Uno de los primeros prejuicios que se deben romper para discutir sobre el aborto, es el estereotipo sobre quién lo lleva a cabo. Da lo mismo si tienes plata o no. Da lo mismo si estudiaste o no. Da lo mismo si es tu primera relación sexual, si tienes otros hijos, si te cuidaste con todo o si fuiste irresponsable. Todas podríamos llegar a estar en esta posición y es por eso que es tan importante una legislación al respecto. No es un tema moral. Es salud pública. A continuación, cuatro testimonios.

Clau

Clau González es una mujer que abortó. Llegué a ella porque tiene un blog creado en el 2011 donde contó su experiencia y, además, donde recibe historias, comentarios o preguntas de mujeres que pasaron por la misma situación que ella. Ella consiguió las pastillas por internet. Las compró tres veces, en 70 mil pesos cada dosis.

La persona que contactó le explicó el proceso. “El método intravaginal, pero la última vez seguí la información de Woman On Web, que es el método sublingual”. Lo tuvo que practicar tres veces, porque las primeras dos no le funcionaron. Clau dice que las personas que le vendieron las dosis lo hacían sólo para ganar plata. Dijo también que la mujer a la que le compró las primeras dos veces fue muy amable. “Ella también se había practicado un aborto. A la otra, que le compré una vez nunca la vi. Envío a un tipo en su nombre, que me hablaba por Messenger y era amable, pero no me dio confianza”.

Cuatro amigos sabían que iba a proceder con un aborto, pero el proceso lo realizó sola. “La chica que me vendió las pastillas me dijo que conocía a un enfermero matrón, que ayuda en estos casos y aplica las pastillas. Pensando en que las primeras veces no funcionó por no haberlas aplicado bien, le contacté. Un chico muy amable, pero, poco a poco algunos detalles me comenzaron a llamar la atención, al punto en que logré averiguar que él no era quien decía ser, y me alejé rápidamente de esa pareja. Por favor chicas, tengan cuidado. Sé lo desesperadas que están, pero por favor vean bien con quién hablan. Aplicar Misotrol no debe ser denigrante, hoy en día ni para los partos se hacen lavados intestinales”, explicó en su blog.

Clau dice, además, que luego del aborto su proceso emocional y físico se ha basado en el miedo. “Mucho, de que me pillaran, de que no funcionaran, del dolor. Pero estaba segura que era lo mejor que podía hacer. Siempre supe que era la única opción de ese embarazo”.

Macarena

Macarena tiene 30 años y tuvo un hijo hace dos. A los 24 años ella también abortó. “No podía tener un hijo en ese momento, porque vivía en otra ciudad, sola, estudiaba y trabajaba en los horarios libres para poder mantenerme y pagar la universidad. Nunca estuve a favor del aborto. Pensaba lo típico que piensa la mayoría “si no te cuidaste, apechuga”. En ese momento yo no podía, no tenía cómo. No tenía carrera completa ni trabajo estable. Tampoco tenía una pareja que me apoyara. Llevábamos dos meses saliendo y pasó. No podía”.

Esta ingeniera forestal decidió abortar con el combo Mefiprestona + Misoprostol a las seis semanas y consiguió a 80 mil pesos la dosis. Siete días después de haberse enterado lo practicó, porque se dedicó a pensarlo. “Es una decisión que me costó mucho, pero evalué todas las contrariedades que se iban a presentar. Ni siquiera podía apoyarme en mis papás, que son trabajadores del campo, con poco dinero. Mi pareja también estudiaba, también era de otra región”.

“En internet es muy fácil conseguirlo, pero no puedes confiar. Date cuenta que el mercado negro farmacéutico tampoco se caracteriza por ser una obra social o de ayuda, es un negocio. Un negocio igual de asqueroso que el legal, pero en donde no cabe la moral ni los rezos de la clase política y empresarial. Para mí era el mismo nivel de asquerosidad, pero también mi única opción”.

Ahora, Macarena tiene un hijo de dos años y se casa en octubre. “El padre de mi hijo sabe lo que pasó. Se lo conté desde un comienzo, porque creo que no podría haber estado con alguien que desaprobara esto, porque es un período de mi vida que es parte de mí y de mi historia. Entendió que yo como mujer debía tener poder de decisión sobre mi cuerpo y me apoyó. Cuando supe que estaba embarazada, nos pusimos muy contentos. Sentí que en este momento sí era correcto cuidarme y llevar a término este embarazo”.

Coni

Coni tiene 19 años y a los 17 se practicó un aborto, también con Misoprostol y Mifepristona que consiguió gracias a una amiga que militaba en un colectivo feminista. “Aborté porque quedé embarazada en mi primera relación sexual. Estudié en un liceo de Macul y quería entrar con todas mis ganas a periodismo en una universidad tradicional, aunque fuera pagando un crédito por 20 años. En mi casa nos criaron pensando que tener un título universitario era la única manera de asegurarnos un futuro. Soy de la primera generación que entró a la universidad. Me costó más que la chucha poder entrar. Todos saben que si estudias en un liceo municipal, son muy pocos los que pueden terminar una carrera en la u”.

“Mi pololo de ese tiempo era compañero de curso y valía callampa. Me dijo que era virgen igual que yo y era mentira. De hecho, después de abortar, me enteré que me había cagado como con tres compañeras. Tampoco me ayudó en nada. Le entró el pánico y dejó de hablarme. Sólo después de que cachó que ya había abortado un día me mandó un mensaje para saber cómo estaba. Todos los días pienso que fue la mejor decisión que pude haber tomado. Y sí, puede que me haya mandado una cagá, porque ocupé condón pero no tomaba pastillas, pero  siempre he pensado que es una decisión fuerte  que tiene que tomar cada una, porque el cuerpo es nuestro”.

Paulina

Quien haya visitado este sitio ya conoce la historia de Paulina. Ese es su segundo nombre y no quiere revelar su identidad porque le da miedo que su familia se entere. Son muy conservadores. “También me da miedo lo que digan mis pares, la gente en mi trabajo. Me he dado cuenta que con este tema la gente llega y opina a la ligera, dando unos juicios tremendos, pero nunca piensan en lo que pasa por la cabeza de una mujer que decide abortar. No es una hueá fácil. Ni la mujer con más convicción en su postura quiere pasar por esto, porque lo que te caga la mente es que sea ilegal”.

“El proceso del aborto con pastillas no es tan traumático aunque sí tienes que ser cuero de chancho. Tienes que ser dura y tener la mente fría, porque la parte emocional es lo más fuerte. Sabes que es ilegal, que te puede pasar algo, que te pueden pillar o irte presa. Cuando leí la noticia de la niña de 17 años que cayó grave al hospital y que más encima dieron su dirección en los diarios, quedé mal. Ya es suficiente el daño que te produce hacerlo de forma clandestina como para que, además, tengas que soportar los juicios de hueones que no tienen idea de lo que están diciendo”.

Estas cuatro mujeres son sólo algunos de los testimonios que hemos recibido y con las que he podido conversar acerca del tema. Conmigo accedieron a conversar, pero de igual forma, todas pidieron que se mantuviera su identidad en secreto por miedo. Y es horrible pensar que una mujer no puede desarrollarse ni decidir sobre su vida basándose en el miedo. No es posible que todavía nuestros cuerpos deban funcionar bajo el criterio de lo que decide una minoría, poderosa, pero minoría.

Recen todo lo que quieran, vayan a misa, de hecho, no aborten si no quieren. Ya nos ha quedado claro que es algo que no se hace porque sea entretenido, pero denle a las mujeres el derecho que les corresponde sobre sus cuerpos y la seguridad necesaria para llevarlo a cabo.

Author

Discos por sobre ahorros en el banco. En Twitter: @javieratapiaf

  • Fabiana Alvarez

    Hola yo estuve embarazada y cuadno me entere tenia 3 semanas, por mortivos personales no podia tener al bebe y tuve que tomar la decision de abortar.
    Me recomendaron hacerlo con Taneciprol, lo cual es misoporstol, tuve algunos sintomas pero nada fuera de lo normal, ya que segui las instrucciones a la perfeccion.
    lo recomiendo ampliamente aun que hay que tener cuidado ya que cada mujer es diferente, antes de hacerlo deben consultar a su medico o estar muy bien informadas por cualquier cosa.
    les recomiendo entrar a la pagina de Taneciprol y ahi pueden encontrar la ayuda necesaria o marcar al telefono 01 800 286 93 39 a mi me ayudaron mucho con la información