Now Reading
Envidia al privilegio

Envidia al privilegio

1

Es difícil ser mujer en la Argentina y cualquiera me puede contestar que es difícil en todos lados. A lo que yo contestaré, sin dudar, que eso es cierto. Y una vez normalizado el asunto ya no tendremos discusión alguna. Por eso nuevamente: es difícil ser mujer en la Argentina y últimamente se esta tornando imposible.  Sobre eso hay que hacer algo. Pero la realidad es que a veces los golpes son tan duros y tan constantes que no sabemos qué hacer y de ahí a no hacer nada, por resignación, hay apenas un paso. Sacar fuerza de donde no se tiene para poder seguir, aunque eso implique un desgaste constante, parece ser la tarea. La paciencia de la población femenina es puesta a prueba todos los días y ese abuso, que muchos abiertamente disfrutan, se da por las diferencias que aún se mantienen, Las de fuerza física y las de fuerza económica. La violencia baja desde el sentido común de la sociedad, aquello que cree que es normal, y el Estado muchas veces colabora.  Esta vez decidieron ponerse lisa y llanamente al servicio del patriarcado. Sin muchas vueltas: vienen por la concha.

2

La juventud del PRO por la provincia de Córdoba decidió participar de la campaña contra el HIV promoviendo un afiche que muestra una concha con cierre. Por el carácter de violencia que envuelve todo me niego a utilizar la palabra vagina. Lo que se desprende de la imagen utlizada por el PRO es que la culpa de la propagación del HIV es de la mujer y que es su responsabilidad absoluta el uso de preservativo frente a la relación sexual. Exime al hombre de toda responsabilidad y le otorga todos los privilegios. Las mujeres no tenemos el derecho a tener sexo en paz y, al fantasma del aborto se le suma el fantasma del HIV, solo por mencionar dos de las mochilas más grandes con las que cargamos  a la hora de la relación sexual. Porque a todo eso se le suma lo personal y lo íntimo y de eso, que es tan delicado, se desprende el miedo. El libre ejercicio de la sexualidad de parte de las mujeres sigue siendo castigado y el PRO no hizo más que exponer lo que gran parte de la sociedad con la que debemos convivir -y entra la que debemos encontrar compañeros sexuales- piensa. Si una frente a la sociedad sigue siendo una puta si decide explorar su sexualidad con cuantos hombres quiera y necesite,  puedo poner en duda el supuesto escándalo que provocó el afiche. En este mar de hostilidades hay que concederla, con mucha rabia, al PRO que si algo no ejerció fue la hipocresía.

3

bu

En su novela “Plataforma”, Houllebecq narra el aburrimiento del burgués europeo que en la mediana edad poco y nada tiene para hacer, carece de estímulos, proyectos o planes. Con esa alienación como base, termina desplegando el mapa del turismo sexual en el sudeste asiático y la concurrencia de los europeos en búsqueda de menores de edad. Indonesia lanzó una campaña que muestra el cuerpo de una niña y un cierre relámpago. La elección de este cuerpo y de un pubis absolutamente infantil se da en el marco de un turismo sexual que mayoritariamente se sirve de niñas (y niños) para satisfacer, si cabe una hermosa palabra en un deseo tan oscuro, la necesidad pedófila de miles de hombres que se acercan atraídos por lo barato del asunto.  Este tipo de turismo esta tan arraigado que diarios como El País no dudan en promoverlo aunque el asunto sea macabro.

Aparentemente en nada de esto se detuvo a pensar la juventud del PRO que sencillamente googleó, no quiero imaginar la combinación de palabras, para robar una campaña ajena. El folleto del PRO está orientado a las mujeres, pero utiliza el cuerpo y el pubis de una criatura, como si la pedofilia no fuera un problema real en nuestro país. La depilación total y la ausencia de vello púbico en esta imagen se da porque es la imagen de una niña que no se desarrolló, que posiblemente no menstruó y seguramente ni usa corpiño aún. No profundizo aún más en el asunto porque es algo demasiado delicado como para especular aún más sobre el tema. Pero en base a lo que veo, lo único que puedo decir es que es un espanto que aumenta a medida que aumenta el análisis sobre dicha imagen.

Tengo en loop la frase: Abandonad toda esperanza, los que entran aquí.  Y pienso directamente en entrar al mundo siendo mujer.

4

A una hostilidad le corresponde otra hostilidad y en el tironeo entre dos partidos de derecha, el oficialismo también salió a defender al patriarcado.

concha

La aparente gracia de esta respuesta, que según se lee en las redes sociales es muy jugada, es que el cierre esta abierto. Siguiendo la línea de estupidez – si algo hay que concederle a ambas fracciones de derecha en la militancia por estupidez, que no es otra cosa que una forma de maldad -de  campañas como “Sacale Tarjeta Roja al Maltrador” (total se lo suspende por dos fechas y vuelve a terminar de darte una regia paliza)- la foto que podemos ver, a riesgo de ceguera, aquí arriba responde a la misma lógica que la del PRO. Machismo, patriarcado, misoginia y nuevamente la elección de un pubis de niña pero esta vez, gracias por la delicadeza,  con una P que parece una marca a fuego tal cual las que se usan con el ganado.

Nunca pensé que la concha iba a ser el campo de batalla de las miserias políticas de dos partidos del establishment.

Hice mal.

5

Como si se tratara de una cebolla solo creada para el mal, las capas frente a estas fotos se siguen desprendiendo.  Otra lógica que dicta estas imágenes es que la única sexualidad que tenemos las mujeres es vía vaginal. No existe la posibilidad de tener sexo anal o sexo oral. Aparentemente, ambas prácticas son impensadas en el marco de la decencia y la castidad total o semi total, según cuan bajo tengamos el cierre que nos encajaron en la concha.  No nos puede gustar nada que no sea estar boca arriba recibiendo. Este tipo de pensamiento responde a qué tipo de mujer decide ser una y qué tipo de cosas decide entregar o no. Si en la concha tengo un cierre ¿en el resto del cuerpo que tengo? ¿velcro? ¿botones? ¿o es que acaso ni se puede pensar en una sexualidad que no sea por la concha?

La envidia al placer femenino, al clítoris femenino, a la capacidad de prolongar y sostener el placer está presente en todo esto.  Sí, es más complejo. Sí, gozamos más. Sí, lo vivimos de otra manera. Sí, el estímulo que necesitamos recibir está a la altura de lo que podemos dar. Sí, ese es nuestro privilegio. Sí, les molesta. Sí, no toleran observar un privilegio que no pueden arrebatar. Sí, en un mundo en donde los privilegiados son los hombres es insostenible pensar un privilegio netamente femenino. Sí, nos odian por eso. Sí, nos rebajan y nos maltratan por eso. Sí, nos matan por eso.

Unos nos ponen un cierre por castidad, otros nos ponen un cierre más permisivo para bajarlo ante el capricho ajeno.  Idiotas.

6

En el 2013 se registraron 295 feminicidios.

7

Formas en las que hemos sido asesinadas algunas de nosotras:

Débora Gómez (25) murió de un mazazo en la cabeza por su pareja, Jesús Alberto Ayala.

Claudia Noemí Ponce murió consecuencia de un balazo en el cuello, efectuado por su pareja en Santiago del Estero.

Melina Romero fue asesinada y arrojada en bolsas de residuo, luego de ser sometida a una violación grupal que duro más de doce horas.

Milagros (7 años) fue asesinada en manos de la ex pareja de su madre, luego de su separación.

En Córdoba fueron 17 las mujeres asesinadas a lo largo del 2014.

8

fuck

No alcanzan las disculpas y poco sirven si la sociedad tiene normalizado todo esto y sencillamente lo acepta. Como se acepta el acoso callejero o se acepta que la única manera de ser mujer es no siendo una trola. Cuando digo que tengo miedo o que estoy preocupada por la suba de violencia contra las mujeres, en general los varones dicen ¿en serio?. Sí, en serio. Entiendo que vivan en otro mundo en donde el miedo a la violación, a ser secuestrada y metida en un prostíbulo, el ejercicio del sexo sin amor, parar un taxi a las 12 de la noche sin miedo y tantas otras cosas que yo no conozco; sean tomadas como normales. Aquello que el varón vive como normal es un privilegio. La falta de empatía frente a estas cosas es notable y por eso dos partidos políticos pueden sacar esta campaña, porque hay una sociedad que lo acepta. Que se indigne un poco en las redes sociales es nada más la muestra de un doble discurso con el que lidiamos día a día. La realidad, el mundo real en el que vivimos las mujeres nos dice otra cosa. Básicamente: cerra las piernas.

Frente a estas cosas no hago más que desmoralizarme y comprendo a todas aquellas mujeres que pasan por lo mismo. ¿Cómo no renunciar a todo y sencillamente correr a adaptarse? Todos los días pienso en eso.

Me refugio en una sola cosa: nos están pegando duro y parejo porque el mundo es nuestro.

Solo queda reclamar lo propio, nadie nos va a regalar nada,  juntas.  Como aliadas, amigas y con la seguridad de que sin nosotras no hay mundo posible.

No sé cuando van a aprender, evidentemente este brote de violencia responde al miedo de lo inevitable: este modelo de vida patriarcal es insostenible, pero van a aprender. Si quieren vivir mejor: van a aprender. Si quieren ser felices: van a aprender. Si quieren descansar: van a aprender. Si quieren modernizarse: van a aprender. Si quieren vivir bien: van a aprender.

Y si el patriarcado y cada uno de sus actores sigue firme en no aprender, no importa. A la larga van a  aprender igual, les guste o no.

Porque sin esa concha que tanto quieren cerrar ustedes no viven.

View Comment (1)

Leave a Reply

Your email address will not be published.