tiempo que tienes libre te tienes que hacer cargo de ti misma, lavar la ropa, y hacer cosas que no eran las que estabas pensando. Y empieza a decaer eso que uno miraba y enaltecía cuando era chica de “oh, cuando sea grande”. Es deprimente, yo siento que ser adulto es como un juego malo. Es como un disfraz que te queda grande y que lo tenís arrugado y no lo podís planchar.

P: Claro, eso es lo que pasa cuando tienes un trabajo que te consume todo el tiempo, pero si no tienes un trabajo que te consume todo el tiempo, no tienes las ganas de hacer las cosas que quieres hacer porque estás deprimida. La idea de ser adultos de nuestra generación es distinta a la que vivieron nuestros padres o quizás nuestro círculo. Porque obviamente sí hay gente que trabaja y tiene hijos y tiene nuestra edad. Pero no se condice como con lo que el sistema te dice que tienes que hacer para ser adulta. Como lo de ponerte trabas para arrendar, eso igual es más ad hoc a un sistema de ti con un trabajo estable, una familia. Entonces tu idea de adultez no concuerda ni con la del sistema ni con la que tú quieres porque siempre te hace creer o tú te haces creer que estás perdiendo, o como que no llegas. Como que algo falta.

psicóticas inseguras

-Yendo a esa parte del tema de la adultez, ustedes se han ganado un espacio en un público particular ¿Les gustaría llegar a otro tipo de personas? ¿Qué opinan de que tenga tanto arrastre? 

J: Creo que la razón por la que empezamos la serie de alguna manera era contar nuestras experiencias que no las estábamos viendo en ninguna otra ficción nacional y con ello conectar con gente que se sintiera representada, queríamos identificar a gente como nosotras que estuviera viviendo este tipo de cosas y que no se viera identificada reflejada en la tele o en la ficción. Entonces en ese sentido es bacán saber que sí existe esa comunidad por decirlo de alguna manera, esa gente a la que le llega el contenido y eso también genera la sensación de “oh, no estamos solas” que creo que ya también lo dejamos de sentir hace un rato. De llegar a más gente, nosotros no pensamos mucho en eso. Queremos que le vaya bien, y sí, que le vaya bien es que lo vea la mayor cantidad de gente posible, pero creo que igual la gente que se identifica probablemente está en una situación más o menos similar y que es gente que tiene un trabajo que no le gusta, ponte tú, o con aficiones o intereses más artísticos o que salió de carreras de ese tipo y claro, no está cumpliendo con las expectativas que tenía. Pero yo no sé a qué tanta gente podamos llegar, porque igual dado que hablamos desde nuestra experiencia, eso limita un poco hacia quién estás llegando, es bien acotado.

P: Es como igual claro, unas jóvenes no sé si con ciertos privilegios, pero igual sí porque es como lo que vemos en la serie, ya, salimos de la universidad, tenemos estudios universitarios. No tenemos un trabajo, pero no es como que tenemos que trabajar en lo que sea para subsistir, porque igual tenemos cierto apoyo familiar o qué sé yo. Había un comentario de alguien que nos puso que éramos burguesas, y es como, puta igual puede ser, igual ahora al menos en la segunda temporada también se ve que subió el pelo, entonces sé que no vamos a llegar a todo el mundo, o sea, como que se reduce más. Pero personalmente, lo hemos hablado con la Javi, nos gustaría también expandirnos porque sabemos que nos ve gente más chica. Cuando estábamos haciendo el crowdfunding y había gente que no tenía lo mínimo para aportar, que eran 5 lucas, porque obvio, la gente que nos ve no tiene. Entonces llegaron muchas adolescentes y de octavo básico que eran fans e igual me sorprendió porque pensamos que el contenido que hacíamos era para gente de nuestra edad, obviamente gente más chica o gente más grande pero no tan chicos. Y obviamente sí, si cuando una es niña ve contenido que es para gente un poco más mayor. Igual me gusta eso, tenemos cierta llegada o podríamos llegar a público más adolescente, de alguna forma para no sé si educar, pero mejor que vean esto a que vean una teleserie o algo donde no se sientan representados. Igual nuestros fans eran muy tímidos y un poco quizás desadaptados, y encontré muy bonito que pudieran sentirse identificados con nosotras.

J: Yo creo que con la Pame sobre esta temporada o ahora que estamos cerca del estreno nos hemos cuestionado caleta que nosotras hablamos desde un privilegio, no estamos incluyendo a otras comunidades o a otras minorías y en ese sentido nos autolatigamos un poco. Pero yo creo que también la deconstrucción es un proceso súper lento y que el aporte que podemos hacer de alguna manera es eso mismo, que gente que no se sentía reflejada en algo, se vea así y nos acompañe. Y también, no sé, yo siempre le doy como caja al tema de la representación de las mujeres en ficción pero creo que es muy importante representar a mujeres en ficción, mujeres normales y reales que te puedas encontrar en tu hermana, tu amiga, y no una supermodelo bajo un modelo tan patriarcal de la representación.

-Quería detenerme un poco en las críticas ¿Cuáles reciben a menudo? ¿Es realmente un privilegio haber entrado a la u, cuando muchos nos endeudamos por eso? ¿Cómo enfrentan esas críticas?

J: En general la gente es tela en los comentarios, nos ha llegado esa crítica de que somos burguesas o la “típica ñuñoína, clase media pero tienen un mac”, o también “lesbianas horribles”, “por qué las feminazis son tan feas”. No son tantos y el de las feminazis da lo mismo, siento que el feminismo no está explícito más allá de que seamos dos mujeres y tengamos personajes masculinos medios nefastos pero siento que pasa súper colao. Y yo creo que lo otro, lo de ser burguesa, siento que igual tratamos de hablar desde nuestra vereda y nuestra realidad y puta, igual, yo soy burguesa, tengo un mac ¿y qué puedo hacer al respecto? (risas). Eso no hace que tenga como mi vida pagada, yo me pago mis hueás y trato de lograrlo en la industria. En verdad no pescamos mucho las críticas. De repente recibimos comentarios como “¿Y hay que reírse de esto?” y es como pa qué escribís esa hueá, no te riai y punto, nadie te obliga a estar aquí.

P: Nosotras partimos escribiendo de algo que le pasó a la Javi o a mí y que lo encontramos chistoso, entonces es muy personal y la gente se identificó con esas cosas que son muy personales. Después la cuestión creció y llegó a más gente, pero sigue siendo muy personal la serie. Entonces es difícil, igual esta segunda temporada es casi la segunda producción audiovisual que hacemos en la vida, no pensamos en las audiencias o qué queremos representar y nosequé. Siempre ha sido muy desde lo personal, de querer tocar estos temas. Pero cosas que nos afectan más o menos a nuestro círculo o a nosotras mismas, somos autoreferentes, nos sentimos barsas y no hicimos un trabajo de investigación o no queremos hablar de otra cosa más. Entonces puede que sea un poco desde el privilegio, pero es porque son cosas que nos afectan directamente.

psicóticas inseguras

-¿Cómo es el proceso creativo de ambas? No siempre es fácil coordinar las ideas de dos personas…

J: No lo es, lo digo por otras experiencias. Pero en este caso ha sido muy fácil, con la Pame empezamos un poco al toque nuestra amistad, que se fundió en las ganas de trabajar la una con la otra extrañamente, porque no nos cachábamos mucho, no habíamos conversado tanto o nos habíamos visto pitchear nuestros trabajos audiovisuales y yo creo que a ambas nos gustó la volá de la otra y teníamos referentes similares, veíamos las mismas series en su momento. Y fue muy fácil en verdad. Siento que entre las dos hay una dinámica de retroalimentación y en general salen las cosas conversando, al inicio salía mucho “A la Pame le pasó esto, a mí me pasó esto y esas dos hueás podrían estar en un capítulo que se trate de esto”. Y ahora para esta segunda temporada funciona también muy así, vamos conversando… bueno, esta la hicimos de otra manera, en la primera escribíamos un capítulo, lo grabábamos, veíamos qué había pasado y escribíamos el otro, y así todo. Y se fue articulando de lo más chico a lo más grande. Ahora tratamos, por temas de producción, escribir y pensar toda la temporada. Dónde parten y dónde terminan y de ahí ir metiendo la minucia. Pero en general nos basamos mucho en nuestras experiencias y también en las de nuestros conocidos, los personajes que van saliendo también son basados en alguien que conocimos o en algún arquetipo de alguien que mezcle muchas cosas de cierto tipo de personas,. Y ha fluido muy bien. Básicamente son conversaciones que vamos poniendo en papel y vamos cada vez uniéndolas y tejiéndolas mejor. Pero funciona muy bien. Y tenemos al director, el Iñaki, que es podríamos decir nuestro asesor en guión, entonces con la Pame vomitamos una cosa y el Iñaki le da más estructura. Ha trabajado mucho más en guión y tiene la estructura más fresca y nosotras no la tenemos tan ahí.

-La segunda temporada está ambientada en el Chile pre estallido ¿Sienten que hay temas que pudieron quedarse atrás, o que no se pudieron tocar, -porque obviamente no se podía ver el futuro- pero ciertas cosas van a estar contadas de una vereda distinta a la que habría sido grabar la temporada post estallido?

P: Sí, puede ser. Cuando pasó todo fue como “noo, esta serie no es actual”, incluso pensamos que deberíamos meter inserts de rayados, pero la serie no fue escrita con esa perspectiva de la crítica social, porque lo teníamos muy internalizado como lo teníamos todos, como “sí, hay cosas que nos molestan del sistema”. Si es que la escribiéramos ahora sería mucho más de la protesta, pero con un peso dramático mayor también, pero igual viendo lo que hicimos estamos conformes porque no es evidente ese descontento social, pero está si uno busca entrelíneas, al hablar de los problemas que te ponen para buscar trabajo, para surgir, no es que sea tan distinto a lo que pensamos ahora, pero lo habríamos hecho mucho más evidente supongo. 

J: Yo siento que retrata bien esa paja y ese tedio de vivir en Santiago de Chile con el transporte público, con las injusticias laborales, tiene ese sentimiento en los personajes, pero Chile despertó entonces los personajes también estaban dormidos con respecto a eso y están naturalizadas las cosas, es como una resignación al sistema.

-Pero todavía existe esa resignación de parte de algunas personas…

P: Sí, yo digo que hubiera tenido más peso, pero tampoco es como que las personajes sean activistas. También descansa en el tedio y en el “puta la hueá qué horrible es la vida”. Probablemente ahora te dan ganas de cambiar la hueá, pero qué más vas a hacer, igual el sistema te sigue ganando, se han logrado cosas, pero con lo que ha pasado últimamente igual es como de qué sirve, solo aumenta la rabia. 

-La serie dista de la ficción que se está haciendo en Chile, en especial con lo que se exhibe en medios masivos, y no hay mucho más espacio para mostrar trabajos más independientes como pasa en otros países ¿A ustedes les gustaría tener un espacio, no sé si en la tele, pero en alguna plataforma de streaming o les da lo mismo?

J: De todas maneras nos gustaría internacionalizarlo o llegar a otras partes, subir un poco de nivel. Llevamos mucho tiempo trabajando, invertimos caleta de tiempo, esfuerzo y plata, de todas maneras nos gustaría tenerlo en un streaming que ojalá sea el más usado por la gente. Cuando pensábamos en dónde venderlo decíamos Netflix porque ya, todo el mundo tiene Netflix, o está colgado al de alguien y está ahí de alguna forma. Pero amazon no, es mucho menos popular. Personalmente me gustaría que Psicóticas fuera una puerta para seguir haciendo otros proyectos con la Pame que se pudieran financiar, ocupamos nuestro “tiempo libre” o tenemos que hacernos tiempo adicional para estar trabajando en esto, que en lugares donde hay industria sí es un trabajo y todo el tiempo que le pones es mucho, por eso trabajamos los fines de semana, después del trabajo trabajamos más, porque nos gusta la hueá, nos apasiona y queremos hacerla bien, pero es súper desgastante en ese sentido porque no podemos vivir de esto. Si bien nos ganamos el fondo audiovisual eso no es para vivir y es tanta gente la que trabaja en el equipo que no da para cosas muy largas. Pensando en que ése fuera nuestro objetivo, que alguien confiara en nosotras y dijera “ya, escriban otra serie y hagan lo que quieran, vivan de esto”, soñado, esa sería la idea y YouTube lo que tiene de bacán es que da acceso a todo el mundo, todos pueden verla y eso es parte de lo que queríamos. Pero no nos garantiza o no se siente como que este modelo podría seguir replicándose de la misma manera, en nuestro tiempo libre hacemos más videos, a la gente le gusta, nos identifica y todo, pero va a seguir siendo nuestro tiempo libre. 

P: El problema de la industria audiovisual son los mismos de siempre. Hay ficciones nuevas como nosotras, pero los recursos son limitados y nuestra idea no era lanzarla por YouTube, nuestra idea era que fuera más masiva. Sería bacán que existiera un canal de series o webseries chilenas tan masivo como Netflix porque la gente ve mucho Netflix y ficciones que no son chilenas, no porque no existan, sino porque no tienen cabida en streaming o televisión, que están repitiendo las mismas de los 2000. No hay difusión.

J: Igual hay plataformas como ondamedia, con la pandemia ha crecido mucho el consumo de contenido audiovisual chileno, pero creo que hay una cosa que no está tan difundida que de pronto se mueve en un medio más específico, que es el rubro audiovisual y se tiende a ver más contenido internacional si tienes acceso a Netflix. Tengo una impresión, pero igual uno vive en una burbuja de que el contenido chileno uno tienen a desmerecerlo, como “ah qué lata pa qué voy a ver una película chilena, voy a seguir dándole plata a esta película con la Roca”, no sé en verdad, creo que tiene que ver con el marketing y la difusión que tienen los contenidos chilenos. Eso igual es un problema de industria, que la poca plata que hay se gasta en generar los productos, pero la difusión queda a medias y nadie sabe que se estrenó. Las películas que funcionan con esa modalidad que si nadie más la vio a la segunda semana las sacan de cartelera y dónde la ves, entonces hay que hacer un trabajo adicional en prensa y cosas mediáticas. Es largo el proceso audiovisual para que la gente por favor la vea. En ese sentido YouTube es bacán porque el algoritmo ayuda a que, asumo yo, a que la vea gente que ya la vio, hay un público suscrito y por ese lado estamos más o menos seguras de que va a haber un público. 

-Me quiero colgar de una cosa que dijiste de cómo ustedes usan su tiempo libre para trabajar en estos proyectos… 

P: Para reflexionar…

Javi: Sí ¿por qué seguimos en eso?

P: Siento que sin querer hemos llegado a esto, supongo que como es algo tan personal y una idea que partió de nosotras, es casi como un hijo. Nadie más va a trabajar por la serie que nosotras. Hay un equipo detrás y todo y ellos también trabajan fuera de su horario de trabajo real porque a estas alturas a nadie se le está pagando por lo que estamos haciendo, lo del fondo ya fue y es como claro, le tenemos cierto cariño, pero es lo único que tenemos profesionalmente hablando, al menos yo. De esto depende de si puedo seguir o no viviendo de lo audiovisual, entonces hay que darle el tiempo que necesite y más. Yo igual ahora no tengo trabajo, también trabajaba freelance y dejé de hacerlo en mayo, siento que tengo el tiempo para trabajar esto y me he quedado montando videos hasta las doce de la noche y aunque se supone que yo administro mi tiempo, este es mi proyecto. Es desgastante, es algo que te absorbe y cuesta mirarlo desde afuera. 

J: Extrapolándolo al proyecto, yo creo que como mujer una ha estado ganándose espacios históricamente, partimos en cero, luego pudimos votar y ahora que podemos trabajar y decidir no ser madres, es como ya, hay que seguir nomás y en ese sentido seguir implica hacerse una vida que incluya lo que una quiere de verdad hacer y eso es peludo para todo el mundo, pero lo más probable es que para las mujeres sea más difícil también, que nos vean. Ya hemos sido invisibilizadas en muchos aspectos, entonces hay que darle nomás y si quieres hacer un cambio como sociedad hay que aportar y estos trabajos no nos van a llegar así como “ya chiquillas, hagan esto y hagan la serie que quieran hacer porque creo en ustedes”, no va a pasar en chile y hay que estar poniendo el tiempo libre para eso. Afortunadamente nosotras no somos madres porque ahí queda la cagá, tienes hijos y eso es un trabajo, tienes tu trabajo para la plata de tu hijo y además tienes un proyecto que te llene el alma, es como demasiado imposible y afortunadamente la maternidad no está en nuestros planes, pero una nunca sabe (jajaja), no, no está. Somos personas independientes, podemos usar el tiempo a nuestro favor aunque sea más desgastante. 

P: La serie es como una extensión de nosotras porque pensaba mucho como las mujeres siempre dan, poco reciben, siempre están como extrapolándose a otro ser, pero la serie se transformó en eso, es una extensión de nosotras y nadie más la va a cobijar.

J: Nadie más le va a dar fichas, una lo tiene que hacer por una y por el resto. 

-¿Qué esperan del estreno, cuáles son las ansiedades?

P: No sé, es que nunca he tenido expectativas grandes en la vida. Espero que la vea la misma gente que vio la primera, pero no sé cuánto se va a demorar eso porque la primera temporada hasta el día de hoy la está viendo gente y con eso los números van subiendo. Sería bacán que al mes siguiente que esté arriba la segunda temporada llegue a los números de la primera, porque eso pa mí sería éxito. Me gustaría que no hubiera tantas críticas negativas y que nos dé el pie de seguridad para nosotras mismas de que lo que hacemos está bien y sigamos haciendo contenido, contenido pobre, quizás, sin tantas expectativas, pero que nos hagan cariñito a nosotras mismas, como ah ya, qué rico lo que hicimos, parece que se nos da bien, o al menos nos sentimos cómodas haciéndolo. Sería bacán que alguien nos pagara por esto y que nos diera plata. 

J: Yo no sé tampoco, no he pensado tanto en eso. Espero que la misma gente lo vea y que llegue a más. Espero que les guste, estamos medias inseguras porque fue distinta la forma en que hicimos la primera y antes cuando la hicimos no teníamos ninguna expectativa, solo hacerla, nos gustó, la lanzamos y empezó a llegar gente, pero ahora ya existe esa gente que le gusta, entonces opera bajo la lógica de “chucha ¿y si no les gusta esta? Ahora sí hay expectativas, antes no se esperaba nada, pero ahora sí, ¿las vamos a cumplir o no las vamos a cumplir?”. Como las dos somos inseguras, nos vamos en espirales de inseguridad y dado que cambió todo tanto, le subió mucho el pelo en vestuario, arte y foto, también pensamos que nuestra actuación es peor o el guión no fue de la misma manera. Entonces más que nada, lo que espero es que la vea la misma gente y que les guste, obviamente siempre va a haber gente que no le va a gustar pero ojalá que no sea tanta y que eso nos abra otras puertas para seguir trabajando.

P: Para el lanzamiento queremos hacer una gala, no la hemos pensado bien. Mi preocupación mayor es que se me caiga VTR. 

J: Obvio que se te va a caer.

P: Eso va a pasar.

J: Voy a tener que rellenar, va a ser horrible. Yo en verdad solo quiero que pase, no quiero que sea el viernes, quiero que sea el sábado, sacarnos ese estrés de encima. Todavía no me estreso, pero con la gala, el live y el zoom party con el equipo, los actores y gente que colaboró sí. Para que esa hueá funcione nosotras vamos a ser anfitrionas y eso es peludo en una fiesta virtual, tienes que tener una dinámica o algo, pero vamos a esforzarnos porque pase algo entretenido.