Violencias

Mi derecho en la sala de clases

No pensé que por pensar diferente y tener pasatiempos parecidos a lo de mis imberbes alumnos sería calificada como mala profesional.

Me niego a elegir y a que elijan por mí

“Vieja, guatona, cuidando cabros chicos y sin tiempo para ir a un concierto o escuchar un disco”.

Usar poca ropa no me hace jugar mejor

Camila patea traseros cuando se trata de videojuegos y nos cuenta cómo funciona ser mujer en ese mundo.

Belén: la mascota defensora del discurso conservador

Ya no es suficiente con ser víctima de una cadena de violencia. Belén, además, acaba de ser convertida en un instrumento de defensa de la postura anti aborto.