GOOD TiMES
Se termino el caso
Al mostrar pruebas condundentes en la carpeta de investigacion, me ofrecieron Suspencion del caso, en la carpeta esta todo como para probar que habian demasiadas calumnias en el relato que se hizo famoso. La Fiscalia y la contra parte jamas hubieran planteado una Suspension, si el relato inicial hubiera sido cierto. Cuando meti las pruebas al caso, la contraparte parte inmediatamente me ofrecio la suspension. La que yo no acepte por querer ir a juicio. Pero hasta el dia de hoy no me pidieron mi declaracion. Y yo tenia que continuar con mi vida ya que tenia muchas cosas que trabajar en mi y el caso abierto no me lo permitia y parecia eterno.
Ese relato estaba muy lejos de lo que yo era, porque apesar de haber estado mal en muchas cosas, jamas cometi tan atrozes actos como los que fueron relatados …Nadie me ha visto ser violento nunca en 20 anos de carrera de musico en la bohemia con muchas relaciones y 10 pololeos largos. Esta fue mi unica Realacion Toxica y ambos estabamos enfermos…

Ahora a continuar con mi vida y seguir haciendo lo que se hacer

Queria agregar MUCHAS GRACIAS A TODOS LOS QUE ME HAN TIRADO BUENA ONDA EN LA CALLE… YA QUE AHI ESTA LA GENTE!

Y le quiero agradecer a mi Angelito querido que me cuida !

Así celebraba Camilo Castaldi este fin de semana la Suspensión Condicional del Procedimiento en el caso de violencia de género que enfrenta luego de la acusación de Valentina Henríquez, su ex pareja, en julio del año pasado. Y, tal como la entrevista publicada en La Tercera, su declaración está llena de trampas.

En primer lugar, la Suspensión Condicional de un procedimiento no significa en ningún caso una absolución, ni tampoco la confirmación de que alguien es inocente. Es solamente una salida alternativa con la que se evita llegar a juicio oral y es una pausa en el proceso solo si el imputado cumple con ciertas condiciones. En este caso, algunas son mantenerse alejado de la víctima por dos años y hacer un taller de música en un colegio. Además, es una medida que Valentina Henríquez pidió, no algo que le ofrecieron a Castaldi por la contundencia de sus pruebas, tal como él expone. ¿Por qué Valentina vio esto como una opción? Ella lo explicó también el fin de semana:

“Mi abogado y yo aceptamos la suspensión porque supone un adelantamiento de lo que hubiéramos conseguido en un juicio, acá en Chile no hay más protección que ésta, otro posible escenario era que, de ir a juicio, el acusado tuviese que pagar $300.000 mensual al fisco sin siquiera tener que cumplir orden de alejamiento, algo aún más desfavorable en nuestra opinión, porque que el acusado esté alejado de mí por el mayor tiempo posible es primordial y es todo lo que puedo conseguir aquí para sentirme protegida y un poco más segura”.

Esta fue la alternativa de Valentina, pues su caso no entra en la ley vigente de Violencia Intrafamiliar. “Hay un amplio y peligroso vacío en las leyes actuales en Chile, que no contempla las relaciones de pareja o “pololeo”. Nosotros convivíamos y vivimos juntos todo nuestro pololeo, en el departamento donde vivimos fue la escena donde ocurrieron casi todas sus agresiones hacia mí, en la noche o en la madrugada, pero el acusado miente por supuesto en esto, lo niega, así como niega todos los otros delitos que el cometió y yo los denuncié. Ahí está el vacío: no hay pena mayor para él acusado porque además no estábamos casados, entonces no se comprueba que fue violencia “intrafamiliar”, fue violencia no más, lesiones, resolución: no hay castigo por golpearme entonces, así es el país en que vivo”, explicó ella en su declaración.

Si bien lo publicado en La Tercera este fin de semana era una entrevista y no un reportaje sobre el caso, sorprende lo pésima que es. Un trabajo deficiente en cuanto al ejercicio periodístico de cuestionar a través de hechos y datos a un entrevistado, sin dar por sentado que todo lo que dice es una verdad incuestionable. También sorprende por ser el trabajo de una periodista especializada en temas judiciales desde hace una década (algo que dejó ella en claro a través de sus redes sociales días atrás). ¿Cómo no contrapreguntar cuando se supone que sabes lo que significa una Suspensión Condicional de un Procedimiento?.

Esa entrevista, además de ser deficiente en términos periodísticos, demuestra la nula capacitación de los periodistas en la cobertura de temas tan sensibles como la violencia de género.

Y aunque el músico buscaba que se le declarara inocente en un juicio -siempre negó las agresiones-, finalmente se allanó a un acuerdo para resolver cuanto antes su situación. Según su abogado, Marcos Contreras se había llegado a un punto en que existían antecedentes suficientes para desestimar las acusaciones de Henríquez.

¿Por qué no hay contrapreguntas? ¿Cuáles son los antecedentes que desestimaban las acusaciones de Henríquez?

Contínuamente repite la frase “ya estoy muerto” al recordar las consecuencias del episodio de violencia que lo llevó a tribunales, lo hizo protagonista de funas feministas y hasta una marcha pública. “He leído harto sobre feminismo y en Argentina han avanzado mucho, una vez escuché que algunas sostienen que están en una etapa donde ya dejaron atrás las funas. Respetan el debido proceso y una vez que la denuncia se confirma, con una sentencia, ellas activan las funas. Yo espero que eso también avance aquí. Respeto mucho las demandas de las mujeres en Chile y en el mundo, eso sin duda, pero hablo desde lo que yo viví”, concluye.

¿Por qué después de esa respuesta no existió una contrapregunta? ¿No te produce incomodidad llamarte El Muerto después de un caso de violencia de género en el que estás involucrado? ¿Sabes que los muertos en este tipo de casos, habitualmente, son las mujeres y no los acusados? ¿Qué es lo que leyó? ¿Dónde? ¿De qué forma se ha avanzado? ¿En Argentina los tribunales de justicia les dan garantías a las mujeres para que acudan a ellos y confíen en el proceso? ¿En serio? ¿Dónde podemos encontrar esa información que estás declarando?

Me arrepiento de esas situaciones. Esa frontera que crucé es mi vergüenza. Para mí todo eso mirado desde hoy, es haber llegado demasiado lejos al haber seguido una relación que tenía que llegar a su fin mucho antes. Toda la gente alrededor me lo dijo, pero yo estaba ciego en ese momento y profundamente enamorado. Llegamos a un extremo en el que por ley no podemos acercarnos. En las terapias he comprendido que los adictos hacen sufrir a todo su entorno, a sus familiares, se alejan de sus amigos y causan mucho dolor a la gente que los quiere. Entiendo que ella (Valentina) cayera en profunda desesperación también al no poder sacarme de algo que me quería sacar. En su subconsciente ella creo que hizo todo esto para sacarme de ahí y con la esperanza también de recuperarme. No me quiero referir más en profundidad a situaciones que se explican por problemas de ella muy profundos y que mostré con testigos y grabaciones de audio en la investigación. Eso es de ella y es de su privacidad.

¿Por qué no se contrapregunta o se aclara que es él el que no se puede acercar a Valentina? ¿Por qué no se detalla que en realidad esa es precisamente una de las condiciones para dejar en pausa el proceso judicial? Sin esa aclaración, se le entrega un colchón tácito a los dichos de Castaldi que sustentan los episodios de violencia en problemas sicológicos de su ex pareja, algo que también ha sido parte de la defensa de otros acusados, como Andrés Larraín, pareja de Antonia Garros: “me di cuenta de que esos documentos consignaban a una persona que tenía lesiones en sus manos, y que el médico constataba que era por destruir la casa de su pololo, con un diagnóstico médico psiquiátrico claro y definido y señalaba que se encontraba descompensada. En una entrevista de la psiquiatra a Antonia, ella misma señala que  agredió a Andrés,  se descompensaba y se producían estos episodios, entonces si tratamos de buscar respuestas más allá, estimamos que esa noche ella  terminó su vida de manera voluntaria”. Eso es lo que explicó en esta entrevista Paula Villalobos, abogada de Larraín. 

La preparación de los comunicadores en estos temas es esencial. Y no es necesario postular a becas Chile o endeudarse para hacerlo. Solo se necesita interés. Por ejemplo, además de manuales para realizar un periodismo responsable y no sexista hechos por asociaciones de profesionales en todo el mundo, disponibles en un sinnúmero de idiomas, también existe un estudio a cargo de las periodistas Cecilia Ananías y Karen Vergara: Tratamiento informativo del feminicidio en los medios de comunicación digitales chilenos en marzo de 2016, un trabajo en el que se entrega un análisis de lo que no se debe hacer y la explicación de diferentes especialistas en torno a la importancia del buen manejo de estos temas en medios de comunicación.

“Es importante como periodistas y comunicadores estudiar cómo los medios de comunicación digitales construyen noticias sobre violencia contra la mujer, porque junto a la escuela y la sociedad, somos (queramos o no) forjadores de opinión, en las cosas que transmitimos entregamos nuestra visión del mundo. Ya lo decía Martín Serrano en 1993, ‘la participación de los Medios de Comunicación de Masas en la elaboración de una representación de lo que sucede en el mundo se inicia cuando la institución mediadora, u otros agentes sociales, seleccionan determinados aconteceres para hacerlos públicos’, esto podemos aplicarlo a cómo los medios escogen informar sobre un caso de violencia contra la mujer, desde que punto de vista se sostienen al construir el relato y qué están informando finalmente al respecto”, explica la periodista Karen Vergara.

“En el caso de la entrevista a Castaldi, podemos observar que hay un nulo interés de contrapreguntar, tensionar o debatir ideas del músico, donde incluso se asoman algunos juicios de valor. ¿Dónde quedaron los antecedentes presentados por conserjes que señalan que Camilo los habría amenazado con un sable? ¿Las denuncias anteriores y reclamos expuestos en la comunidad del edificio? ¿Es tan fácil creer que alguien golpeó por accidente a su pareja?”, concluye.

Frente a las críticas que hubo en redes sociales a esta entrevista, Leslie Ayala, la periodista autora de la misma, respondió “Soy periodista, no activista. Hago mi pega”. Días atrás escuché algo muy similar en una entrevista que le realizaron a Mónica Rincón en el programa Café Con Nata, en el que ella afirmaba “como persona soy feminista, como periodista no” y “como periodista no adhiero a ninguna causa”. ¿Qué significan estos dichos de ambas? Se lo pregunté a las dos ayer, pero aún no recibo respuesta.

Como consumidora de medios de medios de comunicación, he podido ver que es compatible realizar un trabajo periodístico serio y al mismo tiempo tener una ética feminista. Por ejemplo, los análisis de Ana Pastor en El Objetivo, un programa del canal español La Sexta, que tira de hemeroteca y cuestiona con hechos objetivos a políticos. O también las entrevistas y contrapreguntas que realiza la también española Mamen Mendizábal en su programa Más Vale Tarde, en el que no teme usar la ironía ni tampoco su inteligencia para contrastar un hecho (les recomiendo buscar videos del tratamiento que ambas hicieron del caso de La Manada). Por lo tanto, esa separación para mí resulta incomprensible. ¿Qué significa tener una ética feminista en el trabajo de periodista? No es más ni menos que trabajar con enfoque de derechos humanos. ¿Eso hace al trabajo menos riguroso? ¿No es acaso lo que necesitamos precisamente para contar historias?

Me huele a que esa separación tiene que ver con buscar incesantemente pertenecer al club de la objetividad de los señores, algo vergonzoso si pensamos en que en las primeras dos semanas en la escuela de periodismo queda claro que tal concepto no existe. Ojalá que el análisis de tratamientos de la información en casos de violencia hacia las mujeres prospere y sea un punto más dentro de la educación constante que debemos realizar los periodistas dentro de sus carreras. Si hasta el momento esa falsa objetividad en los medios ha hecho más daño que otra cosa, quizás sea la hora de probar escribir sobre los mismos temas con un enfoque de derechos humanos, que no es ni más ni menos, lo que busca el feminismo.

Author

Discos por sobre ahorros en el banco. En Twitter: @javieratapiaf