Diario del Bafici 1 – Princesas, observación de territorio y una de miedo.

Una duda que siempre voy a tener es que sucede con el arte que puede ser algo hermoso hecho por algo horrible. Sin descartar mi inocencia en el planteo, aunque yo lo siento más como un acto de fe del cual no puedo desprenderme, es algo que me pregunto y me vuelvo a preguntar cada vez que tránstio por los pasillos, en sentido figurado, del BAFICI.  ¿Cómo puede ser que aquel que esta conectado con el arte pueda bajar de un sitio tan elevado a algo tan bajo como el lobby?. Lejos de verse como un paso elegante entre hombres de negocios al estilo Mad Men, lo que se suele ver son actos de desesperación de gente que vive el mismo uniforme de artista desde hace más de 20 años. Hay algo que da el traje que no dan otras cosas, es como la confirmación de que aquello que se va a hacer es un acto de seriedad lejos de cualquier tipo de sentimentalismo o especulación con la sensibilidad.  No hay posibilidad para algo relajado con la reglamentación de saco y corbata. Este capitalismo suave (que de alguna manera me incluye porque claramente no me fuí al bosque con Thoreau) en donde nadie menciona el dinero, porque el artista no toca el dinero, pero en donde todos mueren por él. Mientras miro, de lejos, pienso que el mundo de la publicidad tiene la honestidad de lo salvaje.

En el medio de todo esto terminó un libro de Cesar Aira que me hizo reir mucho. La Princesa Primavera es el Aira feliz aunque no se cual es el Aira triste porque todavía no lo encontré.  Estaba pensando en hacer un proyecto, proyecto Aira y leer todo Aira. Con la excusa de escribir sobre dos de sus libros, el otro es Varamo, más los tres que compré, más los que ya tengo, más los que planeo pedir prestados, creo que puedo hacerlo durante unos cuantos meses.  La Princesas Primavera se lee rápido y si te decuidás lo terminás en una sola noche, pero hice todo para que durara un par de días aunque sea. Todos los personasjes y la lógica de Aira me hicieron acordar a Adventure Time. Creo que cuando creces, aunque esta semana me percibí medio adolescente, te acercás más a las cosas rotundamente felices porque de a poco entendés que la vida es una sola. Al final saber que te vas a morir te trae de nuevo con más fuerza a la vida. ¡Que raro!

bafici1

En el libro de Aira se tiran con papel picado ¡fiesta!

En lo que tiene que ver con el cine, para eso supongo que escribo esto, mi primer película fue The Tale of Princess Kaguya y todo lo que empieza con etudio Ghibli empieza bien. En contradicción con el primer párrafo este tipo de actos me dejan del lado del arte, como método de vida, nuevamente. Separando las aguas de los extas del Mercader de Venecia de lo que es realmente el cine, aparece Japón. Isao Takahata se puso al frente del primer gran estreno de Ghibli luego del retiro de Miyazaki. Takahata sabe lo que hace desde hace mucho, pero mucho tiempo.  Su anterior film La Tumba de las Luciérnagas, sus parcipaciones en Lupin y Heidi, son solo algunos de sus trabajos. Fueron necesarios 8 años y casi 50 millones de dólares para que Takahata llevará adelante este cuento de hadas popular. En Japón fue un fracaso, pero en el resto del mundo fue su consagración nominación al Oscar incluida.

Es emocionante y un gran acierto del festival abrir con algo de esta altura. Si bien no creo que sea la edición más destacable del BAFICI si creo que es la que abrió con mayor ambición y espiritú de gala en todos estos años. El BAFICI llega en un momento muy bajo de la cultura Argentina y de la porteña en particular. Puede ser snob, no me interesa, pero siempre sentí orgullo de Buenos Aires y sus polos culturales, su tradición de lectura y su amor por el cine. Los procesos políticos de los últimos años han ido mermando eso y la economia que ahorca, más los cierres de las puertas al mundo, fueron dificultando la conexión con el exterior. A veces todo parece ser comida barata, encierro, series y a resistir, lo cual es absolutamente derrotista y deprimente. Este tipo de cosas, acontecimientos en el sentido total de la palabra, dan la esperanza de que no es así.

El BAFICI abrió sus puertas con la vuelta de Hugo Santiago al cine y con estudio Ghibili. Buscado o no, con serias inteciones o no, a manera de inicio de una despedida, es de alguna manera un stament.  Nosotros somos esto y estamos cansados, yo al menos estoy totalmente cansada, de que el aire de época, aire tóxico y contaminado, nos haga sentir que esta mal negarse a la brutalidad que impera.

No esta nada mal resistir desde la fantasía y los cuentos de princesas. A veces es necesario.

bafici3

Amor en el Parque Centenario

El jueves fue un día de solo que terminó en una tormenta de esas que te hacen rezar para que no se vaya por las cloacas, literalmente, la ciudad.  Me acomodé los horarios para poder ver The Lies of the Victors, la primera película con presupuesto Hollywood de un director alemán que me gusta mucho Christoph Hochhäusler.

Llegué un poco tarde, me había olvidado la hornalla  encencida y tuve que volver aunque confieso pensé NO hacerlo, pero me dejaron pasar muy amablemente. El Village Caballito para mi es una bendición, voy caminando, vuelvo caminando, no tengo que lidiar con el tráfico espantoso de esta ciudad, con los colectivos, con nada.  Como dije era un día de sol y estaba todo bien hasta que estuvo todo mal y se quemó la computadora que se encarga de mandar los subtítulos en castellano y solo fue cuestión de segundos para que los representates de la cultura que quiero defender empezaran a gritar como fanáticas de One Direction.

Contra lo que se puede creer yo en estas ocasiones no hago nada, no me peleo, no grito, no silbo, no aplaudo. No hago NADA, sencillamente me siento a esperar a que me digan que va a pasar. Se que si tengo que devolver la entrada me van a dar el dinero  voy a ver otra cosa. Debe ser el único estado zen que tengo junto a la natación.

En Argentina frente a cualquier cosa en dos segundos se arma una asamblea. Es una tara que nos quedo post 2001 y digo tara porque se arma una asamblea para nada, se diluye frente a todo y resiste lo que una flor sin agua. Así que se empezó a discutir en asamblea si seguíamos viendo la película con sutbitulos en inglés, vot si, la veíamos el viernes, vot no, no la veíamos y veíamos dierctamente otra cosa, vot no, nos devolvían la plata pero mirábamos la película igual, vot si,  solicitabamos la presencia del Jefe de Gobierno de la ciudad, vot me quiero ir, o nos daban pochoclo gratis, vot si para el resto vot no para mi porque no me gusta.

Al final ganamos todos o yo entendí eso porque cada uno hizo lo que se le vino en gana. Yo decidí quedarme a ver la película con los subtítulos en inglés y lo bien que hice.

Hochhäusler es arquitecto y se nota cuando logra maravillas como encuadrar adentro de edificios que por su disposición, grandes ventanales, le permiten encuadrar nuevamente y sucesviamente a medida que abre sus planos. Esteta convencido, su búsqueda de cuidado, de estilo y de elegancia en cada plano no derriba aquello que quiere contar. En la línea de Todos los Hombres del Presidente y The Killing, Hochhäusler cuenta una historia de mentiras. Un ex soldado se arroja a la jaula de los leones de un zoo, enorme sucesión de planos que incluye el primer plano del león y la caída del soldado,  lo cual deriva en una investigación periodísitica que involucra laboratorios y gobierno.

Hay algo interesante, tan interesante como manipulador, que es marca del cine de Hochhäusler: le miente al espectador. Como leí en una reseña de micropsia la película puede parecer confusa durante los primeros cuarenta minutos, al estilo El Topo, para luegor ir dejando en claro algunas cosas o develenado verdades o mentiras.

No esta nada mal esta película de Hochhäusler que seguramente pase desapercibida en este BAFICI pero viene a probar que no solo hay películas de un potus hablando con otro potus sobre lo que le pasa al potus del vecino.

lies

Einstürzende Neubauten

Vi la última de Kevin Smith. Si….bueno, cada cual elige. En teoría a Kevin Smith ni llego a odiarlo, más bien le tengo como un desprecio que no puedo terminar de explicar del todo. Pero es lo que me pasa, siempre me va a parecer un director mediocre, incluso innecesario, que tuvo un fulgor brillante llamado Chasing Amy.

A Kevin Smith le paso algo muy cruel, pero muy cruel. Su película emblema Mallrats evenjeció mal y Chasing Amy (que muestra el potencial real de Ben Affleck como actor) quedo relegada a una parte de su filmografía a tan solo una más cuando es la mejor. Chasing Amy es una pelicula que hay que ver por su sensibilidad, el cariñoso respeto con el cual Smith trata a sus personajes, la ternura que se siente salir de la pantalla y la pelea interna de Affleck sobre que clase de hombre quiere ser. Smith hace una película enorme con un mundo muy pequeño, termina hablando de los grandes temas de la vida, una apuesta moderna, deudora de las ambiciones del siglo XX y los grandes relatos. En el caso de Chasing Amy es el amor, es el emor y perderlo.

Luego de esta sentida declaración queda hablar de TUSK. Smith giro al terror desde Dogma, acentuó esa línea en Red State y la profundiza en TUSK solo que esta vez no deja la comida de lado. No soy fanática del gore lo cual no ayudo mucho para sobrevivir a esta apuesta de Smith, pero logré salir medianamente entera. Nadie entiende porque voy a ver películas de terror si termino diciendo ¡TENGO MIEDO! pero yo sigo y sigo y….sigo.

A mi el terror me asusta por dos motivos: porque me da asco o porque toca mis miedos. En el caso de Carpenter o de Argento el terror funciona (la locura, la cabeza) pero en el caso de Smith lamentablemente lo que me asusta viene de la mano del asco.  TUSK es la historia de una estrella de internet que termina en manos de un psicópata que desfigura a sus víctimas somentiéndolas a todo tipo de experimentos, mutilaciones y crueldades.

No sé que decir sobre este cine, creo que éticamente estoy en contra. De Saw a Hostel, pasando por películas tan asquerosas que me niego a nombrar, lamento que por momentos Smith este más de ese lado y no de Misery. Creo que estas versiones del terror son las que arruina el género y lo tornan un chiste de mal gusto. Pero si percibo algo en el medio de las muilaciones de las que se sirve Smith y es que sigue siendo un director con cosas para decir sobre el mundo en el cual vivimos. No es quizás el director con más talento ni será visto nunca como un genio o maestro de cine, pero siempre, siempre, intetna decirnos algo. Quizás por eso sigo viéndolo mientras rezo, pido por favor, que deje que otras personas se hagan cargo de sus guiones.

En el caso de TUSK me paso algo que logré ver con mayor claridad al día siguiente. TUSK no me da miedo porque yo no soy Justin Long. Quiero decir: no soy una persona que ejerce la crueldad abierta y deliberadamente en las redes sociales solo porque cree, pobre, que no tiene consecuencia alguna el uso de la maldad sobre terceros. Puedo hacer otras cosas pero eso no lo hago, me impongo no hacerlo, me atormenta haberlo hecho de jovencita.  Y esta es la historia de TUSK las consecuencias de la crueldad sin límite. Justin Long tiene un podcast en donde se luce por el nivel de burla que ejercer sobre terceros, era (como muchos) un perdedor hasta que a fuerza de sadismo disfrazado de humor negro e incorrección, dejo de serlo. Ese es el inicio de la nueva apuesta de Kevin Smith que vale la pena por sus primeros 30 minutos, aunque Long es el que se roba todo el film.

Volví a mi casa pensando en eso ¿Kevin Smith me está diciendo algo? ¿Tengo que volver a revisar mi comportamiento online? ¿Hice bien en retirarme de muchas redes sociales? ¿Soy hiper sensible o sencillamente creo de manera absoluta que todo en esta vida se paga?

Como me dijo un amigo por mail: TUSK es una película obligatoria para todos los tuistars ; )

tusk

Justin Long se la ve venir

No tengo mucho más para contar excepto que vi el documental sobre Spandow Ballet pero necesito coemr algo, ir a natación y seguir de largo para ver otra película. Hoy voy a ver la de Houllebecq pero mi día favorito creo que se perfila mañana con la japonesa Wonderful Word End y luego el documental sobre The Residents.

Como siempre siento que veo las cuestiones laterales del festival con alguna que otra recomendacion de parte de aquellos que saben. Creo que a lo largo de estos años desde un rincón también fui constryendo lo poco que se o al menos nunca deje de inetntar.

Hoy a la mañana mientras desayunaba pensaba que el cine es uno de los pocos espacio de fuga que conservo. En un chat le comentaba a alguien que siempre que entro al cine entro creyendo, para mi lo que pasa en el cine durante esos minutos pasa de verdad.  Será por eso que me saca de los peores lugares de la misma manera que puede afectarme gravemente. Eso que tengo no sé como se llama, pero no todo tiene que tener un nombre mientras se lo pueda dotar de palabras.

Ojala pueda salir a si a la vida cada vez un poquito más.