Now Reading
No me hueís

No me hueís

En la mañana pensé que andaba optimista, bañándome en una piscina de alegría y esperanza. A alguien esto le pareció algo extraño, dando a entender que soy amargada. Como no es mi amigo, lo dejé pasar.

Pasa un rato. Hablo con una de mis mejores amigas. Está triste. Ayer en la noche, caminando hacia la casa, cerca de la esquina de Santa Isabel con Bustamante, un tipo se acercó por atrás y la agarró por todos lados. Metió la mano y llegó hasta adelante. Ella giró, le gritó, lo empapeló en chuchás y salió corriendo detrás del enfermo. Lo persiguió un par de cuadras, hasta que se subió a un auto y logró escapar.

Hace dos meses salí con una amiga a bailar. En el lugar en el que estábamos, compré un vaso de piscola en la barra y le metieron una droga, por supuesto, me di cuenta mucho después. Cuando apenas podía estar en pie -sintiéndome mal y no entendiendo por qué estaba así si minutos antes estaba sobria- me asusté y entré al baño, porque un tipo andaba detrás mío. Le hablé a mi amiga por WhatsApp. Le pedí que fuera a buscarme. Fue. Salimos. No me acuerdo de nada. Sólo sé que me tiré al suelo porque me sentía mal y me contaron que vomité antes de llegar a la casa. Desperté al otro día, en la cama de mi amiga, a las 4 pm, sin poder entender qué había pasado, hasta que empezamos a atar cabos.

¿Por qué no podemos andar cagadas de la risa todo el día a lo Miss 17 como les gustaría? Les cuento, amigos. Por cosas como estas y muchas otras más. Por situaciones de abuso. Abusos de fuerza, de poder y otros de tipo moral, de tipo cultural. Cuando alguien te pregunta por qué andas enojada, dile que se ponga un vestido -con 34 grados de calor- y camine por Paseo Ahumada. A ver cómo se siente. No es necesario ser modelo de Elite para que un enfermo se sienta con el derecho de gritarte cosas, porque esto no es un asunto de lo rica que eres, esto es “minita, yo te puedo decir y hacer la hueá que quiera, porque soy más que tú”.

Así que la próxima vez que un hueón te diga reclamona, tonta grave y/o amargada, piensa en que ese hueón no anda asustado por la calle como tú. Ese hueón sólo tiene miedo de que lo asalten y le quiten la billetera, no a que lo violen.  A ese hueón le pagan mejor que a ti por el mismo trabajo. A ese hueón la isapre no se lo caga. A ese hueón no lo van a mirar feo en su trabajo si anuncia que va a tener un hijo. Probablemente, a ese hueón en su trabajo lo respeten si es crítico y exigente y no le dicen que le falta que se lo metan. Probablemente, lo respetan o eso le hacen pensar aunque lo haga como las pelotas.

Así que si hay cosas que la vida te ha puesto más fácil amigo, con todo el cariño, te digo: no me hueís.

View Comments (10)
  • Me gusta. Me gusta que dar la opinión o hacer valer los derechos ( universales, no tendrían que ser ni si quiera por género, pero parece que así lo son) sea parte de la vida, no de “ay tan alegona oooh”.

    Me gustó tu columna y el blog. Lo que sí me pregunto si el slogan tiene que ver con una canción de El Kuelgue que dice “Esta es mi fiesta y yo lloro si quiero”
    Saludos!

  • Hace años atrás, a una amiga la asaltaron a un par de metros del portón de su casa, regresaba de la U, iba oyendo música con sus audífonos, le robaron su billetera, mp3 y la toquetearon entera… Desde entonces he dejado de oír música en la calle, sobretodo en las tardes/noches, había olvidado esa razón hasta que leí acá.

  • Y ademas a todo lo descrito en el post hay que sumarle un montón de otro estereotipos que la sociedad pone sobre nuestros hombros . …..Si sales con más de un amigo “eres suelta”, si andas con mini y escote “eres puta”, si te vistes feo “eres marimacho” o “lesbiana” (además cono si fuera una ofensa serlo!), si preguntas a que hora van a llegar “eres controladora”, si le gritas a un hueon que casi te choca “eres histérica”, si cometes una imprudencia (que en cualquier caso un hombre haría, como doblar en segunda fila) “eres wuevona”, si a tu hijo se le olvidaron los materiales para el colegio “eres mala madre”, si eres exigente “eres bruja”, si eres seria “eres amargay te falta sexo”….uf!!!! Y asi un millón de cosas…..o sea no sólo luchamos contra ataques fisicos y verbales….. si no estamos todo el día tratando de romper estereotipos impuestos por una sociedad tan machista….. es agotador!!!!!!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Scroll To Top