Now Reading
Al teléfono con Paloma Salas: “No todo lo que dice una mujer necesariamente resiste a lecturas feministas”

Al teléfono con Paloma Salas: “No todo lo que dice una mujer necesariamente resiste a lecturas feministas”

Tenía muchas preguntas en mi mente y buscaba respuestas de la gente, así que decidí llamar a Paloma Salas, (desde ahora en adelante P), una hueona bien chistosa e inteligente, para conversar sobre la rutina de la Chiqui Aguayo y sobre los chistes sobre violaciones. Esta llamada está transcrita sin cambios, lo que significa, por supuesto, que contiene muchas groserías. Si les molesta leer groserías, pucha, lo siento.

J: Hola, ¿cómo estai?

P: Hola, bien y tu?

J: Bien, ¿de verdad estai en la tina?

P: Sí mira, hay agua, ¿la escuchai?

J: Puta no, pero que bacán. Quería hablar contigo para hablar de la rutina de anoche, de los chistes de violaciones, las reacciones, etc. Mucha gente ha dicho que no se pueden hacer chistes de violaciones, ni hombres ni mujeres, onda, no se puede. Y personalmente no estoy de acuerdo con esa idea, quiero saber qué piensas tú.

P: Pasa una hueá muy atroz, que es… bueno hay gente que me podría asesinar por decir esto, pero creo que no todo lo que dice una mujer, necesariamente resiste a lecturas feministas ¿cachai? Siento que sólo porque la Chiqui es mujer, todo el mundo asume que la hueona es feminista, es muy raro. Al final es la misma estupidez esa de que “el feminismo está a favor de las mujeres y el machismo a favor de los hombres”. Es como un empate estúpido, porque si tú te fijai en la carrera de la Chiqui, muy difícilmente podríai decir que es una comediante feminista. O sea, la pelea gigante que se ha tenido con Villouta eternamente, como de decir “hueón, lo siento, pero Belelú y Zancada no son feministas, son femeninos, pero no feministas. Y yo los voy a defender como espacios de mujeres, está bien, es bacán que existan, pero el día del pico puedo decir que son feministas” ¿cachai? Entonces, lo que me parece injusto, es tener esa vara de corrección política tan alta con las minas, cuando de un hombre igual es esperable que hagan ese tipo de chistes.

J: Bueno, lo llevan haciendo siempre.

P: Sí, obvio. Aunque igual he visto otra cosa como en las generaciones más nuevas de stand up. Pasa ene que está esta como liberación femenina de que nosotras podemos hablar de lo que quisiéramos y no sé qué, entonces, también está esta confusión de que Ruffinelli es empoderamiento y al final dice hueás mil veces más atroces que lo que sale en Morandé con Compañía o en otros lados, mientras sus pares masculinos están tratando de limpiar sus rutinas. Tengo ene amigos que… onda hasta Fabrizio me pide consejos pa la rutina de Viña. Onda tu ayudai a tus amigos a salir de ahí ¿Cachai? Siento que mucha gente piensa que porque una comediante es mujer es como la Amy Schumer o la Malena Pichot, no sé.

J: Me molestó caleta, en cuanto a los comentarios sobre la rutina, que inmediatamente todos empezaron a compararlo con la rutina de la Natalia el año pasado…

P: Ay, insoportables.

J: …sí hueona, cuando son dos tipos de humor súper distintos, pero como las dos hueonas tienen vagina, se compara.

P: Claro, de hecho, igual tiene que ver con que el stand up está recién empezando… ya mira, es que he pensado muchas cosas pero no las he ordenado, así que voy a hablar no más.

J: Ja, ja, ja, ya.

P: Es como lo que pasó en Estados Unidos en los años cincuenta. Existía el vodevil y el humorismo ese de contar chistes… el hueón que contaba un chiste contaba chistes antiguos, como Alvaro Salas o qué se yo. Y cuando empezó el stand up, que es mucho más subjetivo y es más entre comillas arte, porque es el punto de vista de alguien, empezaron a ver muchas más comediantes mujeres y no es porque antes no existieran espacios para las mujeres en la comedia, porque sí existían, pero empezó a haber subjetividad, empezó a haber como la posibilidad de tú decir lo que es chistoso y no que la sociedad te dijera lo que es chistoso y tú replicarlo. Entonces, es obvio que van a emerger voces femeninas dentro de esta huea porque lisa y llanamente no existían espacios antes de este tipo. Si una mujer se subía a un escenario así hace treinta años era necesariamente para hacer chistes de suegras, no habían otros chistes, no eran consideradas voces graciosas.

P: De hecho tú lo dijiste…no, no, lo dijo la María José Cumplido, eso de “me carga que se hagan de estrategias masculinas para hablar mujeres”, onda, que hagan stand up como hombres, eso no me gusta, dijo ella. Y tiene razón para nosotras po, para las que leemos tu blog, no sé si para todas. Y sobre el chiste de violación, creo que es un chiste enfermo de desafortunado, que aparte yo no lo encuentro gracioso, pero obvio que creo que se tiene que poder hablar de violación, o sea cómo no vamos a poder hueón.

J: A lo que dice la María José le encuentro mucha razón y creo que abarca todas las áreas. Siempre se intenta llegar a empatar al hombre, y para mí, personalmente, el feminismo no es empatar a los hueones, sino desarmar esas estructuras.

P: O sea, obvio, o sea no hay gente que yo envidie menos que a Edo Caroe, o espacios que yo quiera ocupar… el mismo Festival de Viña no me parece tan interesante. Encuentro increíble lo que hizo la Nata el año pasado, pero no es un escenario que a mi me interese validar, ni una luz al final del túnel para mí. Entonces, en ese contexto, tengo que decir, que es la raja que exista la Chiqui Aguayo y que le haya ido bien. Ya, ese chiste de violación, qué mal que nadie le dijo, porque aparte también el stand up es una pega súper sola. Si llevai diez años haciendo un chiste malo del que siempre todo el mundo se ríe y nadie te dijo “oye tu chiste está super pasao”, puta, es súper difícil que la hueona no lo haga, ¿me entendis?. Entonces también ella es producto de la sociedad no más, no es como una hueona de mierda que hizo ese chiste atroz.

J: Es que esa es la otra hueá, por una parte está la gente que defiende el chiste, onda “obvio que no tiene nada de malo hacer ese chiste” y por otro lado están los que dicen “encierren a esa hueona y no la suelten más”. Encuentro que ambas posturas son como el hoyo ¿cachai?

P: Yo también creo que puta, igual, sí. Pero espera, tengo una pregunta ¿ese chiste lo hizo a la vuelta de la antorcha o antes?

J: No, fue en la rutina larga.

P: Ah ya, es que si lo hacía después encuentro que la hueá era peor, porque es como muy planeado. O sea, yo he cachao esas cosas ahora, con la preparación de Fabrizio, que lo he acompañao harto y puta, es obvio que tenís que tener un chiste para el momento entre gaviotas, onda, elegido. Mi respuesta definitiva es: obvio que podemos hablar de la violación, creo que entre todos los universos y niveles de ser ofensivos respecto a la violación, el de la Chiqui está entre los más grises, creo que hay gente que ha dicho cosas mil veces peores y creo que se le tortura mucho más por ser mujer.

J: Pensando en chistes de violación, ¿qué rutinas has escuchado que has encontrado que son bacanes, onda que lo logró mucho?

P: Hueón, hay un chiste de Sarah Silverman que se lo vi en vivo, no lo he visto en ninguno de sus especiales, la vi hacerlo dos veces, dos noches seguidas. Es un chiste que me fascinó porque habla de violación y ni siquiera la hueá tiene una lección, nada. La hueá parte con que su hermana no tomaba copete, ella siempre fue como la oveja negra de la familia y tenía esta hermana perfecta que no tomaba y que iba a una universidad bacán pero también de mierda de Estados Unidos, como una famosa por una violación, donde hubo un escándalo, onda que el entrenador del equipo de fútbol se había violado a todo el campus. Y cuando entró a la universidad, en las primeras semanas fue a un carrete y se curó pa’l pico, así pa’l pico de borracha y al día siguiente llegó a un baño y empezó a güitrear. Explicaba la hueá del vómito de una forma muy graciosa y que mientras estaba vomitando, siente que le empiezan a bajar los pantalones y los calzones. Y la hueona pa’l pico, no tenía fuerzas, sentía que se iba a morir, que no podía creer que esa hueá le estuviera pasando. Cuando la hueona estaba describiendo eso estaba todo el público callado, pa la cagá, todos así como “no puedo creer la hueá que estai contando”, era todo con lujo de detalles… y bueno, al final, sentía que le estaban bajando los calzones, hasta que se dio cuenta que en realidad se había hecho caca y se le habían caído los calzones porque se había cagao mientras vomitaba. Y era una hueá tan horrible por la que nos hizo pasar, para terminar con un chiste sobre diarrea. Onda, no aprendimos nada, sólo jugó con el terror de la violación y a mí me pareció maravilloso, la gente se cagó de la risa y no me siento para nada culpable de haberme reído. Ese fue un chiste de violación, completamente inútil, cero feminista, pero puta, no dice que a las feas no se las violan.

J: Es que ese el problema con este chiste, entre otros, mostrai a la violación como una hueá normal, como algo que te toca y no po.

P: Puta, la Chiqui igual tiene una visión de la sexualidad muy terrible para mí, pero no la puedo juzgar… eso de que se iba a casar pero no le interesa su marido sino el pico del hueón no más, esa hueá también la encuentro súper machista ¿cachai? o sea, me cargaría que un comediante se subiera a decir eso de su mujer. Si dai vuelta la hueá es del terror. Cacha la hueá optimista, por último, es una mina diciendo esa hueá y no un hueón.

J: Por un segundo, sabiendo que estaba mal, también se me pasó eso por la cabeza, por la chucha.

P: Claro, y hueones haciendo chistes de “fea culiá y a vo quién te va a violar” existen. Entonces, sí, el chiste ese es problemático pal pico, feo, yo no lo haría, etc. ni cagando, pero si se puede o no hablar de violación… me muero si no se puede hablar de violación.

J: Y de las reacciones que me quedan frente a esto, es esa exigencia pa’l pico de que si eres una mujer y estai en una esfera pública, ahora por obligación tenís que ser Gloria Steinem. Esa presión es como el hoyo.

P: Es que aparte que la comparación con la Nata es tan gratuita, porque se cacha al tiro de donde viene la Chiqui. La Chiqui trabaja con la Alison Mandel, con la Ruffinelli, ese es su mundo, ¿cachai? Es como comparar a Lemebel con Neruda y preguntar cuál es mejor, no entiendo esa comparación. De hecho, a la Chiqui la deberían comparar con el Edo Caroe, esa es la gente con la que trabaja. O con Ruminot incluso, porque ese es su universo. Sería muy raro que dijera como “a Sin Bandera se fue mucho mejor que a Tiro de Gracia”.

*ahora viene una hueá off the record que no se puede transcribir*

*ya volvimos*

P: ¿Cachai un libro que se llama We Killed? Sobre mujeres en la comedia, ahí la Phyllis Diller, Joan Rivers y otras, que hacían stand up en los sesenta cuentan que la forma más rápida de avanzar y que te consideraran intelectual más que una hueona chistosa no más, era actuando para público gay. Como que en el fondo también, no sé si hay como un machismo solapado ahí, pero es esa idea de que si los hombres gays te aceptan, al tiro eres más bacán. No digo que es algo malo, pero es algo que pasa, como que también las minas muy apoyadas por el mundo gay al tiro se transforman en divas, en otra cosa.

J: Bueno, pasa en la música también. Beyoncé puede hacer cualquier hueá y se le aplaude igual.

P: Obvio. Y se perdona todo, porque ya es otro status. Y por eso también la Chiqui yo creo que está abandonada de la mano de dios, y tiene al tiro directa relación con los consejos que recibe, el feedback y todo, porque su público es otro. Está midiéndose con otra vara.

J: Oye, ¿te tinca que toda esta conversación, excepto ese pedazo que es off the record, esté transcrito tal cual?

P: Obvio, no me siento mal con nada de lo que dije. Eso sí, por favor, pon que nadie se la violaría porque es horrible, es horrenda, asquerosa, que nadie en su sano juicio se la violaría.

J: Onda, “mensaje enviado desde mi tina”.

P: Sí bacán, pon que estaba en la tina.

J: Ya, pero cuéntame un poco cómo es la tina.

P: Es blanca, como todas las tinas y el agua está media tibia y un poco fría, así que siento que es ocmo tina/piscina un poco. Y fue una tina completamente improvisada. Estaba haciendo pipí y me metí a la tina.

J: Onda, ¿por qué no?

P: Sí, puse el agua y como estaba prendido el calefont me metí a la tina, para que cachis el nivel de excéntrica que soy.

J: Y ¿estai sola o estai con tus perros?

P: Está la pura Blanquita, que está con un problema respiratorio y el doctor me dijo que la obligara a estar en el baño conmigo cuando me ducho. Todo muy fascinante aquí. Aparte, estoy nerviosa, tenía que hacer algo por mi belleza, porque hoy vamos a hacerle una comida de buena suerte al Fabrizio en mi casa y viene Giorgio Jackson. Y yo estoy un poco enamorada de Giorgio. Va a llegar a las siete de la tarde, entonces, tengo que patear a mi pololo como a las seis y media y eso también me tiene un poco tomá.

J: Chucha, suerte. Oye Paloma, gracias por compartir tu tiempo en la tina, es como súper íntimo.

P: Obvio, no, me encantas tú y todas tus cosas, y Es Mi Fiesta y todo. Me puedes llamar para lo que quieras.

Foto* del fan page de la Paloma

View Comments (4)

Leave a Reply

Your email address will not be published.