Now Reading
Diferentes mujeres relatan experiencias de sexismo en sus trabajos

Diferentes mujeres relatan experiencias de sexismo en sus trabajos

La mayoría de las mujeres con las que he hablado han reconocido haber vivido experiencias de discriminación en sus trabajos por el hecho de ser mujeres. También, muchas personas creen que cuando uno relata este tipo de historias son mentira, exageraciones o malos entendidos. Algunos piensan que esto ya no sucede o, simplemente, tienen tan naturalizadas estas situaciones, que no son capaces de verlo.
A continuación, compilamos algunas historias que fueron enviadas al maravilloso proyecto Everyday Sexism, por diferentes mujeres, de diferentes ocupaciones.

Medicina

Soy médica y trabajo en un hospital público. Constantemente, tanto pacientes como parte del equipo del hospital me recuerdan que ser médica aún no es aceptado por toda la sociedad. Lo primero que dice un paciente cuando me ve es “enfermera ¿puedo comer otro sandwich?”, “enfermera, ¿puedo conseguir otra frazada?” o mi favorita “¿eres estudiante de medicina?”. Han habido muchas ocasiones en las que tengo que gastar más de 40 minutos con un paciente, explicándoles que soy su médica, además de los estudios y tratamientos a los que los voy a someter y la única respuesta que consigo es “OK, pero ¿cuándo viene el doctor?”.

Educación

He tenido que oír a los estudiantes hacer comentarios sexistas y misóginos que remarcan mi forma de vestir o apariencia, mientras les enseño literatura inglesa. Ellos creen que no puedo oírlos, pero sí puedo.

Medicina veterinaria

Soy veterinaria y trabajo únicamente con caballos y, trabajar en una industria tradicionalmente dominada por hombres es muy difícil. Experimento el sexismo de forma bastante cotidiana. “El año pasado, cuando le hicieron esto, no necesitó anestesia, pero fue atendido por un veterinario”. Cuando me di vuelta para asistir en el nacimiento de un potro: “¿Hay alguna posibilidad de que puedas llamar a un veterinario hombre? Es que creo que no vas a ser capaz de hacer esto siendo una chica”. Podría estar todo el día escribiendo los comentarios de este tipo que he recibido.

Arquitectura

Contesté el teléfono en la oficina (no había nadie más ahí)

Él: Quisiera hablar con un arquitecto.

Yo: (después de recibir varias llamadas de ventas durante toda la mañana) ¿De qué compañía eres?

Él: Tengo un proyecto arquitectónico.

Yo: Puedes hablar conmigo.

Él: No, quiero hablar con uno de los arquitectos senior.

Yo: Yo soy una de las arquitectas senior.

Cortó el teléfono.

Música

Soy música a tiempo completo y una de las bandas en las que toco, recientemente fue reseñada por un concierto en una reconocida revista de jazz. Todos los miembros del grupo fueron mencionados por sus habilidades instrumentales y musicales. La primera cosa que dijeron sobre mí (la única mujer) es que tenía una flor en el pelo.

Ingeniería

Era la única ingeniera mecánica en mi antiguo trabajo. Esta compañía estaba celebrando una sesión de entrenamiento para personas que instalaban nuestro producto. Me pasó que estaba en la misma habitación de la sesión de entrenamiento, utilizando pinzas para encontrar algunas mediciones que necesitaba.

Instalador 1: Normalmente no se ven mujeres utilizando este tipo de herramientas.

Yo: Bueno, soy ingeniera mecánica así que lo hago.

Instalador 2 a Instalador 1: Vamos a tener que acostumbrarnos a cosas como estas, es la dirección en la que se está moviendo el mundo.

Yo: Estoy acá en este momento, así que querrán acostumbrarse ahora.

Periodismo musical

Solía ser periodista musical. En mi primer review de un álbum (un disco de U2), el primer comentario fue “Jessica, Bono canta ‘los chicos tocan rock and roll’. Sólo los chicos debieran escribir acerca de él, también”. Puedo recordar palabra a palabra porque se quedó grabado en mi cerebro por años. Ese comentario sólo me motivó a seguir escribiendo sobre música, sólo para cabrear a ese perdedor.

Acercarme a personas en las fiestas para pedirles entrevistas fue difícil también, porque si te acercas a un hombre en una fiesta y empezar a hablar, a menudo se asume que está coqueteándole, y luego se ve visiblemente desilusionado cuando se le dices “soy escritora para x lugar”. Me presenté para más de una entrevista con artistas hombres, que me miraban de arriba a bajo como diciendo “¿tú eres la entrevistadora? Bueno, maldita sea, es mi día de suerte”. Proceder con el trabajo luego de eso, es muy incómodo.

Pero el ataque más descarado que he recibido fue cuando publiqué un artículo sobre la mirada de Jack White sobre las mujeres en The Atlantic. Obtuve algunas críticas bastante informadas acerca de mis argumentos y las recibí de buena forma y las aprecié, pero la mayoría de la sección de comentarios se llenó de críticas y palos en la cabeza: “por tu apariencoa, deberías estar escribiendo de Maroon 5” y comentarios muy predecibles sobre que yo era una “feminazi” y una “perra frígida que sólo necesita que alguien la folle”. Por supuesto, todos sabemos que no debemos tomar el gallinero de internet demasiado en serio. Pero aún así, incluso para una escritora un poco más experimentada como yo, observaciones como estas eran difíciles de digerir . Me imagino que serían asombrosamente desalentadoras para una escritora que acaba de empezar en el negocio.

Ustedes ¿han experimentado algún tipo de discriminación en sus trabajos o carreras?

#staystrong, cabras.

View Comments (4)
  • El año pasado llegué a terminar la enseñanza media a un liceo polivalente donde la mayoría de mis compañeros eran personas normales sin muchas aspiraciones. El primer día de clases me presenté y escuché puros chiflidos y me adjudicaron sobrenombres como “flaca” y”rusia”. Lo que siguió durante el año fue un bullying asqueroso por obtener las mejores notas de mi clase, por jugar basketball, por ser tan mino como ellos y enfrentar sus burlas y tan mina para mis cosas, además de ser mirada en menos por no ser “lo suficientemente femenina para un hombre”, ya que en ese tiempo mi pareja era una chica. Salí de ahí y a veces no lo recuerdo, pero me sigue dando rabia, es impresionante que la ignorancia de la gente no quiera darle una oportunidad a profesionales y personas tanto o más capaces.

Leave a Reply

Your email address will not be published.