Francisca Alcalde es diseñadora gráfica y es la creadora de Maps, un fanzine dedicado a abordar historias y retratar el imaginario de las madres adolescentes. Todo partió a inicios del 2016, cuando debía comenzar a pensar en su proyecto de título. Sabía que su interés iba en la dirección del diseño editorial, pero no quería caer en lugares comunes, temas recurrentes o superficiales, me explica.

“Fui madre a los 19 años, mientras le daba una vuelta a mis intereses e inquietudes me di cuenta que claramente algo que me había marcado y por el motivo que estaba a punto de titularme era la maternidad y que como uno, son muchas las jóvenes que tienen hijos y se enfrentan a diversas realidades. Finalmente eso fue lo que me llamó la atención: qué pasaba con las otras madres adolescentes, sus oportunidades, qué pensaban de su futuro, cuáles eran sus sueños, entre otras cosas… De esta forma comienza MAPS”, relata.

Dentro de Maps, el valor de la experiencia es una prioridad. “La motivación del proyecto comienza por hacer visible esas voces ocultas, que son las madres adolescentes. Lo que sabemos sobre este tema y la información que circula, se concentra en lo que dicen los especialistas, los adultos y otras personas que no son niñas, y por lo general lo hacen desde una mirada más bien fría y poco empática. ¿Qué pasa con las protagonistas de esta realidad? Son ellas las voces más autorizadas en el tema, niñas que tienen diversos contextos y realidades que las llevaron a ser madres adolescentes. Pero claro, porque son mujeres y adolescentes, no se les da el espacio para compartir y comunicar su experiencia. Ya es complejo ser mujer, adolescentes y madre, y al final toda la responsabilidad recae en ellas. Que se equivocaron, que se cagaron la vida, que qué van a hacer, pobrecitas… y no, no pobrecitas. En las conversaciones que he tenido con ellas, me llamó mucho la atención lo empoderadas que están, las ganas de salir adelante, de sacar una carrera. Y de hecho, en muchos casos tiene que salir adelante solas, sin el apoyo de nadie”.

La elección del formato fanzine también tiene un valor para Francisca. “Este [tipo de publicación] históricamente ha otorgado espacios fuera de la información de carácter oficial ganando un rol social importante, ya que no responde a líneas editoriales tan rígidas. Además es un formato de bajo costo, replicable, democrático, accesible para todos y con un mayor alcance”, explica.

Y si el tema central es el embarazo adolescente, el aborto también es una realidad dentro de este imaginario. “Desde mi experiencia, creo que el aborto, al ser visto como algo negativo, aún es un tabú y algo de lo que muchas mujeres no se atreven a hablar. A mi parecer, muchas veces se tiene esa postura errada de que si una está a favor del aborto, se da por hecho que una va a abortar, y no es así. Va por un tema de decisiones y de que finalmente cada mujer es libre y dueña de su cuerpo. En el caso de las niñas a las que entrevisté, se planteó el tema y me tocó ver diversas opiniones y realidades. En lugares más vulnerables hay un tema con la maternidad, en el sentido de que las niñas se sienten más empoderadas por ella, por lo que ni se cuestionan el tema del aborto. Pero en otros contextos, me pasó que desde los padres de la niña embarazada el aborto es una opción. Sin embargo, la decisión final la toman las niñas. A mí parecer también hay muy poca información al respecto, es por esto que es necesario más información y que las niñas sepan cuales son sus derechos y tengan la opción de decidir”, declara.

También asegura que esta primera serie de Maps se trabajó con jóvenes que ya eran madres al momento de las entrevistas, sin embargo, para otras oportunidades está abierta a “acercarse a otras experiencias, como la del aborto”.

Hasta el momento, Maps Zine cuenta con ocho ejemplares, en los que colaboran diferentes artistas y esto es porque Alcalde siempre lo pensó como un proyecto colaborativo, buscando abrir la discusión y generar diálogos.  “Me tomé la libertad de invitar y presentarles el proyecto a personas cuyo trabajo me gusta mucho y tuve una muy buena recepción por parte de ellas. En general, a todos les gustó y les pareció atractivo el tema, incluso cuando la mayoría de los casos no tenían mucho conocimiento de este. Antes de comenzar, conversé con ellos y les planteé algunos pies forzados relacionados con los formatos y de ahí cada uno se tomó la libertad de hacer lo que quisiera, siempre tratando de ser lo más fieles a la historia relatada por cada niña.

En estos momentos, Francisca está buscando financiamiento para continuar con su proyecto. Mientras tanto, puedes visitar su web y seguir el camino de Maps. En paralelo, un hospital de Santiago se interesó por el proyecto y están trabajando en conjunto para crear una nueva serie. Y en el desarrollo de su trabajo, la diseñadora también pudo notar algo, que debiera ponernos en alerta a todos: “pude reafirmar la falta de educación sexual y la poca comunicación que se tiene de este tema, por lo que en un futuro desarrollar proyectos con un carácter más educativo no lo descarto. Como lo que hace Planned Parenthood en Estados Unidos, me parece muy interesante”.

*Si quieres ganar la primera serie de ocho fanzines de Maps, te invitamos a concursar por ella en nuestra cuenta de Instagram.

 

Author

Discos por sobre ahorros en el banco. En Twitter: @javieratapiaf