Patricia de Souza nos explica, a través de diversos ensayos en su libro Descolonizar el lenguaje, cómo los idiomas pueden construir mundos y hegemonías sin que nosotras lo percibamos. Editado por Los Libros de la Mujer Rota, el texto es una introducción para todas quienes se interesan en los estudios de género y cómo el lenguaje puede conformar realidades.

“Mientras nuestro lenguaje nos vea como subordinadas, mientras los mitos que nos alimentan sean los de la costilla que sale del primer hombre, mientras no seamos el paradigma sino el correlato, mientras no haya épica, novela, texto sobre quiénes somos, creo que no habrá mayores transformaciones”, es la sentencia de De Souza, pues que como explica en sus diversos ensayos, nuestro lenguaje es de dominación masculina, y esto no solo prescribe cómo nos comunicamos, sino que además crea mundos en los cuales nos formamos como personas, perpetuando aquella dominación heteropatriarcal.

De Souza también nos pasea por una selección de autoras que liberan y muestran a la mujer a través de sus palabras, desde Teresa de Ávila que valida al cuerpo como un medio de experiencias espirituales, pasando por Marguerite Duras con un lenguaje cargado de memorias y por Joyce Mansour, quien explora situaciones que revolucionan el rol pasivo que tienen las mujeres en los textos eróticos. También tenemos menciones a Beauvoir, Woolf, Olympe de Gouges, Flora Tristán, entre otras grandes.

Descolonizar el lenguaje es un libro recomendado para todas aquellas que desean una buena introducción a los estudios de género y especialmente en cómo el lenguaje puede moldear los estereotipos que hemos normalizado en nuestra vida diaria, pues como explica en su ensayo La revolución de lenguaje: “la colonizada termina por integrar el discurso que la convierte en estigma, y el sentimiento de inferioridad que la hace sentirse inferior; lucha contra él, pero está en su idioma materno, entonces, solo puede imitar…”.

Author

Periodista a medias y editora a tiempo completo. Bibliofílica y amante de los gatos. En Twitter, @lamliet.