Hoy quiero que hablemos de las doulas.

Es un hecho que la sociedad y este mundo ha tomado un ritmo acelerado, la rutina exige que se hagan más cosas en el menor tiempo. Lamentablemente, la mayoría de las veces esto afecta en la calidad del resultado, y más lamentable aún, es ver que esto afecta también el momento de parir/nacer. Se privilegia, por ejemplo, en ahorrar en contratar profesionales destinados a la atención de los usuarios y así se ve afectada la calidad de la esta. Y en cuanto al área que me convoca, creo surge la necesidad de integrar al equipo mutlidisciplinario de atención a la parturienta, la doula.

El rol matronil exige muchas cosas: educar, acompañar, observar, registrar, y claro, si hubiera una matrona por paciente, se podría manejar de forma más respetada un trabajo de parto, dejando de lado las aceleraciones, las inducciones y los malos tratos por querer “sacar el parto en el turno”.

Y ¿quiénes son las famosas doulas (y doulos)?, son la compañía, el apoyo, la comprensión, el conocimiento, la complicidad, la entrega en una persona. Al igual que las matronas respetuosas, sólo que sin formación universitaria. Ellas y ellos ayudan a las madres durante el embarazo, el parto y el posparto.

Me ha tocado leer y escuchar algunos comentarios contra las doulas por parte de colegas, y siempre vienen a mi mente esa imagen de matrona omnipotente, todopoderosa y hasta con un grado de soberbia o arrogancia en su sentir o en el propio quehacer.

INFO1
Foto: Adrianadoula.es

Yo creo que hay que saber cuándo dar un paso a un lado, reconocer que no somos pulpos, o también, que no hay la suficiente vocación en algunos para trabajar en esto del “servicio a la salud”, y qué mejor que integrar a nuestro equipo a alguien a quien le gusta, y es más, siente hasta casi la necesidad de estar y aportar con un grano de arena.

La necesidad de “humanizar” todo radica en que todo lo estamos robotizando, que salgan luego los partos, pongan suero, pongan oxígeno, cuando el cuerpo y la naturaleza son los mejores mecanismos para saber cómo se desencadenará todo.

Ojalá que se tome cada vez más, importancia al trabajo de una doula. Todas las mujeres que han decidido ser madres, deben luchar por la libertad de saber, querer y poder parir donde quieran, en un ambiente de respeto y amor.

Author

Es matrona, le gusta el funk y las micheladas. No importa de dónde provenga ese jugo de limón.