Now Reading
Vigilancia sexista en Chile

Vigilancia sexista en Chile

*Esta columna fue escrita por Paz Peña, directora de incidencia de Derechos Digitales. Fue publicada originalmente en el sitio web GenderIT.org

Hace algunos días atrás, dos comunas acomodadas de Santiago de Chile inauguraron un sistema de vigilancia contra la delincuencia. Se trata de la implementación de globos aerostáticos de vigilancia, tecnología militar de origen israelí que es usada en la Franja de Gaza o en la frontera entre Estados Unidos y México, con la diferencia que la excusa para su uso no es ni el narcotráfico ni el terrorismo ni la inmigración ilegal, y que claro, no están situados en un desierto sino que en la ciudad más poblada de Chile.

La tecnología tiene una cámara con 360 grados, con visión nocturna y puntero láser, que permite reconocer a una persona en movimiento a más de 1,5 kilómetros de distancia, las 24 horas del día. Las aprensiones contra la medida liderada por los alcaldes de Las Condes y Lo Barnechea, no tardaron en llegar la evidente falta de proporcionalidad de la medida – no hay que olvidar que Santiago sigue siendo una de las ciudades más seguras de América Latina – y su carácter altamente intrusivo en la vida privada de las y los vecinos, además de su dudosa legalidad como medio de prueba, fueron algunos de los puntos destacados en la opinión pública.

Ante la polémica, llamó la atención el argumento de Felipe Guevara, alcalde de Lo Barnechea y miembro del partido de derecha, Renovación Nacional, quien esgrimió que como medida de seguridad para el manejo de esta poderosa tecnología, el sistema estaría a cargo de ocho mujeres porque “las mujeres son menos voyeristas, son más discretas con las cámaras”.

La razón no solo es problemática porque acepta que efectivamente es un sistema intrusivo que puede caer en abusos con las y los vecinos, sino que se basa en un sexismo ramplón inaceptable: los hombres son malos/las mujeres son buenas; los hombres tienen deseo/las mujeres son vírgenes.

En un contexto patriarcal, es cierto que el acoso es un problema que viven las mujeres en su cotidianidad y que aquel puede ser ejercido por los hombres, pero un hecho cultural no puede traducirse en medidas sexistas de política pública que solo ahondan el sistema patriarcal.

Asimismo, Guevara deja entrever al “elefante en la habitación”: los vigilantes actúan en base a prejuicios; la vigilancia no es algo que se ejerce en la objetividad, sino que discrimina entre género, clase social, edad y etnia. La vigilancia, más que protegernos de la delincuencia, es una acción segregadora que busca separarnos de todo “lo otro”.

*GenderIT.org es un sitio web en el que puedes encontrar análisis feministas sobre internet y la tecnología. Te recomendamos algunos textos como Violencia en línea y uso estratégico de nuevas tecnologías y esta sección, En Profundidad, prácticamente completa. 

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.