Tuve pocos sobrenombres en mi vida. Pepe Tapia fue uno (me llamo Javiera José y lo odiaba, pero ya no) y el otro, que me marcó aún más (para bien), fue “Cara de Mapa”. Esta no es una triste historia de bullying escolar. “Cara de Mapa” me decía mi hermano, un hueón muy simpático y que quiero mucho.

Todos los veranos, debido al sol, se me despigmentaba la piel de la cara y aparecían manchitas blancas. Es por eso que desde muy temprana edad conocí el quitasol, los sombreros, las consultas de dermatólogos, cremas especiales y adopté como ley usar bloqueador solar todo el año. Al principio me cargaba, pero se me hizo un hábito y ya no podría dejar de hacerlo.

Ya de adolescente, comencé a odiar el sol por completo. Además de acercarme a una estética gótica-rapera-brit pop, era un suplicio estar expuesta a él. Ya no disfrutaba bañarme en el mar todo el día y eso me da mucha pena recordarlo, porque me encanta nadar.

Y bueno, sufrí un poquito a esa edad también porque, aunque usaba buenos bloqueadores, la sensación de grasa en la cara era insoportable.  Así fui probando muchas cosas, para dejar de sentirme un pan de mantequilla.

Y así nació Chocapic, entendiendo a Chocapic como la obsesión que tengo con cuidarme la piel y verla sanita. Ya me rendí -hace años- a la idea de que es muy sensible y la tengo que tratar con mucho amor.

Mi hábito de usar bloqueador como cuidado de la piel se amplió a otras cosas con el tiempo. De hecho, no me interesa mucho el maquillaje (excepto las cosas que brillan, denme todo lo que brille) y no me gusta cubrir la piel, aunque se noten marcas o mis despigmentaciones.

Aprendí que la limpieza en la mañana y en la noche es muy importante, además, me encanta la sensación de tener la piel limpia y fresquita. Incluso cuando me siento ricachona (muy pocas veces al año), invierto en una buena limpieza profunda, sobre todo viviendo en una ciudad con un aire tan sucio como Santiago.

Y bueno, también soy curiosa, me gusta aprender cosas. Leer sobre dermatología es muy hermoso, porque al final es química y no pedí el Chang de regalo de navidad en tercero medio porque sí.

Como a mis amigas les cuento con mucha emoción cada cosa que voy cachando, decidí abrir esta serie de entregas en donde me gustaría recomendar algunos cosos que uso para limpiar la cara o protegerla. Creo que a alguien con piel sensible y mixta que prefiere usar cosas no testeadas en animales (porque los animales son amigos) le podría servir.

Hoy, para inaugurar Cara de Mapa les quiero recomendar algunos bloqueadores solares no testeados en animales. Los recomiendo porque los he usado, me han gustado y ya no me siento como un pote de mantequilla untable.

*Dato rosa: hace algún tiempo, un doctor me tituló de gótica. Tengo deficiencia de Vitamina D porque no me expongo al sol. Igual fue un halago. Mi odio de más de una década dio frutos. 

1. Alba Botanica (lo pueden comprar en iHerb y cuesta cinco lucas)

Fue una de mis primeras compras en esta tienda, rezando que la Aduana no me secuestrara el paquete. Me gusta por varios motivos. En primer lugar, aunque se demora en absorber y desaparecer de la piel, no deja esa capa blanca que te dejaba el Rayfilter cuando eras chica. Además, no me irrita la piel y eso siempre es bacán, porque casi todo me transforma en Freddy Krueger. Tampoco me salieron espinillas con su uso, como me pasó muchas veces con cremas no testeadas de marcas como Vichy o Eucerin. Ah ¡además pasó la prueba de mis pestañas! Quien me conozca en persona, cacha que tengo unas pestañas monstruosas, muy largas. Cada vez que uso una crema, las pestañas la tocan antes de secarse en la piel y se me mete a los ojos. Y lloro. Y tengo ojos rojos todo el día. Y todos me preguntan si fumo pitos.

2. Badger (también lo pueden comprar en iHerb y cuesta diez lucas)

Como buena yonki del bloqueador solar, cuando vitrineaba por internet, me llamó la atención que sus principales ingredientes fueran el óxido de zinc, manzanilla y lavanda (y también su empaque, no lo negaré). Por supuesto, también es no testeado en animalitos y mi experiencia fue similar a la que les conté con el de Alba Botanica, excepto porque no pasó la prueba de las pestañas. Igual lo compraría de nuevo, porque ese es un mal al que ya me acostumbré.

3. Factor Solar Kids FPS 50+ de Naay (acá hay muchos distribuidores en diferentes partes de Chile y cuesta catorce lucas)

Este es otro de mis favoritos y lo pueden conseguir en tiendas en Chile. Se supone que es especial para niños y, pensando en eso, más ganas me dieron de probarlo, ya que tengo una piel de mierda <3. Se demora un poco en desaparecer de tu cara, es bien hidratante porque contiene karité y jojoba, así que al principio pensé que me iba a llenar de espinillas porque mi piel es mixta, pero no. Piel lisa y sanita, como de guagua. Tengo ganas de probar más cosas de Naay, porque este bloqueador me gustó mucho.

4. BioBalance (lo venden hasta en supermercados y cuesta cinco lucas)

Dicen que es antiarrugas, pero todavía no puedo comprobar si es real. Tengo 29 y aún no me aparecen. También se supone que es antimanchas, pero como uso tratamientos específicos para eso en las noches (ese será otro post), no sabría decirles. Más manchas no aparecieron, eso sí. También se demora en absorber, pero la piel no queda brillante y eso siempre es bacán.

Hace más de un año cambié todas las cosas de cuidado personal a marcas que no testean en animalitos (también el poco maquillaje que uso), así que tengo un buen material por harto rato. Si quieren saber de algo en específico, déjenlo en los comentarios y lo transformamos en un post 🙂

Recuerden usar bloqueador todo el año, pónganse una capa cada dos horas, edúquense lo más que puedan y que su feminista favorita las ampare.

Author

Discos por sobre ahorros en el banco. En Twitter: @javieratapiaf

  • Pati

    Bacán el post! Estaba pegada usando el de La Roche, y quería cambiar a algo CF. Voy a cachar éstos.

    Hace un tiempo empecé a ocupar una marca gringa de productos para la cara (que tampoco testea en animales), llamada Foxbrim. La venden por Amazon. No todo lo mandan a Chile, y siempre dependo de amig@s que viajen. Hasta ahora no tienen línea de protección solar, pero si te interesa, sus serums y cremitas son bacanes.

    Gracias por el post.

  • Pingback: Cara de mapa: este fue mi primer pedido a The Singular Olivia – ES MI FIESTA()