Now Reading
Ya No Hablamos #1: Jardín de fantasía

Ya No Hablamos #1: Jardín de fantasía

Hola ¿Cómo estás? Arranqué las páginas del libro que me regalaste, las que tienen dibujitos, las otras las dejé donde estaban. Cuando termine de escribir al dorso de cada una de ellas espero haber terminado con el amor. Son veinte así que voy a ir tomandome mi tiempo a medida que la vida, sin piedad, avanza. Muchos personajes literarios escriben cartas y de la comunicación epistolar se hizo un género.Yo necesito desplazar mi existencia verdadera con la esperanza de convertirme en un personaje y mitigar así el dolor.

Estoy con todo lo que me cuesta en el subte. La gente que no tiene pudor me mira sólo por el hecho de que escribo a mano. Es que nadie parece hacerlo más allá de las fronteras del colegio secundario. Pero la única literatura posible es la escrita a mano. El aviso de Cinemark frente a mí me ofrece disfrutar todo el verano a precios promocionales, pienso en invitarte como si fuera algo natural decirte ¿vamos al cine? Pero ya no lo es. De todas maneras nada es natural, las cosas más normales me parecen imposibles, la manera en la que miro el mundo cambió y mi fe esta siendo cuestionada.

Tenés que saber que te estuve insultando mucho en privado y en todos los casos me dieron la razón. Como para no dármela. ¿Qué estamos haciendo? Siento que me están obligando a devolver un regalo que me dio la vida, que es una atrocidad y que la anormalidad del asunto va a trastocar el orden de las cosas a tal punto de mover el eje de la tierra. La tierra está apoyada sobre una tortuga, que se parece a la tortuga de tu fondo de pantalla, que se parece a la imaginación de Miyazaki. Estuve leyendo que se necesitan donantes para trasplantes de córneas y pensé en arrancarmelas porque el mundo es un lugar desolador, hostil, que me expulsa a encerrarme en mi casa. El tiempo no es tiempo, es la medida de lo que tarda en cicatrizar los sentimientos…¿Es mucho? Lo lamento, así son las cosas.

No voy a pedir disculpas por nada. Veo que la gente esta preocupada por el destino del país, la economía y los precios en el supermercado. No entro más en ese lenguaje ni tengo patrimonio o decisión sobre esos temas. No tengo ya una opinión formada sobre nada porque la que tenía formada sobre vos estalló y con cada esquirla se me hizo una herida. ¿Es mucho? Lo lamento, así son las cosas.

Estoy bastante distraída por el corazón y por la violencia. Pero de a poco voy armando mi vida, te cuento que para poder organizarme bien empecé a jugar al Fantasy Garden. Seguro que vos no sabés que es, porque es una de las tantas cosas que hace la gente que, como yo, no está a tu altura. Pero a mi me gusta y de a poco me estoy haciendo amigos nuevos, aunque en términos formales son vecinos. En el Fantasy Garden hay magia, como entre nosotros; también hay desafíos, como entre nosotros, y hay también que colaborar. Cosa que vos no hiciste nunca pero bueno, otro tema. Si lo miro objetivamente es un territorio salvaje y hóstil que de a poco va siendo modificado por la mano del hombre o de la mujer como bien es mi caso. Hay que construir buscando un equilibrio sano entre el avance de la tecnología, una forja o una cabaña para realizar trabajos de carpintería, y el orden de la naturaleza que encuentra su expresión en numerosas rocas, árboles, matorrales, setas y demás que son tomados como recursos que el hombre, yo, debe ir saqueando en pos de construir.

Yo creo que un ambientalista en busca de tesis con el Fantasy Garden se hace una fiesta ¿vos que decís?. Este juego de Facebook es la expresión CABAL de cómo arrasar con los recursos naturales para hacer ¿qué? un caballito de madera, un trineo, un dragón, un árbol de navidad. Porque el Fantasý Garden también tiene eso es multicultural y  es un mismo territorio podemos festejar Navidad, Año Nuevo Chino o rendirle culto a un caballo, todo es lo mismo y todo convive.

Entonces yo me pregunto, si en el Fantasy Garden yo puedo estar construyendo un dragón chino con mi vecina Leslie, que vive en Oklahoma, que me ayuda a mi a construir un trineo ¿por qué vos y yo no nos podemos entender? ¿Es por las cosas que te dije la otra vez? Estaba enojada no me hagas caso, ya se me pasó. Pero eso no quiere decir de que sigo sosteniendo que tu egoísmo es tan extremo, pero tan extremo, que si te tuviera de vecino en el Fantasy Garden entrarías a mi jardín a robarme todos los recursos, me dejarías sin nada, sin agua en el pozo, sin faroles en el cielo, sin frambuesas que cosechar, sin mermelada para darle a los osos, sin madera en los árboles, sin arbustos en los cuales esconderme, sin trigo que sembrar, sin caballito de madera verde con el cual consolarme, en definitiva como ahora: sin nada.

Confieso que escribo todo esto porque me quede sin energía para hacer las tareas en el Fantasy, me esta complicando mucho la vida terminar La Casa del Caminante pero tengo confianza de que mañana ya la termino. Hoy me levanté y después de lavarme los dientes y tomar el primer mate -qué lindo es cuando me das un mate a la mañana, mientras me tiras de las piernas para que me desenrosque del sueño- me conecté para revisar el Fantasy y qué tristeza ¡se me murieron dos carneros! Ves que sin vos no puedo nada, no puedo ni mantener vivo un carnero celestes de mentira.

Bueno, te dejo porque estoy construyendo una pila de libros que me tiene muy entusiasmada aunque no se pueda elegir bien qué libros poner. Pero no importa, yo lo voy completando, voy poniendo los libros que leímos juntos, los que me prestaste, los que te regalé, los que pensamos en comprar, los que veo en las librerías y me traen tu nombre. Un libro, un beso, un contrato. Le pongo a la pila de libros de Fantasy Garden la fantasía que te puse a vos.

Adjunto una foto como prueba de que, efectivamente, arranqué las hojas del libro. Es que no me puedo arrancar el corazón, es que no me puedo arrancar la memoria, es que es todo los días la misma tremenda fatalidad. Uno cree que con el corazón roto no sobrevive pero no, sigue la vida, día, tras día, tras interminable día.

View Comments (4)
  • Yo arranqué una caricatura de la pared. Pero no podré arrancar sus ojos de ahí, siempre mirándome en los ojos de mi hijo…

    Podemos más que esto. Los días nos encontrarán con otras historias. Estoy convencida.

  • Muy bonito, las expresiones sinceras siempre tienen la capacidad de conectarme con las vivencias propias. Hay luz al final del túnel, puede no parecerlo, pero es cierto. Gracias por compartir tus pensamientos, un abrazo

  • Me parece bellísimo lo que escribiste. Adoro la forma en que mediante las palabras transformas lo prosaico en poético. Muchas gracias por escribir, estuve revisando cosas más reciente y también me gustaron harto.

    Suerte con tu jardín ^_^

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Scroll To Top