Gisela

Gisela Bernal tenía una relación abierta y concensuada con su ex pareja Ariel Diwan. Ambos se conocieron trabajando, Diwan estaba casado y Bernal soltera. Comenzaron una relación clandestina de esas que se hacen abiertas en los espacios laborales. Bernal seguía sosteniendo su vida con sus correspondientes historias y Diwan con su correspondiente familia. Ambos estaban de acuerdo en mantener las cosas así lo que responde a una lógica: cada pareja tiene su ética. Esta bien eso, pero después viene la sociedad a recordarte que no sos libre y te hace pagar tus elecciones. Y obviamente la que más paga es la mujer.

Hace algunos años Miguel Sanches Neto escribió “Un amor anarquista” una novela basada en las comunas anarquistas que quisieron establecerse en la zona del litoral argentino y Brasil. En esas comunas el amor era libre por lo tanto los hijos también. Sin método anticonceptivo de por medio o lazos inamovibles vinculados a estar casados o comprometidos, las parejas en esta comuna se armaban y se desarmaban a voluntad. Los hijos eran de todos, la crianza era colectiva y libre. Como la historia ya contó el final no hago daño  al decir que todo eso termino mal. Pésimo, horrible.  Mismo destino sufrieron las comunas de Francia que supieron ser objeto de estudio de Roland Barthes. Esas cosas terminan invariablemente mal. Suerte con el Tinder.

Bernal dice no saber de quién es su hijo y encara el sueño de más de una feminista queer o anarquista o pro amor libre. Pero ninguna parece haber tenido tiempo o ganas o voluntad de dedicarle unas líneas. Me pueden corregir en el caso de que me equivoque, pero después de buscar durante días el resultado fue nulo. Tampoco se escribieron artículos en espacios feministas o de mujeres sobre Bernal. ¿Qué pasa? Si se leyeron muestras de apoyo en las redes sociales de parte de mujeres que conocen a Bernal por su desempeño en Showmatch o Stravanganza, en su caracter de figura popular Bernal recolecto apoyos y en el mismo carácter recoleto detractores. De repente la televisión se volvió moral y termino hablando de los delitos cometidos por Bernal y la supresión de identidad de su hijo. Interesante en este país el tema de la identidad, pero tampoco nadie vinculado a los DDHH recogió el guante.

A Bernal la tildaron de fiestera, puta, gato, mala madre, irresponsable, cornuda, traidora, destroza hogares. Todo vino de su ex pareja que no se ve reflejado en el espejo de Bernal porque, vamos, el hizo exactamente lo mismo. Mintió, engañó, ocultó. En una relación sexual son dos, o tres o cuatro quién sabe, pero los que eligen no cuidarse son igual de responsables de las consecuencias que derivan de eso. Sea un hijo o un HIV positivo, son responsabilidades de las cuales cada persona que decidió no usar preservativo se tendrá que hacer cargo ¿Por qué solo se hace cargo Bernal?. Porque la mujer es la que se tiene que encargar de controlar todo y minimizar los daños. De la misma manera que cuidarse de no ser violada es una tarea nuestra, cuidarse en la cama también.

Hay algo en lo que falla Bernal (pero que quede claro no falla sola) y es en el respeto a la privacidad de su hijo. Pero cuando digo que no falla sola no me refiero nada más a Diwan, los medios, el periodismo, etc. Me refiero a las nuevas maneras que se desarrollan para vivir. Las parejas que tienen hijos los exhiben sin problema alguno en las redes sociales ¿Vos que sabes si tu hija quiere estar en tu facebook? ¿Vos que sabes si tu hijo quiero estar en pito en tu instagram? ¿Vos que sabes si tu nena quiere aparecer en un videito haciendo algo que vos ves como gracioso en tu Vine? ¿Con qué seguridad suben miles de imagenes de menores de edad a la red?. Con la seguridad de que el adulto decide y sabe más, pero también con el capricho del reality constante en el cual decidimos vivir todos ganemos dinero o no. Punto para Bernal: al menos gana dinero. Pero la deformación de identidad de los niños es una constante de la era digital.

Siguiendo la línea de la identidad lo único que tengo para decir, y puedo decirlo con seguridad, es que luego de la dictadura militar en este país no hay documento válido de nada para nadie. La identidad es una construcción personal y profundamente íntima, pero también guste o no es social y colectiva. En ese sentido el daño hecho en su momento es irrevesible y se perpetua, en plena democracia, al día de hoy. Lo que hace Bernal, asumo el riesgo de decir esto, es parte del lío atroz que tiene la Argentina con el tema de la identidad. Es un eslabón si se quiere lejano en una cadena de conflictos que no parecen tener resolución alguna. Pero es eso también, hay algo de eso ahí. Pero encuentro mis límites para pensarlo así que lo dejo como un hilo de voz en todo lo que rodea al tema Diwan-Bernal.

No pretendo resolver el tema Bernal en estas líneas que son un borrador de una crisis severa que mantengo con el femisnimo. Mi feminismo, mis espacios, mis diálogos. En estos meses me cuestione todo y me parece que lo más inteligente que puedo hacer es exponer estas cosas no con la seguridad de tener razón, más bien con las dudas explícitias que mantengo. El feminismo en su cruce con lo íntimo se hace muy complicado o al menos a mi se me ha hecho muy complicado. Pero también me hace pensar alrededor de figuras como Bernal que la verdad me resultan mucho más interesantes que muchas figuras aceptadas por el feminismo. El feminismo “cool” ya esta tocando límites de mi paciencia, que admito es más bien poca, que se me hacen un tanto intolerables. Hay que buscarle la vuelta a eso.

¿Por qué el feminismo de repente sale a defender a determinados exponente a capa y espada y no le dedica ni un ratito de su vida a Bernal? Creo que esa respuesta si la tengo: el feminismo en la argentina es a su pesar consevador y el que esta de moda ahora no contempla sus problemas de clase (se niega a problematizar la suya) y desde ya no se inclina a la izquierda. No conozco feministas que me rodeen que no quieran novio, familia y seguridad. ¿Se puede ser feminista bajo esos términos? ¿Bajo los términos que atentan contra nosotras que implican trabajo no remunerado en la casa? ¿Cediendo constantemente al deseo de realización del varón? ¿Creyendo por un segundo que realmente vivimos con un varón que nos trata como pares?.  No sé.

Las perspectivas de todo esto me dan mucho miedo. Cuando pienso en el caso Diwan-Bernal no puedo dejar de pensar en algo que me guardo para mi hace mucho tiempo. No existen los hombres feministas, no existen los hombres que toleran la total libertad en la cama de una mujer. Basta con ponerlos a prueba para que todo estalle.  Lo puedo explicar así: si mañana nos levantaramos en un mundo distópico en donde los hombres que juran respaldarnos a las mujeres e incluso levantan la agenda feminsita comenzaran a sufrir exactamente, pero exactamente, el mismo dolor que sufrimos nosotras, las mismas verguenzas, el mismo acoso, iguales miedos…. creo que se queda el 1% junto a nosotras. Y estoy siendo optimista.

Espero que cierto desorden de lo aquí escrito sirva a futuro para ordenarme a mi y escribir así más y mejores cosas que den, con esperanza, mejores herramientas. Tangencialmente no estaría nada mal que consuele a Bernal. Al fin y al cabo escribo para eso, para llevar consuelo.

View Comments (5)
  • Usás a Bernal para una forzada defensa feminista a una mujer a cualquier precio.
    No importa si ellos se enfiestaban, si tenían una pareja abierta, la opinión de la sociedad o del vecino. Si estás en pareja y tenés dudas de si tu hijo es de tu pareja más estable o de alguno de los otros, porque justo esa semana te cogiste a tres distinos, vas y te haces un análisis de ADN con el otro probable padre y listo. Así cuando tu hijo nazca, tenés certeza de quién es el padre y no le vendes el versito “sos papá” al equivocado.
    He sido “el otro” en una relación, quedó embarazada y fui a hacerme el análisis de ADN porque ella y yo sentimos que era lo que correspondía para nosotros, para el engañado y para quien iba a nacer.
    Ni machismo, ni feminismo, ni análisis falopa extensísimo al pedo de una situación.
    Lógica, respeto por quien tenés al lado y por tu hijo. Simple.
    Desde el momento en que cantás muy mal y aún así te exponés en grabaciones sin darte cuenta del ridículo y opinás de música como alguien calificado, cualquier otro análisis que hagas sobre la realidad que te rodea, no va a tener una perspectiva muy a tener en cuenta.

  • Si queres atacar a alguien por tu perspectiva musical (que posiblemente sea más una opinión con bastante desconocimiento de fondo), mejor no opines de nada. Porque en el fondo sos un mediocre con una opinión de cuarta, de la que necesita descalificar el arte ajeno para reforzar una idea de la que no tiene.
    Honestamente, se nota que no entendiste la nota y que vendes la idea de lógica, que es más un preconcepto culturalmente aceptado, que un análisis serio sobre como fue encarado todo este escándalo mediático. No existen casualidades. Siempre hay intensionalidades. Bernal no es santa, pero el enfoque mediático es nefasto y estas posiciones como la tuya, refuerzan la intencionalidad que aparece detras de este tipo de maniobras.

  • ni santas ni putas … me parece muy basico el analisis y tristisima la mala intencion al descalificar a la mujer que escribio este articulo.

  • Cuánto trauma, por favor. No “descalifico a una mujer”. Critico a una PERSONA que a mi juicio y el de varios canta muy mal, no se da cuenta, se expone y encima opina de música como alguien calificado; y de la misma forma publica un artículo de defensa a una PERSONA que actuó mal, partiendo de una visión sesgada de que se la ataca por “ser mujer”.
    Si reconocés no saber quién es el padre de tu hijo, no vas y le decís a uno que es el padre. No sabés, por lo tanto, lo que corresponde es averiguar (ADN). Si ante la duda se lo encajás a uno y le mentís diciendo “sos el papá”, sos una mierda. Muy simple y claro.
    Y no porque sea mujer. Es la misma mierda que Maradona no reconociendo la cantidad de hijos que tiene desparramados por ahí.
    El feminismo falopa es justamente esto. El feminismo de verdad es algo más digno que defender a una persona que miente sobre algo tan elemental y básico como la identidad.

  • Falopa debe ser lo que consumis vos y te impide entender la subjetividad; para vos canta como el orto y dice cosas que “no te interesan porque no son de alguien calificado” pero para ella y para otra gente claramente no es asi… No entiendo tu postura, es como decir que alguien se viste mal… Bajo que parametros??? Pregunta: y vos si estas calificado para hablar del tema?? Quien sos?? Contanos! Y si, que uses el “canta mal” para descalificar me parece de la B metropolitana pero sin huevos. Yo no puedo hablar con seguridad del tema porque me cuesta creerle a Diwan, la verdad, conozco un caso de una pareja que paso por lo mismo, y no quisieron hacerse un adn; y años despues se separaron y oh! Surprise!!! Ahi si el exigia el adn y asi zafo de la cuota de alimentos…

Leave a Reply

Your email address will not be published.