Now Reading
La Parte Ausente: ciencia ficción en Buenos Aires

La Parte Ausente: ciencia ficción en Buenos Aires

Son pocas las veces que el cine argentino apuesta a géneros puros (pasa lo mismo en la literatura) y se vuelca de lleno al mismo. La Parte Ausente (Galel Maidana 2015)  es una película de ciencia ficción con un hilo conductor que va de la mano del policial y una estética cyberpunk. La suma de todas las influencias (que abarca en primer lugar Blade Runner) no alcanzan para que dé positivo. El problema de La Parte Ausente radica en que es excelente visualmente, pero carece de profundidad. La apuesta es alta en lo estético, pero cae, inevitablemente, en los lugares más básicos.

La primera falla es la del guión, una de las más comunes en el cine local, que no parece ir a ningún lado. Tenemos a un detective (encarnado por Roberto Ajaka que parece salido de Sin City) y su contrafigura es Celeste Cid (que no logra, desde Resistire, dar con un papel que finalmente la consagre), que vendría a encarnar la femme fatal con destino trágico que busca la ayuda del recio detective. La trama se centra entonces en la búsqueda de un hombre misterioso que parece tener poderes sobrenaturales. En el medio, hay un poco de todo: Una nena misteriosa, un grupo de pandilleros entre hipsters y el steampunk, científicos con fines dudosos y diversos personajes de una Buenos Aires apocalíptica y fatal.

Pero todos estos elementos combinados no logran dar con una historia que podamos seguir. El género ciencia ficción suele apoyarse sobre algún otro género que lo sostenga. Puede ser el film noir, el thriller o el terror. El objetivo es no perder nunca de vista que el espectador se sienta a ver una historia. Maidana pierde ese objetivo; parece más enamorado de filmar imágenes que de sentar una trama. Esta es la única explicación para la intervención de Juliana Gattas que canta, inexplicablemente, “Alma de Diamante” en una escena que recuerda demasiado a la intervención de Jennifer Connelly en la inolvidable Dark City.

Escribir es, como dijo Sara Gallardo, un oficio absurdo. Pero también dijo que es un oficio heróico. Cuando se encara un guión no hay que olvidarse nunca de eso. No se debe subestimar la escritura en pos de lograr una buena imagen. El cine es la combinación de muchas cosas y una de ellas es un oficio muy simple que requiere solo de una computadora y un archivo word. Sentarse, escribir y que esa historia cierre.

De todas maneras hay que decir que las ambición de Maidana en la tierra del costumbrismo es para destacarse. Salire de la norma es un valor en sí y es una apuesta que va contra la corriente. Volvería a ver una película de Maidana. Sobrevive algo en todos los erores que no puedo precisar del todo que es.  Pero apostaría por este director. Sobretodo si le cede el guión a Marcelo Cohen.

+

La Parte Ausente

Galel Maidana

2015

+

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Scroll To Top