Con esta decisión la joven egresada de Derecho de la Universidad Austral de Chile, queda completamente liberada de los cargos por los que fue condenada injustamente, tras ser imputada por el delito de denuncia calumniosa. El máximo tribunal del país acogió el recurso de nulidad presentado por los abogados de Francisca y ahora solo queda esperar las acciones que se tomarán en contra del Ministerio Público y de los primeros jueces que dictaron la sentencia.


A poco más de dos meses de la lectura de la sentencia en contra de Francisca Díaz por el supuesto delito de Denuncia Calumniosa (después de que denunciara una agresión sexual), por el que fue condenada a una pena aflictiva de tres años y un día, este miércoles 6 de febrero la Corte Suprema dictaminó una sentencia absolutoria a favor de la egresada de Derecho de la Universidad Austral de Chile. Esto quiere decir que la sentencia dictada por el Tribunal Oral en lo Penal de Puerto Montt, queda completamente anulada.

Durante las primeras semanas de enero de 2019, la Corte Suprema acogió el recurso de nulidad presentado por los abogados del estudio jurídico Albagli Zaliasnik. Tras el ingreso del documento, el Ministerio Público por medio del Fiscal Nacional Jorge Abbott se hizo inmediatamente contraparte del recurso, poniendo en contra de Francisca, algunos miembros de su equipo de profesionales.

Pese al revuelo mediático y la victimización por parte del abogado acusado de abuso sexual, Willy Fahrekrog Poldlech, en los medios de comunicación social tradicionales –específicamente en Las Últimas Noticas-, finalmente la Corte Suprema declaró que Francisca es inocente de los cargos que el Ministerio Público le imputó al tratar de justificar que la denuncia que se realizó la noche del 13 de febrero de 2016 era mentirosa.

La sentencia de reemplazo, absolutoria, que dictó la Corte Suprema, invalida totalmente la sentencia del Tribunal de Puerto Montt y no hay forma de recurrir judicialmente la decisión. Por ahora, sólo queda esperar las acciones que se tomarán en contra del Ministerio Público y los jueces que dictaron la sentencia.