En esta investigación se narran hechos que sucedieron al interior de Revolución Democrática ante una denuncia de violación. Cómo se manejó pero por sobre todo, lo que no se hizo y lo que no se dijo. Dentro del partido -que el 2017 ofreció un gobierno feminista para Chile- existe una fractura entre las consignas que se levantan públicamente y lo que se hace en la interna. Fueron consultados muchos miembros de RD y sorprende algo en concreto, dada la horizontalidad que siempre ha mostrado esta formación política: los dirigentes no tuvieron problemas con ser fuentes con nombre y apellido, mientras que los militantes de base, prefirieron reservar sus identidades por temor a represalias. 

“Creo que, de verdad, si no le tomamos el peso a esta hueá hoy día y paramos esto, nos va a cagar. Políticamente. O sea, estamos hipotecando demasiadas cosas por una suma de pudores y negligencias, incapacidades, institucionalidad, falta de comunicación. Tenemos que hacer esto ahora”.

Esas eran las palabras de Sebastián Depolo, actual Consejero Nacional de Revolución Democrática (RD) y ex jefe de campaña de Beatriz Sánchez, el día 30 de mayo del 2018, en medio de un Consejo Político Extraordinario.

Minutos antes, Daniela Carvacho, una militante del Partido rompió en llanto mientras explicaba lo que una amiga suya había tenido que pasar durante meses, después de que se hiciera público un relato en el que decía ser víctima de una agresión sexual, por parte de un miembro con un cargo interno dentro de RD.

¿Es el feminismo realmente una de las bases de este proyecto político? Esa es una pregunta que nace inmediatamente después de escuchar o leer la declaración de Depolo, quien además, conoce el caso que se menciona desde que se reveló hace mas de ocho meses. Su frase suena, también, como algo que ha sido uno de los errores fundamentales en la izquierda desde el siglo pasado: las demandas feministas son secundarias y lo que importa realmente son las consecuencias políticas que podría sufrir el Partido.

En este caso, como se verá a lo largo del reportaje, personajes de la cúpula de Revolución Democrática piensan durante meses en el daño político que sufrirían si esta historia se desvela. Errores, voluntarios o involuntarios, que se contraponen a un discurso público que defiende a las mujeres, les cree y no las revictimiza.

La frase del Consejero antepone el perjuicio político al daño que sufren las mujeres. Y es una preocupación que se menciona más de una vez, en bocas de personas que han construido, comunicacionalmente, una organización con el feminismo como piedra angular, haciendo de él también un capital político y cultural.

¿Es el feminismo realmente una de las bases de este proyecto político? Es la pregunta, además, que probablemente muchas y muchos militantes de RD deben estar haciéndose desde hace algunas temporadas. Al menos en el pasado reciente, en el que el movimiento feminista ha conquistado espacios que antes le eran completamente ajenos y en los que han podido introducir, por ejemplo, la importancia de denunciar los diferentes tipos de violencia a los que están expuestas las mujeres, además de los protocolos necesarios para erradicarla en diferentes instituciones: desde colegios, pasando por universidades hasta partidos políticos. Eso sí, en algunos ha funcionado mejor que en otros. En el caso de Revolución Democrática, una sucesión de hechos demuestran que, hasta el momento, lo que se comunica públicamente dista de su cultura interna.

EL COMUNICADO ESCONDIDO

A principios de octubre del 2017, una persona de la mesa nacional de la Unión Nacional Estudiantil (UNE) se pone en alerta debido al relato de una de sus militantes (F desde ahora en adelante, quien se encuentra en pleno conocimiento de este reportaje). En la historia de F se hablaba sobre un episodio de agresión sexual de parte de una persona con un cargo político activo dentro de Revolución Democrática. Ella no quería hacerlo público, así que desde su organización política de estudiantes proponen conversar internamente con RD y explicar que hay alguien que desea hacer una denuncia en contra de uno de sus militantes. Que se sienten a conversar sobre los protocolos para saber cómo actuar en estos casos. Una fuente cercana a F. que prefiere no dar a conocer su nombre, por temor a represalias, explica que RD se negó.

Así lo recuerda también Daniela Carvacho, militante RD y amiga de F, de acuerdo a su intervención en el Consejo Político Extraordinario del 30 de mayo pasado, registrado en un video de casi cuatro horas de duración, al que tuvo acceso Es Mi Fiesta. “Tanto en los espacios de mi compañera, como en el de la gente de RD y el denunciado, se alude a que esta denuncia era falsa y que era oportunismo político, por la manera en la que se hizo, ya que fue a través de una funa de una secretaría de género. La directiva sabrá que eso intentó hacerse de otra manera. No se pudo, porque el espacio también tenía limitaciones. Eso se dijo abiertamente y se dijo por parte de militancia de RD”, explicaba la militante.

Por otro lado, aquella fuente cercana a F que prefiere mantener su nombre en reserva, explica que hasta el día de hoy la “han acusado de ser una infiltrada del Movimiento Autonomista, organización en cuál nunca militó ni militaría. Insisten hasta ahora en que todo es parte de una estrategia política para desvirtuar o desprestigiar al partido”, tal como relató también Daniela Carvacho en la reunión de militantes.

Es 6 de noviembre del 2017, faltan trece días para las elecciones presidenciales y Revolución Democrática realiza un acto público de homenaje a Elena Caffarena en el Parque Bustamante. La intervención, que consistía en poner en el suelo una imagen del rostro de esta feminista histórica, tenía como intención remarcar la importancia del voto femenino y también hablar sobre la representación política de las mujeres y sus demandas. El acusado de agresión estuvo presente ese día, así lo demuestra este registro en donde posa junto a Rodrigo Echecopar, presidente de RD.

Ese mismo día, pasadas las nueve de la noche, la Vocalía de Género y Sexualidad de la Universidad Diego Portales publica en su página de Facebook:

“Hoy como Vocalía queremos volver a hacer una denuncia contra un abusador, Gabriel Ramírez, estudiante de psicología de la UDP, militante de Revolución Democrática, quien ha postulado y tenido cargos de representación en la universidad. Fue mesa ejecutiva de la Federación el 2014, postuló para ser consejero de la Facultad de Psicología para el período del 2015, y el año 2016 se postuló a concejal por la comuna de Providencia. Actualmente es consejero político nacional de la Revolución Democrática. A continuación adjuntamos el relato de la compañera:

El día 28 de mayo, luego de haber consumido alcohol en una fiesta, procedí a irme en Uber con Y (N. de. E.: Y es Gabriel Ramírez), con quien hasta ese momento mantenía una relación informal. El estado de ebriedad en ambos era evidente, más aún, me mencionó en ese contexto que le impresionaba que yo aún ebria tenía la capacidad de hablar de manera clara. Había un ambiente de confianza hasta ese día. Llegamos a su casa y comenzamos a besarnos, cuando la instancia pasó a mayores, yo consciente de mi condición etílica, le pedí que no siguiera y me puse de costado con disposición a dormir. Desperté un rato después –no sabría decir cuanto- desorientada y siendo partícipe de una relación sexual que no recordaba haber consentido ¿ese no que dije antes no bastaba?. Me sentí vulnerada, volví a apartarlo y ponerme en disposición a dormir, esta vez, me sentía insegura y no estaba clara de lo que había ocurrido.

En la mañana le comenté, en un tono de interrogación e interpelación que había ocurrido, y quizás ahí fue cuando fui consciente de un acto de violencia, pues su respuesta en vez de un cuidado hacia mi persona, fue consultarme si lo iba a denunciar porque él tenía cargos y quería hacer de su vida carrera política. No sólo ignoró mi negativa a una relación sexual con él, sino también, sobre puso su posición de poder anticipándose a la reacción que yo podría tener. Luego de yo mencionarle que no lo haría – al menos en ese momento- el me pregunta cómo estoy. Luego de eso, nuestra relación no se prolongó por más de dos semanas, tiempo en que, cuando carreteábamos, él me preguntó en más de una ocasión si iba a denunciarlo, con esa misma precaución y preocupación de su carrera política.

Luego de haber terminado la relación informal entre nosotros, yo le solicité una mochila que le había prestado, fueron reiteradas las ocasiones donde él me decía haberlas dejado en un lugar al que cuando yo llegaba a buscarla no la encontraba, le preguntaba dónde estaba y me respondía que nos juntáramos a tomar café y fumarnos un cigarro, aún no estando juntos, seguía ejerciendo presión sobre mí en ese sentido. Yo necesitaba darle fin a lo vivido entre nosotros, creía que la devolución de la mochila era ese cierre. Pero la verdad, es reconocer que lo que viví en ese carrete, marcó un antes y un después, me puso en una condición de vulnerabilidad y transgredió mi capacidad de consentir, violentándome sexualmente”.

Este testimonio ya no se encuentra disponible porque la página de la Vogesex fue eliminada. El día 17 de diciembre, ingresó un recurso de protección en la Corte de Apelaciones de Santiago, interpuesto por Gabriel Ramírez en contra de Rodrigo Rivera, representante de la Federación de Estudiantes de ese entonces y Camila Barrueto, vocera de la Vocalía de Género y Sexualidad de la Universidad Diego Portales, debido a la publicación de este relato. El 16 de febrero este recurso fue acogido y “se ordena a las recurridas que en lo sucesivo se abstendrán de realizar publicaciones en Facebook en relación con los hechos que se imputan al actor”, tal como explica el documento.

“Bajo ninguna circunstancia mi idea era hacer daño a alguien”, explica Gabriel Ramírez en entrevista con Es Mi Fiesta. “Yo entiendo que estas orgánicas que están inscritas dentro de la movilización feminista, parte de ellas es tener una serie de consignas. Una de esas es ‘amiga yo te creo’, por tanto, ellos estaban haciendo lo que a ellos les corresponde por sus creencias”.

Al día siguiente de que esta denuncia apareciera en la página de la Vogesex UDP, el 7 de noviembre, Gabriel Ramírez a través de su cuenta de Facebook, hace una declaración: Durante ese día, Revolución Democrática también publica un comunicado que aún se puede encontrar escondido en la página de la formación política. Escondido es la palabra más adecuada tal vez, pues al buscar en los archivos de noticias, comunicados y declaraciones públicas a la fecha de la publicación de esta investigación, la nota no aparece. Solo se puede acceder con el link directo. Extrañamente, además, se le da nula difusión en redes. Y sí, extraño también es la palabra, pues la agrupación política utiliza las redes sociales como mayor medio de difusión pública. Así lo han hechos con sus campañas, comunicados y todo tipo de actividades, siempre.

Esta es la única vez que se difundió en Twitter.

Se podría decir que es un comunicado ejemplar, aunque no se nombra al acusado, sí se condena la violencia hacia las mujeres y se declara explícitamente que la Directiva Nacional “ha puesto a disposición del Tribunal Supremo (TS) del Partido todos los antecedentes disponibles, solicitando que sesione de inmediato y que aplique el máximo rigor y celeridad en su investigación”. Y así fue, en teoría. Paula Poblete, Secretaria General de RD- tomó el relato y presentó una denuncia en el TS, el tribunal de ética interno, cuyo deber es velar por el cumplimiento de las normas que rigen al partido. F nunca llevó directamente sus antecedentes al Partido, ni tampoco envió a nadie de su red de apoyo a que lo hiciera, según explica la persona cercana a F que prefirió reservar su identidad.

Poblete confirma a este medio que se enteró del relato el 6 de noviembre del 2017, “cuando aparece el post en Facebook. De inmediato nos preocupó, porque hablaban de un militante nuestro. La persona que aparecía como víctima no lo era, pero el acusado sí. Entonces, en ese sentido, nosotros por ley estamos obligados a tomar acciones con nuestro tribunal”, señala. También explica que el día 8 de noviembre les comunicaron la admisibilidad de los antecedentes en el TS, es decir, aceptaría tomar la causa.

Al preguntarle si antes de iniciar este proceso se comunicaron directamente con F para saber si estaría de acuerdo, porque sí o sí tendría que involucrarse de alguna manera en el futuro, Poblete señala que “si alguien de la directiva se entera de hechos reñidos con los principios del partido, por ley de partidos políticos, está obligado a llevarlo al TS. Y bueno, esto fue muy rápido. Nunca supe quién era la víctima, toda la comunicación la realizamos con su grupo de apoyo y ellos sí estaban al tanto de la denuncia”, aclara.

“DENUNCIA Y REPARACIÓN”

Una persona dentro de RD que prefiere mantener su nombre en reserva, explicó a Es Mi Fiesta que en enero del 2018, después de esperar semanas, por fin llegó un abogado acusador, pero que luego dejó el caso y el proceso se estancó. Paula Poblete confirma esta información.

Es en estas fechas cuando una persona cercana de F contactó a Naschla Aburman, ex presidenta de la FEUC. “Me llamó para pedirme que la ayudara a buscar pruebas, pensando que yo era militante de RD, pero no lo soy”, explicó Aburman en entrevista con este medio.

En esa conversación, le preguntaron a la ex dirigenta si conocía a alguien “que pudiera dar algún testimonio para confirmar que Gabriel mentía con la versión que estaba entregando públicamente”, desde que la acusación se realizó en la página de la Vogesex. Según lo que le relataron a Aburman, Ramírez decía que F mentía, porque ese día él se encontraba en un consejo político en Talca.

Pero había alguien que podía desmentir aquella justificación, según indican cercanos a F. Esa persona era Pamela Fierro, Coordinadora Nacional del Comando Electoral y, según ellos, la responsable de entregar los pasajes a los militantes que se habían trasladado hasta la región del Maule ese día.

Consultada por estas declaraciones, Fierro declara que “de los antecedentes que me mencionas solo puedo corroborarte que tuvimos consejo político ese día. Los relatos de Gabriel u otros actores del caso no los manejo pues están en manos de nuestro Tribunal Supremo, por lo que no podría responderte lo demás. No recuerdo exactamente si era la encargada, en general la compra de pasajes es la tesorera del partido. Yo en esa época estaba a cargo mas bien de las Campañas Electorales Nacionales y de los Frentes de Acción Política”.

Gabriel Ramírez también fue consultado por aquella justificación. “Cuando yo me enteré de todo esto había una foto en Instagram de esa fecha y yo no me acordaba. Y me dijeron ‘Gabo, pero tú volviste a Santiago’ y yo ‘ah, sí, perfecto’. Yo me acordaba de haber estado en Talca ese día, en esa fecha, piensa en la distancia de meses que hay de mayo a noviembre”, relata.

Dentro de la misma conversación de enero del 2018, además, se le pidió a Aburman se comunicara con gente del partido para que les respondieran los mensajes en los que preguntaban cuándo se daría inicio a la investigación. Todo esto, como parte de algunas garantías que pedía F. para cooperar con el proceso. Las otras eran que cuando se iniciara el proceso, desde el TS les pudieran entregar un certificado para acceder a las cámaras del edificio en las que, se supone, se ve a Gabriel y F. entrando esa noche. También pedía no tener que encontrarse con él en caso de tener que hacer alguna diligencia o declaración. Nada de esto se cumplió.

El mismo día en que Aburman recibió esta llamada, ella se comunicó con Rodrigo Echecopar, presidente de RD. “Lo llamé y le dije que por favor les respondiera. También le dije que se estaban equivocando, que el comunicado que habían publicado en noviembre estaba bien, pero que nunca lo difundieron. También le dije que no iban a estar libres de tener abusadores entre sus militantes, pero que debían marcar un precedente con una buena reacción frente a este tipo de casos y que aún, después de meses no lo habían hecho”, explicó Naschla. “Él, al día siguiente, muy temprano, me envía un mensaje y me dice que Paula Poblete ya le respondió (a la red de apoyo de F) , para que me quedara tranquila. Ahí no supe nada más hasta marzo”, declaró la ex presidenta de la FEUC.

Este medio contactó a Rodrigo Echecopar para consultarle por las declaraciones que lo mencionan dentro de este reportaje. “Mira, respuestas oficiales del partido las va dar Paula Poblete, que es la Secretaria General y encargada de vincularse con nuestro Tribunal Supremo. Si tienes otro tipo de preguntas, avísame y claro que también puedo contestar”. Al decirle que Paula sería entrevistada, pero que de todas formas, habían consultas que se le querían hacer a él, hasta la publicación de este reportaje, no volvió a responder a la solicitud.

Desde esa conversación en el verano del 2018, Aburman siguió en contacto con la red de apoyo de F. “En marzo tuvimos una reunión con su persona de confianza y me contó en qué estaba el proceso. Le dije que tenía que trabajar con un abogado, una psicóloga y ahí comenzamos a hablar más seguido. F. no quería hablar con nadie, ya no quería ni siquiera denunciar e intentamos que hablara con alguien de confianza y con experiencia, que le mostrara la importancia de hacer una denuncia en tribunales, porque hay que buscar eso, denuncia y reparación. Así fue como yo llegué a esto, pero antes, estuve alegando tres meses a toda la gente que conocía de RD para que hicieran algo, desde que lo vi publicado en redes sociales en noviembre”, explica.

COMANDO SÁNCHEZ

Fuentes al interior del partido que pidieron reserva de identidad y también otros cercanos a F, confirmaron que en noviembre, la cúpula y el equipo de la candidatura presidencial de Beatriz Sánchez estaba en conocimiento de la acusación, es decir, Sebastián Depolo, Giovanna Roa y Alejandra Lazo, entre otros.

Es Mi Fiesta tuvo acceso a una serie de mensajes enviados por Alejandra Lazo el día 8 de marzo del 2018, en los que la jefa de prensa de la campaña de Beatriz Sánchez, explicaba que la candidata sabía de esta situación, que ella quiso en noviembre conversar con la denunciante, pero que la víctima no había accedido. “Mira, nosotros nos enteramos a días de la elección. A días. Cuando cualquier cagazo era mega costoso. Y nosotros desde la candidatura, estábamos dispuestos a salir con todo a condenarlo, porque obvio. Pero coincidió que la chica no quiso, que el TS comenzó el proceso y que Gabriel congeló su cargo. En eso quedamos”, se lee en los registros.

En entrevista con Es Mi Fiesta, Lazo confirmó que tomó conocimiento de estos hechos durante la campaña de Beatriz Sánchez, “cuando apareció la publicación en Facebook, ahí nos enteramos”, indicó. En ese momento, “parte del equipo estaba viajando, entre ellos la Bea, entonces lo coordinamos separadamente, intentamos contactarla y ella fue muy tajante, que no quería hablar con nadie”, aseguró.

Beatriz Sánchez también lo recuerda. “Yo particularmente me enteré en medio de un vuelo al norte (en plena campaña), lo converse con la Giovi Roa, directora ejecutiva de la campaña con quien iba en el viaje. Me acuerdo que leímos juntas una publicación que creo era de Facebook, donde había una denuncia contra un militante de RD, dirigente estudiantil”, explica la ex candidata presidencial que ofrecía un gobierno feminista. En rigor, Gabriel Ramírez no era un dirigente estudiantil, sino Consejero Político de la organización y ex candidato a concejal por Providencia en el 2016.

“Para ser honesta, no recuerdo bien la fecha, si fue en noviembre o un poco antes. En campaña se pierde un poco la noción de fechas”, aclara.

–Algunas fuentes indicaron que una vez enterados en el comando, quisieron comunicarse con la mujer que era la supuesta víctima. ¿Podría confirmarlo?

“Sí. Nos impactó mucho la denuncia. Entonces de la manera más respetuosa que se nos ocurrió y de manera más confidencial, le preguntamos a la denunciante si quería que habláramos directamente. Para escucharla, para que no se sintiera sola o que no interesaba lo que ella decía. Sé que en ese momento nos dijo que prefería no juntarse o no hablar”.

– Los casos de violencia de género se producen, entre otras cosas, porque existe una diferencia de poder. ¿No era entendible que la supuesta víctima no quisiera comunicarse con personas con peso para el partido en ese momento?

“Por eso le preguntamos si quería ser escuchada y lo que entiendo es que prefirió no reunirse. No hubo un motivo o una razón que yo supiera. Y no insistimos por supuesto”.

—Usted, sin ser militante de RD, pero como una figura importante en ese momento ¿Hizo algo más respecto a este caso después de la negativa de la víctima? Si no usted, ¿su equipo que sí era militante?

“En particular averigüé qué haría RD. Esto era seguir una investigación por sus canales formales. Y también supe que el Frente de Género del partido (que está bien organizado) había tomado conocimiento del caso para asistir a la denunciante. Hasta ahí me quedé”, explicó Sánchez.

En teoría, si se observa por encima todo estaba bien. Existía una declaración pública ejemplar desde RD en la que se explicaba que la Directiva Nacional había solicitado que se suspendieran los derechos como militante del acusado. El comunicado también expresaba la intención de colaborar con la denunciante. Pero una persona cercana a F. señala que esto no fue así. Explica que lo único que se le había ofrecido, hasta el momento, era juntarse a conversar con personas en posiciones de poder dentro de la organización y “ella se negó, porque consideró sería un espacio para revictimizarla”. Además, comunicó que “si querían hacer algo por ella, que hicieran actos políticos como por ejemplo, que independientemente de lo que dijera el fallo, reconocieran que fueron negligentes”.

Por otro lado, la información que entregó Alejandra Lazo vía mensaje ese 8 de marzo -que el proceso se habría iniciado en noviembre dentro del TS- se contradice con los testimonios de fuentes dentro y fuera del Partido, al menos en la ejecución. También se contradice con el correo electrónico enviado ese mismo día, por una integrante del Frente de Género de RD al TS, en el que se pedía que se iniciara el proceso de investigación en el caso de Gabriel Ramírez:

“(…) quisiera manifestar mi preocupación por la poca respuesta y celeridad que han obtenido en los casos internos sobre violencia ejercida contra las mujeres. La mayoría de ustedes se presentó a este cargo poniendo énfasis en tratar bajo una perspectiva feminista el análisis y resolución de estos casos. Habiendo pasado ya 2 meses desde que están ejerciendo su cargo aún no hay abogado/a acusador/a a cargo del caso donde se ve involucrado Gabriel Ramírez ni tampoco hemos podido dar respuesta a otros casos que han tenido lugar en espacios regionales de nuestro partido”.

Más tarde, el mismo 8 de marzo, el TS respondía rápidamente enviando un oficio en el que se aseguraba que ya había un abogado acusador, quien pasaría a operar de inmediato, según lo que detalla a Es Mi Fiesta una persona militante del partido.

Pasadas las siete de la tarde de ese día, Revolución Democrática marcharía junto a miles de mujeres por la Alameda, conmemoraban el Día Internacional de la Mujer.

“ESTO TAMBIÉN PONE EN PELIGRO EL PRESTIGIO DEL PARTIDO”

El día 12 de marzo de 2018, fuentes cercanas a la denunciante ya estaban en contacto con Edson Dettoni, abogado acusador del Tribunal Supremo, según indicaron a este medio. Además, les informaron que el proceso comenzaría a andar ese día.

En entrevista con Es Mi Fiesta, Dettoni explica que por formación profesional y por ética no puede referirse a detalles de ninguno de los casos que ha tomado. Además, indica que “la fecha exacta de los casos que me han sido asignados y he tomado no la tengo clara, pero recuerdo haber aceptado la designación como acusador de un caso en marzo”. También explica qué es la figura del acusador dentro del TS de RD. “El acusador es alguien que investiga por el tribunal de modo que la función de investigación y juicio estén separadas”, señala.

De todas formas, asegura que “todos los procedimientos en RD son públicos para los militantes, con excepción de la reserva de identidad y cualquiera puede solicitar información. Se resguarda por motivos obvios la identidad, son temas muy sensibles, no solo perjudican jurídicamente a alguien, sino que generan efectos muy perjudiciales en su vida y en lo que quieren hacer, que es vida política y claro, esto también pone en peligro el prestigio del partido”, explica Dettoni.

“Tengo entendido que en este caso se ha solicitado información por parte de los militantes y el TS ha dado respuesta. Hay obligaciones y se cumplen. Cada denuncia que llega al TS es informada a la Secretaria General, ella tenía antecedentes de esto. Y se ha tratado en Consejo Político, por tanto, cada representante tiene el deber de rendir a sus militantes que los eligieron lo que está pasando en el Consejo. Si este es un partido muy público, no se guardan secretos”, añade.

Giovanna Roa, militante RD y Consejera Política de la Región Metropolitana también confirma que “una lo puede pedir a través de la Secretaria General”.

Por otra parte, Paula Poblete, Secretaria General del Partido, asegura que por lo menos a ella nadie le ha pedido que solicite información al TS. “No, a mí no me han pedido que haga eso, rara esa regla, yo de verdad no, no, no tengo conocimiento de eso”.

VICIOS PRIVADOS, VIRTUDES PÚBLICAS

“Lo repudiamos, todos pensamos que es de un nivel de violencia terrible, a todos se nos aprieta la guata, pensamos en qué tipo de sociedad estamos viviendo (…) Pero no es solamente decir ‘oye que violento esto’ y cuestionarlo y dejarlo ahí, sino invitar a una conversación sobre cuántas microviolencias hay en nuestro día a día y en cuanto estamos naturalizando un montón de cosas (…) Tú me dices que hay juicio social, bacán que haya juicio social”, explicaba Giovanna Roa sobre una pregunta que el periodista le formulaba sobre los dichos de Gustavo Cordera. Esto, en el contexto de una entrevista en La Tercera TV, a raíz del festival feminista Ruidosa, del cual también es co-directora junto a Francisca Valenzuela.

El 7 de abril era un día muy importante para Roa. Ese día se realizaría la nueva edición de Ruidosa y, además, se efectuarían las elecciones para elegir a los nuevos Consejeros Políticos de Revolución Democrática, cargo para el que ella también se estaba presentando.

Días antes, Giovanna recibió un mensaje de una militante RD, en el que le pregunta qué piensa sobre el caso de Gabriel Ramírez, para poder decidir su voto. La, en ese entonces, candidata a Consejera Política respondió: “siento que más que falta de voluntad es que los protocolos del TS son largos. Y yo también sé que cuando trataron de buscar abogados que prepararan el caso, mucha gente se omitió por conflictos de interés. O porque conocían demasiado al Gabriel o porque tenían una posición muy marcada”, se oye en el mensaje al que tuvo acceso este medio. También dice no tener más información porque los procesos del TS son cerrados.

En la entrevista de La Tercera TV, Roa declaraba que el debate público y el juicio social sí eran importantes a la hora de hablar de violencia contra las mujeres. Entonces ¿por qué dentro del partido -que levantó una candidatura presidencial feminista- la socialización del debate en contra de la violencia hacia las mujeres ha sido tan diferente a lo que se comunica externamente?

En entrevista con Es Mi Fiesta, Giovanna explica que “cuando eres militante de un partido tus opciones públicas y privadas son materia de interés del resto de los compañeros. Si hay una compañera o compañero que denuncia al TS y entra en una causa, es parte de la protección al proceso que esas causas no sean públicas, es parte de la protección de víctimas”.

“Mientras más mujeres denuncien ese tipo de casos, eso me parece una buena señal, otra cosa es como se hayan llevado esos casos y yo ahí creo que nos queda infinito espacio para mejorar”, declara.

–Pero a medida que se va mejorando y afinando protocolos, hay mujeres que salen perjudicadas mientras un partido político aprende cómo actuar. ¿Qué se hace con eso?

“O sea, lo mismo podríamos decir de todas las otras instituciones que están lidiando con casos que antes no tenían con tanta frecuencia”.

–Sí, pero yo te lo estoy preguntando a ti, en este caso, porque eres de RD.

“Tenemos que mejorar cada vez más y yo espero que -y esto te lo digo de todo corazón- que ninguna compañera tenga que, además de ser víctima del caso particular que le tocó y que está denunciando, tener otra revictimización en el camino. Y si nos hemos equivocado en eso -o sea no yo particularmente- sino como Partido, obviamente que no queda nada más que mejorarlo”.

También se le consulta a la Consejera Política por qué no difundieron que había un supuesto caso de violencia de género y que tomarían una posición al respecto, con la premura que sí existe con otras informaciones importantes. Pregunta ha lugar, pues es de conocimiento público la importancia comunicacional que este Partido le dedica a estos temas. Cuando se destapan casos de violencia de género en otros lugares, ellos son enfáticos en condenarlos públicamente.

“Todos los comunicados públicos llegan a la militancia vía mail. Podría revisar eso en particular”, responde. Dos mujeres militantes de base, que piden reserva de identidad por temor a represalias dentro del partido, confirmaron a Es Mi Fiesta que esa declaración pública nunca llegó a sus bandejas de entrada. Al preguntarle a Giovanna por qué no aparece en la página junto a todas las otras informaciones, indica que “si está o no en la página es lo que tiene que disponibilizar o no disponibilizar la Secretaria General”. En casi todas las entrevistas realizadas a dirigentes con peso político dentro de RD, llegaba un momento en que dejaban de responder e indicaban que Paula Poblete era la persona apropiada para conversar.

“NO REVICTIMIZAR”

Días más tarde, en abril del 2018, F fue llamada a declarar ya que después de recibir la denuncia, el TS se consideró competente para tomar el caso. En la declaración que RD publicó en noviembre, decía que ofrecían “toda la colaboración a la denunciante para entregar los antecedentes necesarios ante el Ministerio Público, pues dada la gravedad de la acusación podría ameritar su conocimiento por este órgano”. La denunciante no quiso hacer una denuncia en fiscalía, pero de todas maneras, el tribunal de ética del partido abrió investigación y según el relato de una persona de confianza de F., todo el proceso estuvo muy lejos de evitar la revictimización.

En primer lugar, la fuente que quiere mantener su nombre en reserva por temor, declara que, al no darle garantías a F de que no tendría ningún tipo de contacto con Gabriel Ramírez, más allá de ofrecer poner un biombo en la sala, esta tuvo que declarar vía Skype. Además, no fue citada como denunciante sino como testigo principal, pues la denuncia la hizo Paula Poblete algunos meses antes. F recibió una llamada y le dijeron que contara lo que sucedió. Comenzó a relatar todo lo que le pasó pero no con lujo de detalles, porque no se sentía cómoda haciéndolo.

Por otra parte, durante esa declaración a distancia se le hicieron preguntas directas, como por ejemplo, si había habido penetración o no y también cuál había sido la “posición sexual”. F nunca tuvo conocimiento de quiénes eran todas las personas que estaban escuchando su declaración. Ella solo sabía que en esa sala estaban Gabriel, miembros del TS y el abogado que se supone que la defendía al cual ella nunca conoció.

Además, esta fuente también indicó que estaba presente Diego Lizama, abogado y mejor amigo de Gabriel. F pidió también que su declaración fuera anónima y Lizama insistía en llamarla por su nombre. Todos estos detalles fueron entregados por una persona cercana a F que prefiere no entregar su nombre, por miedo a represalias por parte de los involucrados.

Gabriel fue consultado por esta información e indicó que su abogado no era Diego Lizama. Al preguntarle quién era entonces, “no voy a referirme a mi abogado”, indicó.

Edson Dettoni, acusador del caso, no quiso responder preguntas sobre los detalles de la declaración, pero explica que “hay un artículo del reglamento orgánico interno que señala que los testimonios pueden tomarse por ese tipo de medio”, cuando se le pregunta si es posible realizar declaraciones vía Skype.

—Pero un testimonio en el se supone se relata una violación, no es lo mismo que uno sobre el robo en tesorería, por ejemplo. ¿Qué perspectiva de género hay aplicada ahí?

Edson responde. “El principio en todo procedimiento donde estén involucradas asimetrías derivadas de la diferencias que se establecen patriarcalmente entre los géneros, lo que se busca es resguardar y nivelar esa simetría y no revictimizar. La declaración es voluntaria y, por tanto, quien decide declarar es quien decide cómo se declara. El TS no puede obligar a alguien a declarar ni tampoco a que lo haga de cierta manera”.

—Pero no declarar también implica que la investigación se conduzca de otra forma, porque va a haber información ausente.

“Claro, por supuesto”, responde el abogado, Edson Dettoni.

CONTRA LA JUSTICIA PATRIARCAL

También en abril, RD realizó una acción feminista pública. Diferentes personalidades del Partido y el Frente de Género, convocaron a una “Concentración contra la justicia patriarcal”, después de que se conoció el polémico fallo de La Manada en España. Giovanna Roa fue una más de las militantes que convocaron públicamente a través de sus redes con este mensaje: “No podemos permitir que instituciones que deberían proteger nuestros derechos, finalmente terminen revictimizando a quienes sufren violencia y sigan cuestionando nuestros testimonios como mujeres, basándose en si nos defendimos de una agresión o no. Invitamos a tod@s a la concentración frente al Centro Cultural de España en protesta por este fallo #NosotrasTeCreemos”. En sus redes, también lo difundió Francesca Bianchi, vicepresidenta del TS y Sebastián Depolo.

Durante esta concentración, militantes de RD fueron emplazados por otros asistentes. Se podía escuchar cómo les gritaban “encubridores”. Y apareció Rodrigo Echecopar. Ese día Naschla Aburman, ex presidenta de la FEUC, estaba en el lugar, se acercó a él y también lo emplazó. Vuelve a decirle lo que explicó hace meses por teléfono, relata: “que el comunicado que publicaron estaba prácticamente secreto en su página web. También le dije que se demoraron dos segundos en organizarse e ir a pararse afuera de de ese lugar y le pregunté cuándo iban a hacer lo mismo por sus compañeras”, afirma en entrevista con este medio.

Además, “le expliqué que en su declaración pública había estado bien, excepto por la nula difusión y porque tampoco aparecía el nombre de su militante. Que cuando pasa esto se toma una postura pública y no una secreta. Le dije que hacerlo público era importante por la impunidad. Porque la justicia patriarcal sobre la que alegaban en su cagá de afiche, es la misma que ellos estaban aplicando. Si yo pongo su nombre ahora en internet, ni siquiera sé que está siendo investigado. Esa es la gracia de hacer públicas las declaraciones, porque se supone que estás en contra de la justicia patriarcal, que es un sistema de mierda que permite que el abusador siga abusando”, relata Naschla.

Este medio quiso preguntarle a Echecopar por este episodio, pero como ya se dijo anteriormente, no contestó a la petición entrevista sobre las declaraciones en las que se le mencionaba.

GRACIAS POR CUIDAR A LOS NIÑOS Y PREPARAR EL ALMUERZO

Mayo fue un mes muy importante para el movimiento feminista local. La cantidad de tomas universitarias crecía día tras día, exigiendo protocolos en contra de la violencia de género y respuestas ejemplares respecto a los casos que cada plantel tenía.

El 12 de mayo del 2018, RD realizó su primer claustro feminista. Una militante, que aceptó ser entrevistada solo si no se publicaba su nombre y que asistió a la reunión en Santiago, explicó que esta instancia se realizó debido a la contingencia, ya que en el país se estaba viviendo un auge por las tomas universitarias que exigían protocolos que protegieran a las mujeres, entre otros temas y “un grupo de militantes toma la iniciativa de hacer esto. Te puedo confirmar que de esto no se habló, ni el caso en particular de Gabriel Ramírez, ni tampoco el tema de abusos o violencia sexual dentro de RD como temática”, explica.

Al preguntarle si no le parecía extraño que, dadas las circunstancias en las que se organiza esta iniciativa, no se mencionara el tema de violencia de género en diferentes instituciones, la militante responde. “Sé que es una lectura súper dramática quizás, pero es heavy que eso esté afuera sonando muy fuerte, sin embargo, la lectura adentro no. Eso significa que el ojo político de esto es bajo. Es repetitivo respecto a lo sintomático socialmente, que es como, ‘bueno, de ciertas cosas no se hablan’. Y es grave”, sentencia.

En sus redes, Paula Poblete -Secretaria General de RD- escribía públicamente un día después, algunas palabras de agradecimiento. “Ante la contingencia que está viviendo hoy el movimiento estudiantil feminista por todo Chile, como Revolución Democrática no podíamos quedar ajenos a la reflexión y a la sororidad. Ayer, cientos de mujeres en Antofagasta, Valparaíso, Santiago, Rancagua y Concepción nos juntamos a hacer comunidad, a tratar de comprender qué están viviendo nuestras compañeras en las universidades y cómo podemos colaborar en este momento histórico. Agradecer la generosidad de cada una para compartir su testimonio, para dar ideas y ponerse a disposición del trabajo que recién está comenzando. Falta tanto!! Agradecer también el apoyo de los compañeros que facilitaron que pudiéramos tener una jornada de trabajo maratónica sin preocupación por el cuidado de los niños/as o la preparación del almuerzo”, se puede leer.

Luego de este claustro, se realizó un Consejo Político Extraordinario, el día 30 de mayo. Personas de las bases explican a Es Mi Fiesta que este fue detonado, en gran parte, por una carta publicada en un grupo privado de Facebook en el que participan muchos militantes. En esta misiva, se hablaba sobre el claustro feminista, el momento político de RD, lo que significa ser feminista en un partido político y también un llamado de atención sobre casos de violencia sexual que estaban en el TS y que aún no tenían resoluciones. Este medio tuvo acceso a aquella carta publicada en redes sociales y la puedes leer completa acá.

“Es preocupante que en nuestro partido hace más de seis meses se encuentre en tramitación dentro del Tribunal Supremo (TS) una denuncia sobre una supuesta agresión sexual realizada por un militante del partido. El TS declaró esta denuncia admisible pero aún no se tiene conocimiento sobre su resolución y medidas, tampoco del estado de avance del procedimiento disciplinario interno del partido. Esto es alarmante pues independiente del curso que tomen las legítimas denuncias realizadas por la víctima en Tribunales penales o no, consideramos que tanto el TS como la Directiva de nuestro partido no han dado la importancia que arguyen y repiten en lo discursivo, a una situación que puede significar un grave hecho de violencia de género”, se declara en uno de los párrafos.

“EN LA CATÓLICA NO HAY BUENA IMAGEN DE RD”

De aquel Consejo Político Extraordinario también existe un acta a la que tuvo acceso este medio, junto a un registro en video de casi cuatro horas de duración. Ahí se pueden leer -y escuchar- las intervenciones de todas las personas presentes, como Rodrigo Echecopar, Sebastián Depolo, Giovanna Roa, los miembros de Tribunal Supremo y Paula Poblete, entre otros.

“Tenemos varios casos no trabajados a nivel de base. Al hacerse públicos, se han hecho defensas de los denunciados y no de las víctimas, han salido declaraciones públicas negando el relato de las víctimas, se les ha dicho que son exageradas, no se ha hecho formación y no se reconoce el problema. Hay compañeras que se han retirado de la base porque no creen que RD sea un lugar seguro. Las coordinaciones dudan de estos relatos, existe protección entre amigos, no hay una cultura de la denuncia ni una red de apoyo. No hay tampoco un relato unificado, las compañeras no confían en RD y hacia afuera lo que podría parecer es que hay encubrimiento. En la Católica no hay buena imagen de RD y además los compañeros (que son acusados de algo) cuando se retiran, dicen lo mismo que en la Chile. Dicen que hay diferencias políticas, que son problemas personales. Entonces, es algo sistémico, que ya no tiene que ver con llevar la denuncia sino con algo de fondo”, declara Daría Silva, militante y miembro de FERD UC, según lo que aparece en el acta que fue cotejada con el video, para efectos de este reportaje.

También habló la militante Estefanía Andahur. “Es lamentable que se cite a un Consejo Político Nacional Extraordinario para tocar este tema, pues se ofreció un proyecto de gobierno feminista y hoy tenemos este tipo de problemas dentro del Partido que no hemos solucionado. Parecen preocupantes las descoordinaciones que existen, es un asunto que se carga hace mucho tiempo. Se comenta una causa que desde el 2014 se demoró tres años en tener solución. Se agradecen las propuestas pero recalca que hoy el partido tiene un problema a la interna y no se entiende cómo no nos han pegado más fuerte”, dice el acta y se muestra también en el video.

En la carta que detona esta reunión extraordinaria, también se alude a ese antiguo caso del 2014. “Nuestro partido tuvo otra situación de este tipo durante el 2014, que el TS sancionó recién el 2017. Es cuestionable, por tanto, si la institucionalidad de Revolución Democrática entrega garantías para la seguridad de sus militantes y para las mujeres no militantes que han sufrido algún tipo de violencia por parte de miembros del partido”, explica el texto firmado por varias militantes de RD y participantes de los diferentes frentes de género.

¿Cuáles son, entonces, aquellas garantías? ¿Existen? Paula Poblete dice que sí. Que desde abril del 2018 tienen un protocolo de violencia de género. “El TS se supone que otorga esas garantías para todos los militantes y en especial para las causas de género. Tenemos un protocolo que da varios pasos para garantizar mayor protección que en un caso que si fuese como robarse un celular, digamos”.

La existencia de un protocolo no es una garantía en sí misma, porque en la teoría existe, pero no se conoce el carácter de su aplicabilidad. Las garantías son las maneras, formales y directas, en las que se vela por el cumplimiento de ese protocolo. Por ejemplo, con capacitaciones al TS y cada uno de los órganos involucrados en recibir alguna denuncia, para que sepan aplicar estrategias con perspectiva feminista. Se le informó a Es Mi Fiesta, durante esta investigación, que se realizó una reunión de capacitación. Paula Poblete lo confirma.

Una militante que participó del proceso y que prefirió reservar su identidad, explicó que durante este año se convocó al Frente de Diversidad y también la Comisión de Derechos Humanos para que los militantes que forman estos organismos internos hicieran “una capacitación al TS con su visión del protocolo de violencia, pero hasta donde sé, eso se realizó en una sola ocasión. No sé si se ha hecho de una manera sistemática. No sé si habrán compartido más material”, señala. También explica que no hay una documentación formal que confirme la existencia de esa reunión, ni tampoco el contenido y la forma en la que se dio.

Más tarde, en aquella reunión en la noche del 30 de mayo, Ana Yáñez, Consejera Política, explica de manera muy clara la urgencia. “La necesidad de discutir estos casos tiene que ver con los rumores y, por lo tanto, tener certezas para apoyar medidas como las que propone el TS. Se dice que existen alrededor de quince casos de violencia”. Durante el mismo Consejo Político se le pidió información de cuántos casos manejaban. La respuesta no fue satisfactoria, porque hubo tribunales regionales que ni siquiera respondieron al TS cuando este quiso recopilar esa información.

“El TS hasta el momento tiene una causa admitida previa a la aprobación del Reglamento de Violencia de Género y una posterior a dicha promulgación. Se solicitó información a los TR pero no todos dieron respuesta a esta consulta, se les invitó a participar y esto se logró recopilar: Coquimbo, una causa;  Valparaíso, 2 causas (1 previa a reglamento y una posterior). En la Región Metropolitana se desconocen la cantidad de causas”, detalla el acta.

“NUNCA NADIE LE PIDIÓ PERDÓN”

Según el documento de registro de este Consejo Político Extraordinario, al ser consultados por las demoras de causas, miembros del TS explicaron que el caso de Gabriel Ramírez había estado detenido debido a que en medio del proceso un acusador renunció a la causa. Eso sí, nunca se utiliza su nombre, en las cuatro horas de duración de la reunión.

Casi al final de este Consejo especial, Daniela Carvacho, militante de RD (y según lo que se desprende en la grabación, amiga de F) pide la palabra y explica que el partido tenía los antecedentes que acusaban a Ramírez desde hace siete meses y que, efectivamente, el acusador dejó el caso y no hubo otros disponibles. “En razón de cómo ha actuado la militancia en general de RD, yo y otra compañera que no es de RD, consideramos que es pertinente hablarlo acá”, introduce Carvacho.

También explica que una vez que Gabriel Ramírez congeló su cargo, él asistía a la universidad de F, porque realizaba compromisos de otro tipo con la federación, aún cuando miembros de la directiva le pedían que no asistiera.”Y él aún así desafiaba eso, porque podía llegar y amenazar a todo el mundo con querellas e iba igual”, explica Daniela durante el Consejo. Cercanos a F también relatan estos hechos. “En la universidad la federación es de RD y contrataron todos los eventos con la productora de Gabriel. Entonces, F, después de dos eventos en los que él se paseaba por ahí, dejó de ir a clases, para no verlo. Ella alegó y después cambiaron la productora al parecer, pero nunca nadie le pidió perdón”.

Según su relato en el video, F además “tenía un cargo de representación política en su espacio y al enfrentarse con él, en el patio, afuera de la federación, simplemente dejó de ir a la universidad. Esa compañera sufre hasta el día de hoy depresión, crisis de pánico y crisis de angustia. Ya tuvo un tratamiento psicológico a raíz de esto, y ahora tuvo que retomarlo de nuevo, porque esta persona seguía yendo y seguía siendo recibido por personas ahí. Esto implicó un alejamiento de ella respecto de la vida política de su espacio y, por cierto, una sensación de impunidad, porque pasan siete meses en los cuales, al no existir un relato formal hacia la militancia sobre lo que está pasando con este caso, el único relato que se instala es el de la persona que fue denunciada. Él sí habló de esto. Él sí habló en espacios informales. Él sí dijo que no había hecho tal cosa. Él sí entregó su relato y esta compañera no tuvo esa oportunidad y lamentablemente, la militancia de RD, probablemente no por maldad, reproducía el relato que él tenía. Y lo que a ella le llegaba era que todo el tiempo su denuncia era mentira, desconocida, que era oportunismo o falsa”, continuó explicando Daniela.

“Hoy día ella ya está casi entregada a que el proceso va a fallar en su contra y que no lo van a sancionar. Porque lo que ella denunció es algo que la justicia ordinaria es la que tiene facultades para investigar y no el TS”, declaró Carvacho. Lo que explica Daniela a continuación es muy importante. El TS, al ser un tribunal interno puede sancionar cuestiones éticas o conductas que se consideran contrarias a los principios del partido. “Si se hubiese abordado desde otra perspectiva o desde algo que el tribunal sí puede sancionar, si habría podido llevarse, pero hasta ahora lo que se quiere comprobar con el peritaje es algo que el partido, al parecer, no tiene la facultad de sancionar”.

Esto es esencial. El Tribunal Supremo de RD es un órgano interno cuyo deber es velar por el cumplimiento de las normas que rigen al Partido. En ningún caso es el encargado de declararse competente a investigar una denuncia de violación. Denuncia que, en este caso, ni siquiera realizó la supuesta víctima. El procedimiento aplicado, por lo tanto, excede de las facultades que este organismo interno tiene, porque no es necesario que ellos tengan que acreditar (y tampoco pueden) una violación para expulsar a un miembro del partido, por ejemplo. Investigar un delito como este es solo competencia del Ministerio Público.

En este caso el TS -no se sabe (aún) si en otros- actuó como si tuviera las facultades de un tribunal de la República. ¿Por qué? Por ejemplo, con la petición de peritajes psicológicos a F. Incluso, durante ese Consejo Político Extraordinario se planteó la idea de votar un presupuesto estimado en un millón y medio de pesos para financiarlo, tal como lo propone Rodrigo Echecopar al final de ese registro en video.

Según Paula Poblete, se asesoraron y sí tenían la facultad de pedir peritajes. “Hay diferentes formas de interpretar la norma y el TS consideró que estaba dentro de sus facultades”, explicó en entrevista.

—¿Cuál es la preparación que tienen los miembros del TS para manejar apropiadamente información que tiene que ver con agresiones sexuales? Porque pedir un peritaje sicológico en el que se narrará una supuesta violación no es lo mismo que una declaración sobre robo de dinero.

“No sé si no es lo mismo. No sé si se requiere preparación para solicitar una herramienta. El tribunal lo que quería era tener las mejores herramientas para llevar a cabo una buena investigación y tomar una buena decisión. Yo no sé qué contempla esto, pero si sé que son un órgano de cinco personas que decidieron ocupar esa herramienta”.

—¿Qué preparación tienen los miembros del TS para llevar investigaciones sobre violencia de género?

“Desconozco el currículum de las personas que lo integran. Yo sé que ahí hay tres abogados y las otras personas no lo son, porque por ley no es requisito que sean abogados. Es un tribunal de ética.

– Por lo mismo te pregunto si tienen preparación, porque para hacer este tipo de investigaciones, que involucran personas que pudieron haber pasado por violencia de este tipo, se necesita aplicar ciertos criterios y eso es especializado.

“Que yo sepa, no, no, no sé, te insisto, imagínate que te diga que no y que alguno de ellos tenga un diplomado en algo así, no sé”.

—Entonces, me estás diciendo que el Partido no tiene claridad en si el TS puede manejar de buena forma este tipo de casos”, se le replica a Poblete, porque estamos hablando sobre un TS que se declaró admisible para investigar, llevó a declarar a una mujer por agresión sexual y evaluó la petición de un peritaje sicológico.

“Es que el TS se elige democráticamente, la gente llega ahí por votación popular. Así como hay un montón de senadores y diputados de una diversidad de profesiones, que esperas que sean representantes, acá es un poco lo mismo. Y, de hecho, lo que hacemos nosotros es respetar la ley y la ley no pone condiciones. No hay pre requisitos para postular a este tribunal”.

–Entonces, no existe un equipo capacitado con perspectiva feminista para tratar problemas de violencia de género en el TS, según lo que me dices, porque no es lo que se exige, por ley.

“El TS es uno y tiene que ver todas las causas, de distinto orden y como te digo, no se les exige ni profesión, ni ningún tipo de…de…”.

–De especialización.

“Claro. Ahora, si la tienen, yo personalmente no la conozco”, indicó Paula Poblete.

“LO QUE ELLA NECESITA ES REPARACIÓN”

A principios de mayo, a F. le solicitaron desde RD que se sometiera a un peritaje psicológico. Tres meses antes había comenzado un tratamiento, porque esto le había afectado mucho en su vida académica y, por supuesto, emocional. Fuentes cercanas a F. explican esto y además, detallan que en su terapia le recomendaron no realizar esa evaluación, porque no era su obligación. Porque este no era un proceso judicial y significaba también volver a abrir y quizás retroceder en su proceso de reparación.

En el video del Consejo Político, también lo plantea Daniela Carvacho. “Si no hay seguridad de que el peritaje pueda garantizar que ella pueda ganar la causa, ella no quiere someterse a ese peritaje. Por qué se va a someter otra vez a un proceso que la va a revictimizar, ya que no hay certeza de que ese proceso la ayude”.

Por otra parte, hace muy poco tiempo, desde la Directiva Nacional le habían pedido a una amiga de F. que les pusieran en contacto. Querían volver a ofrecerle tomar un café y conversar. Ella les explicó que F. no quería nuevamente, porque significaba revictimizarla.

Daniela Carvacho, al finalizar su intervención en el Consejo Político del 30 de mayo, llora. “Lo que ella está pidiendo y lo que me dice a mí, se los digo como mensaje… para ella el solo hecho de que este Consejo Político y la militancia le escriban una carta personal, ni siquiera pública, en la que dijeran compañera te creemos, no es porque el partido no te crea, no es que no queramos hacerlo, es que las facultades de la ley…, perdón que llore”, suspira y continúa. “El solo hecho de que este partido y su órgano formal digan que le creen, ya sería bastante reparador. Hoy en día ella ni siquiera tiene confianza de que esto se va a sancionar a su favor. Lo que ella necesita es reparación. Y esa reparación básicamente es que le crean y que ojala RD tenga una posición como partido y dejen de cuestionar su denuncia”.

OLVIDA EL MIEDO

Las palabras con las que comienza este reportaje sobre los costos políticos, dichas por Sebastián Depolo el 30 de mayo en el Consejo Político Extraordinario, fueron tomadas con urgencia por los asistentes y se creó una Comisión Transitoria que ayudara a acelerar los procesos, como por ejemplo, el fallo del TS frente al caso que involucraba a Gabriel Ramírez. Esta comisión quedó compuesta por los Consejeros Nacionales Depolo y Alejandra Millán y Francisca Millán, Consejera de Frentes. Según consigna el acta de ese día también se debía sumar “alguien más del Consejo Político Nacional y probablemente la Secretaria General del partido”, Paula Poblete, quien además era la persona que puso una la denuncia en el TS.

Días antes de la publicación de esta historia, los miedos de dirigentes de RD se acrecentaron debido a rumores que decían que esta información sería pública, más temprano que tarde. Así que la maquinaria se puso en marcha, intentando adelantarse y apuraron -como nunca antes en casi ocho meses, según dan cuenta los datos recopilados- la redacción de un fallo que cerrara este episodio. Se hacía urgente, aunque se realizara fuera de los plazos que establece su propio estatuto. Mujeres militantes al interior del partido que creen positivo que se socialice esta información, pero que piden reserva de identidad por temor a represalias en la interna, confirmaron esta información a Es Mi Fiesta.

Además, explicaron que la cúpula, sabiendo que el fallo no dejaría conforme a mucha gente, pensó en elaborar un comunicado que estaría a cargo de algunas mujeres del espacio, como Giovanna Roa y Paula Poblete y que también sería firmado por otras. Este texto diría “todo lo que no dijeron ni hicieron con la misma urgencia desde que conocen el caso, desde noviembre”. Esta fuente, también declara que es muy importante en estos momentos cuidar a ciertas figuras importantes del Partido como Giovanna Roa, pues según se conversa dentro de RD es uno de los nombres fuertes para tomar la presidencia a fin de año. Roa, por otra parte, después de ser entrevistada se contactó con Es Mi Fiesta para acceder a la grabación de su entrevista. Se le respondió que se le enviaría luego de publicar esta investigación.

Por otra parte, un día antes de la salida de este reportaje, cuando ya se habían realizado las entrevistas y la militancia estaba en pleno conocimiento de la investigación, un cercano a F explicó a Es Mi Fiesta que ella fue contactada por uno de los militantes de Revolución Democrática mencionados acá. “La intentaron convencer de que se opusiera, para que cuando se publicara, ellos pudieran decir cosas como que la periodista no tenía el consentimiento de la víctima”, explica. “La invitaban a que no estuviera de acuerdo con el reportaje, señalándole todos los contras para ella, como por ejemplo, lo terrible que sería que se conociera el caso y la revictimización. Ya están preparando el relato y la salida institucional. Además, la persona que llamó de RD le dijo a F que su nombre ya se estaba esparciendo al interior del Partido”.

En este reportaje se exponen solo algunas de las veces en que mujeres militantes de base mostraron a través de correos electrónicos, asambleas y consejos su preocupación frente a la negligencia con la que Revolución Democrática enfrenta la violencia de género que se vive internamente. También, queda en evidencia la profunda fractura entre el discurso público del Partido y su funcionamiento interno.

El feminismo no es ni puede transformarse en un capital político y cultural. No es capitalizable. Una campaña política que enarbola el feminismo como propuesta debiera poner al mismo antes que su propia institucionalidad y eso debiera obligar a corregir mecanismos y penalizar casos de violencia patriarcal dentro de su orgánica, así como también evitar a toda costa la revictimización de las mujeres que denuncian. En el caso de la acusación a Gabriel Ramírez no fue así. Según lo que explicaba la Consejera Ana Yáñez en la reunión del 30 de mayo, aún existen quince casos. Quince nuevas oportunidades para no revictimizar a las mujeres y perfeccionar sus protocolos internos.

No es suficiente ponerlas a ellas como rostros de campaña o frente a los micrófonos para dar conferencias de prensa. No es suficiente si se renuevan los mismos vicios de la política pasada, tanto por hombres y mujeres en posiciones de poder. El feminismo siempre cobrará la palabra.

Author

Discos por sobre ahorros en el banco. En Twitter: @javieratapiaf