David cambió la foto de perfil. Se dejó una barba castaña entre amish y hipster. Puta el weón mino. Puta el weón mino que me agarré. No hemos hablado hace tres semanas y mientras tanto, de picada me pongo tacos y me voy a la Blondie porque allá con copete, los minos son más fáciles.

A David lo vi sólo una vez más desde que me caí. Sí, fue romántico, rudo y hot. Bien hot, pero con un final bien lame, porque por vigésima vez me dijo que no puede tener una relación conmigo. Que no está preparado, que no soy yo, sino que es él. Aburrido.

En la Blondie bailo con unos amigos. Hay especial de Pulp y me siento súper mina horny vodka. Cuando ya son pasadas las 3 de la mañana un tipo de… 20? Me saca a bailar. Le digo que ya, obvio, y a los dos minutos (por cronómetro) me lo estoy agarrando.

No me acuerdo si hablamos ni cómo daba los besos, menos de su nombre. En algún momento le di mi número de teléfono y apagué tele.

En la mañana obvio que me costó cachar dónde estaba. No me fui con él, sino con mi amiga que me rescató. Despertamos como a las 12 del día y ella se levantó para volver con una pipa y una lata de medio litro de cerveza. Si me movía, vomitaba así que me quedé dormida otra vez.

A la una fui al baño y caché que tenía el celular en el bolsillo del vestido (dormí con ropa) y tenía 14 llamadas perdidas y un mensaje de texto. 10 llamadas eran de mis amigos, 4 del mino que me comí y afirmé la frente en la puerta del baño para leer el mensaje: “Hola Cosita”. Perfecto, la hice, ese hombre es mío. Siempre supe que agarro bien.

Hola Cosita me habló por Whatsapp. Me invitó un café al que no fui, después un café helado al que tampoco fui y cuando me preguntó si me gustan los chocolates, lo bloqueé. Jamás le pregunten eso a una mina, menos si es gorda. Ese lunes me mandó otro mensaje de texto preguntándome “Alguna mala cara?”.

Obvio que el arsenal de amigas que me gasto (las mejores) tuvo opiniones divididas. Entre que pare de quejarme por David y pesque a un tipo que sí me habla a “nadie puede decirte ‘Hola cosita’”. Los hombres apestan.

gordacelu

Voy caminando por la Alameda subiendo a Instagram una foto que tomé. Por Whatsapp mi amiga me cuenta que el próximo sábado hay otra fiesta en la Blondie. Hay especial de Placebo y un versus entre The Cure y Siouxsie and The Banshees. David le pone me gusta a mi foto y la comenta con un corazón. Yo armo mentalmente el outfit de fiesta. Me compré un vestido nuevo que pienso estrenar.

Author

26, Santiago. Hace un año y medio se corcheteó la guata para no volver a tocar los postres. Los extraña, rabea, pero en secreto le encanta que la talla M (y la S grande) le quede buena.

  • ximbanshee

    “hola cosita” es como “hola mi lleina” jajajjajajajjaja